Argibay pidió "bajar un cambio" y evitar que se exija la pena de muerte

La ministra de la Corte Suprema de Justicia dijo que"quienes están pidiendo la pena de muerte están convirtiéndose o queriendo convertir a alguien en lo mismo que están criticando, es decir, en asesinos".

La ministra de la Corte Suprema Carmen Argibay puso hoy paños fríos a los reclamos ante la ola de inseguridad, al pedir "bajar un cambio" y evitar que se exijan "condenas más duras" e incluso la pena de muerte.
  
Argibay consideró que existe una "crispación" en la sociedad a raíz de la inseguridad, en especial después del asesinato del teniente Aldo Garrido, quien fue ultimado cuando intentó evitar un asalto en un comercio de San Isidro.
  
"Quienes están pidiendo la pena de muerte están convirtiéndose o queriendo convertir a alguien en lo mismo que están criticando, es decir, en asesinos. Nosotros no podemos bajarnos a eso, no podemos reaccionar de la misma manera. No se puede matar al asesino, porque nos convertimos nosotros en asesinos. Como yo no quiero ser un asesino, estoy en contra de la pena de muerte", sostuvo la jueza de la Corte.
  
En declaraciones radiales, la integrante del máximo tribunal entendió "las reacciones emocionales de la gente", pero aclaró que "mientras no pase de reacciones verbales está todo bien".
  
"Todos las tenemos cuando nos pasa algo que nos toca muy de cerca o que toca a una persona muy querida, todas las reacciones verbales suelen ser más o menos violentas. Mientras no pasemos de las reacciones verbales, todo va bien", sostuvo.
  
Argibay explicó que en muchos países en los que existe pena de muerte se descubre después de un tiempo que se mató a un inocente porque hubo errores en el juicio.
  
"Los seres humanos somos falibles. La verdad es que no me gustaría que eso pasara en mi país. Entonces, las reacciones emocionales que todos tenemos no pueden llevarnos a este tipo de excesos en los pedidos de aumentos de pena, de pena de muerte", aseguró.
  
Asimismo, la ministro de la Corte consideró que hechos como el de Garrido suceden desde siempre, con "mayor o menor intensidad", pero evaluó que en la actualidad todo aparece "exacerbado".
  
"Todos estamos crispados, enojados, rabiosos. Esto se ve todos los días en la calle. Lo que tenemos que hacer, como dicen los chicos, es bajar un cambio", dijo.
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 23:22
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 23:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial