Deportes

Los futbolistas que rompían redes y balanzas

Aunque parezca imposible, el sobrepeso no ha sido impedimento para algunos de los grandes jugadores de la historia. La polémica que se genera con Fabbiani tuvo antecedentes en grandes íconos del fútbol mundial.

Fabbiani pesa más de lo normal en un deportista de elite. La gordura del Ogro admite discusión y todo el mundo opina. Para unos, Gorosito entre ellos, el ex delantero de Lanús está gordo. Para otros, fuerte.

A decir verdad, Fabbiani está gordo y está fuerte. Está pasado de postres cuando no corre y no anota. Está fuerte cuando se exige y marca un gol. Está gordo cuando no puede superar a sus marcadores y está fuerte cuando atropella y los deja tirados.

En un mismo partido, puede estar gordo y fuerte en cuestión de minutos. Muchos de quienes lo llaman gordo cuando no reacciona lo aclaman cuando está fuerte y atinado.

La gordura de Fabbiani es, en función de su rendimiento como goleador, una calumnia. El Ogro es objeto de un debate permanente basado en la sorprendente flexibilidad del vigente sistema de pesos.

¿Cuál es la forma física que deben seguir los futbolistas? Acaso deben ser modelos publicitarios y seguir cánones alimenticios al borde de la anorexia. Se los mide por lo que acusan en la balanza o cuentan mucho más sus goles y sus fintas dentro del rectángulo de juego.

Será acertada la medida del Vasco da Gama de ponerle multas económicas a los jugadores que superen el peso estipulado o una forma de presionar y poner en riesgo a sus deportistas.

En una era donde los futbolistas deben ser súper atletas para correr y correr parece haberse perdido la habilidad y la magia, solo por que la aguja de la balanza viaja más sobre la derecha.

A lo largo de la historia del fútbol mundial grandes exponentes del deporte han mostrado barrigas un poco más grandes de lo normal y no por eso dejaron de ser grandes estrellas en sus clubes y hasta en sus selecciones. Pero también generaron polémica y discusión.

Sin ir más lejos Gatti le dijo “Gordito” a Maradona y esa tarde se “comió” cuatro, en la goleada del Bicho sobre Boca en la mismísima Bombonera.

Un poco más atrás en el tiempo Puskas el gran goleador de Hungría tenía fama de “gordo”, incluso jugando para el Real Madrid le diagnosticaron 40 kilos de sobrepeso. Al igual que la Saeta Rubia, Alfredo Distefano y el mismo Pelé, que mostró algunos kilos de más cuando ya se arrimaba al cierre de su carrera.

El británico Paúl Gascoine lucía una “barriga” prominente y eso no le impidió ser figura de la selección de Inglaterra en la década del 80 y 90. A nivel mundial no se puede olvidar de Ronaldo y Romario entre los más actuales.
 
En nuestro país hay sobrados casos. Incluyendo a Maradona hay que contar a los “Turcos” Mohamed y Asad, “Turu” Flores, la “ Chancha Rinaldi, el “Puma” Rodríguez y el “Búfalo” Funes.

La lista sigue con Fernando Cavenaghi,  Chilavert, Perico Ojeda, el “Tolo” Gallego y el “Tapón” Gordillo entre otros.

En el medio local no podemos dejar de recordar a Pedro Fopóli, Marcelo Marcucci, la “Vaca” Tamagnone, Medardo Sosa, Miguel Ángel Ambroggi y Humberto Lentz en el cierre de su carrera.

De los que actualmente aún juegan en las diversas categorías de nuestro fútbol podemos citar al Beto Acosta, Leandro Zarate, el “Tanque” Jiménez, Domingo Salazar, Adrián Giampietri, Martín Gianfelice y Gastón Aguirre entre otros.

¿Es necesario un peso exacto para rendir dentro de la cancha o sólo con virtud alcanza? Da la sensación que el fútbol es el deporte más igualitario que existe. Pueden convivir en el mismo equipo jugadores como Fabbiani y Buonanotte.

Lo juegan hombres que pesan 100 kilos y otros que con poco superan los 50. Todos por igual y en su mayoría sin marcadas diferencias.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|11:34
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|11:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes