El secreto de la montaña

Es claro que los cerros tienen sus propios códigos. Pero éstos no pueden ser contrarios al sentido común, y –mucho menos- a la ley. La muerte de Campanini revela, una vez más, la ausencia del Estado, y la desidia oficial, en los asuntos importantes de la vida local.

Un día, a principios de temporada, Ulises Naranjo –que conoce bien los secretos de la montaña- me dijo una frase sobre la que he reflexionado mucho este verano, sobre todo a partir de la desgracia de los italianos y el rescate fallido y muerte del guía mendocino Federico Campanini: “El Aconcagua no es un parque de diversiones…”

La sentencia conlleva toda una serie de definiciones asociadas. La principal, es que quien se atreve a desafiar el frío, los temporales y la altura; sabe a qué atenerse. Es una actividad de muchísimo riesgo, en la que se juega la vida. Pero hasta en los deportes más extremos, hay una ambulancia a mano… ¿o no?

El video de los últimos minutos de vida de Federico, conmocionante; resultó un cruel testimonio de lo que pasó. Un reflejo de lo terrible que puede ser la montaña. Y deja sospechas, claro. Muchas.

El hecho de no haber pasado jamás los 4.000 metros no inhabilita para opinar sobre cuestiones de sentido común. Por eso las preguntas, por eso la gente ingresa a foros multitudinarios de Internet para saber –por ejemplo– si fue correcto hacer que Federico se arrastrase por sus propios medios cuando probablemente tenía un edema, y el movimiento le aumentaba la presión pulmonar. Del video surgen decenas de interrogantes técnicos, éticos, de rigor profesional, que deberán ser respondidos por especialistas y por los protagonistas del caso, en el marco del “sentido común”. Y de la ley, por eso esta historia está en la Justicia.

Demasiadas cosas, parece, pasan en la montaña, que quedan allí enterradas bajo secretos de nieve. Desde que se conoció la filmación, muchos montañistas, socorristas, conocedores profundos del Aconcagua comenzaron a hablar de “códigos” y de normas un poco extrañas. “La montaña es muy sura…” dicen, y tienden a justificar la acción de los rescatistas. Sin embargo, aquello de que “lo que pasó en la montaña, en la montaña se queda”, esta vez se quebró, lo que constituye además una de las claves de la investigación. ¿Por qué uno de los integrantes de aquel equipo de rescate decidió hacer llegar el video a sus familiares? ¿Qué hay en esos escasos minutos de filmación, que debería llamar la atención de la Justicia?

No se necesita ser experto en montañismo además para entender que el Caso Campanini arroja luz sobre nuevas discusiones, debates que hasta hoy permanecían más o menos ocultos. ¿El Aconcagua es seguro? ¿El gobierno garantiza la seguridad de los andinistas? ¿Los protocolos de rescate están actualizados? ¿Cuentan los rescatistas con los medios y equipamiento necesarios? ¿Cómo se entrenan? ¿Saben de medicina? ¿Cualquiera puede subir hoy a la montaña sin más?

En el caso Campanini, además, la justicia deberá dilucidar cuestiones más concretas. Si hubo “abandono de persona”, por caso, como sostiene la familia, y si en verdad los rescatistas hicieron todo cuanto estaba a su alcance. Hay voces, aun conocedoras del Aconcagua, que afirman que había más alternativas. Otros dicen que no. Y hay un camino intermedio, que es el de aquellos que señalan la falta de equipamiento -y probablemente de preparación profesional- de la patrulla que fue a rescatar al andinista, y de la infraestructura en general para rescates. Con refugios de altura ocupados con abrigo, alimentos, oxígeno y remedios, Federico Campanini hubiese tenido más oportunidades de sobrevivir.

Algo es seguro. El guía mendocino no murió por accidente. Una serie de errores, que posiblemente lo incluyen aunque haya sido un héroe póstumo, más la falta de equipamiento y medios apropiados, que le caben al Estado; fueron determinantes en su muerte. Por eso la Justicia debe indagar hasta el último de los “códigos” del Aconcagua y develar incluso el más sensible de los secretos. También debe determinar si la estructura de salvamentos es la adecuada, o si se trata de otra de las improvisaciones habituales. Es la única forma de evitar más muertes inútiles.

Es claro que quien se le anima al Aconcagua sabe los riesgos. Allí, por lo que dicen los que saben, se coquetea seguido con la muerte. Pero es el Estado el que debe estar presente para garantizar las máximas condiciones de seguridad, aun más allá de los andinistas.

El Aconcagua, como bien dice Ulises, no es un parque de diversiones… Pero tampoco debe ser una ruleta rusa.
Opiniones (14)
25 de septiembre de 2017 | 15:03
15
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 15:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. http://www.criticadigital.com.ar/index.php?secc=nota&nid=19483
    14
  2. He leido la opinión desalmada del Dtor. que parafrasea a Ulises Naranjo, solo les digo que uds. si tienen còdigos algunos no tan santos para informar,y no los de una montaña pero de eso se trata con amarillentar una situaciòn y con vender nada mas a vos no te interesa la vida de nadie ni el sufrimiento de su flia. te digo algo a mas de 6.000 mts. la naturaleza no te perdona un solo error o que pensas que estaban en tu escritorio pensando como vender mas, no opines porque no has estado nunca y quien no ha estado nunca en aconcagua y bajo esas circunstancias no debe ni puede opinar, confìo en la justicia y en que se limpie el buen nombre de los patrullas-policias y de los voluntarios abnegados. Seguro no lo publicas como otra opiniòn que mandè sobre este tema.
    13
  3. Comparto la opinión. Es muy raro escuchar a los andinistas decir que en el Aconcagua se manejan otros códigos que en la ciudad no, que nosotros los mortales comunes no entendemos. Pero me pregunto el respeto por la vida humana no es igual en el llano, en la montaña, en el mar, en el espacio? no es un principio universal?
    12
  4. Coincido plenamente con vos, pero que podemos esperar del impresentable de Montacuto
    11
  5. La diferencia entre expertos y opinólogos es que aquellos emiten su opinión desde su saber experto y éstos lo hacen desde el sentido común. El que no vivió en la Antártida o nunca buceó o nunca estuvo enmorado, mal puede opinar sobre estos temas. Dice usted que "el hecho de no haber pasado jamás los 4.000 metros no inhabilita para opinar sobre cuestiones de sentido común". ¿Se atreve usted a opinar, desde su sentido común, sobre los aspectos técnicos de un acelerador de partículas? Lo felicito. En el caso Campanini todos han opinado. Y está muy bien, porque así se enriquece la democracia. Pero corresponde a los formadores de opinión rescatar (o subrayar o resaltar) la opinión de los que saben, distinguiéndola de la de los opinólogos. Pero vamos muy mal si se prioriza el periodismo amarillo, que tanto vende, por sobre la conciencia ciudadana y la ética periodística. Gracias por no publicarme.
    10
  6. Si el estado está ausente en las escuelas, los hospitales y la seguridad aquí abajo no tiene sentido que esté presente en la punta del Aconcagua. Por otra parte ¿que sentiríamos si el video fuera de la italiana muriendo por las equivocaciones del guía? Seamos más prudentes antes de criticar.
    9
  7. Es posible que la opinión del señor director esté desempolvando el viejo argumento del estado ineficiente? acaso del estado bobo que nada sabe hacer bien? ese estado que se mete en lo que no debe? o más bien: ¿el estado debe hacerse cargo de las pèrdidas? para que así "otros" liguen las "ganancias"?. Seguiré insistiendo, con todo respeto, en que CON SEGURIDAD EL ESTADO FLAQUEA EN SU PLANIFICACIÓN , PERO NO OLVIDEMOS QUE EL ESTADO "SOMOS TODOS". En el caso que nos ocupa, "todos" significa que son muchos los sectores que participan de esto (no que hablar de sus tajadas en dinerillos...no?). Bien, entonces no caigamos en LA FACIL de culpar al que esta ausente (el estado), porque si hacemos memoria el estado tampoco hacia andar los telefonos, las rutas, el gas, ypf, el agua etc....y ahora, andan????. Es el eterno dilema occidental: SOCIALIZAMOS LAS PÉRDIDAS Y CAPITALIZAMOS LAS GANANCIAS.
    8
  8. Por que ahora todos contra la patrulla de rescate que trabajo durante horas a 6700mts de altura, todos opinan y creo que muy pocas personas de las que opinan han estado a esa altura y si han estado, no ha sido tratando de llevar un cuerpo. Por que nadie pregunta por que salieron tan tarde para la cumbre ( 9 de la mañana es tardisimo para hacer cumbre), el guia 2 si lo vio mal por que lo dejo subir, por que los italianos se fueron, Creo que hay muchas cosa mas que culpar de todo a la patrulla. los italianos no presionaron para subir aun con tormenta ?
    7
  9. Debo decirle Ricardo que con esta nota me ha defraudado como periodista. Usted asume al igual que casi todos los que ven el video que esos son los últimos minutos de Federico, aunque no le conste a nadie y hallamos leido en las notas que se publicaron al día siguiente de su muerte que cuando eso pasó no estaba solo, sino que había personal de la patrulla de rescate acompañándolo. Por supuesto que la montaña guarda muchos secretos, pero no creamos que desde nuestros hogares calentitos atrás de una computadora vamos a poder develarlos, hay que ir allá para saber de qué se trata todo eso. Acá tampoco se trata de códigos como pretenden hacernos creer, sino de posibilidades y limitaciones humanas, es la montaña la que nos indica o nos limita en nuestras aspiraciones, es muy fácil decir desde acá "¿por qué no lo alzaron entre los seis...?" y no se dan cuenta que NO PODÍAN, porque no tenían ni tienen suficiente fuerza para hacerlo, esto es la realidad no un película de Stalone. Me parece bastante hipócrita que nos escandalicemos tanto porque los rescatistas "insultan" al rescatado, cuando la mayoría de nosotros habla así de mal, o acaso no vemos a los entrenadores de cualquier deporte mas de una vez hablarle de ese modo a sus dirigidos. En relación a la seguridad, no creo que sea una responsabilidad del estado brindarla sólo en el Aconcagua, o se olvidan de otras montañas que tenemos en la zona como el Tupungato; el cordón del Plata, etc, por qué seria su responsabilidad absolutas en unas si y en otras no, caso contrario cuantos policías hacen falta para brindar seguridad en toda la cordillera? Aunque el Aconcagua no es un parque de diversiones, la seguridad siempre dependerá de la responsabilidad de los visitantes en primer término.
    6
  10. Comparto con Ud. Ricardo su cometario. He llegado a determinar que el estado está ausente en todo lo que se refiere a planificación. La falta de planificación lo llevo a Federico a terminar su camino ahi, planificar el tiempo de subida, bajada, probabilidades de tormenta, abrigo, comida etc etc, Pero el estado tambien se olvida de planificar. Tiene plan de contingencias acorde a los riesgos . Tiene una planificación de trabajo? Ni hablar de planificar de seguridad en todo sentido cuando se trata de cuidar a 1500 personas tal vez con 6-8 policias. Que hubiera pasado si ocurriesen dos accidentes simultaneos en diferentes puntos del parque? El estado ESTA ausente en muchas falencias. Esta empresa estaba registrada en Turismo como operador, algunas si y otras no. Por qué? A quien favorece ?. A los de afuera que dejan poco y nada o al de acá que tiene que estar al dia para trabajar y sobrevivir. En fin creo que lo que se necesita es comptencia en los funcionarios para determinar estrategias de planificción a corto y mediano plazo. Como dijo Carmona se hicieron o 890 rescates en un mes. Por incidentes o accidentes. Por stos indices era seguro que ocurririan mas de cuatro muertes. Esto es lo que tinen que ver el ESTADO, Los numeros indican que algo anda muy mal, ...
    5
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'