El patrimonio cultural argentino está amenazado por una ola de robos

El drástico aumento en los últimos meses de robos y agresiones al patrimonio cultural argentino ha llevado al presidente de la Academia Nacional de Bellas Artes, Jorge Taverna, a instar a la sociedad a que "se ponga en pie" y defienda lo que es suyo frente a la "irresponsabilidad" gubernamental.

El reloj del general Manuel Belgrano, uno de los héroes de la independencia nacional, el bolígrafo de oro del ex presidente Roberto Ortiz (1938-1942) o los relojes de los ex mandatarios Agustín Pedro Justo (1932-1938) y Nicolás Avellaneda (1874-1880) son algunos de los objetos que vienen a engrosar la lista de hurtos más recientes.

A estas pérdidas hay que sumarles las 17 pinturas sustraídas del Museo de Bellas Artes de Bahía Blanca, de las que se han podido recuperar siete, las ocho monedas del Museo Provincial Enrique Udaondo de Luján o los 260 grabados desaparecidos del Museo del Grabado de Buenos Aires.

Un estrago, sin embargo, que no solamente afecta a los museos sino que también se ha trasladado a iglesias, parques y plazas, que han visto desaparecer algunas de sus piezas de arte sacro, reliquias y esculturas, así como a numerosos complejos arquitectónicos que, según denunció Taverna, se derrumban "sin ningún respeto" para construir edificios modernos o aparcamientos.

"Durante los últimos cinco años se ha hecho patente un retroceso del progreso a través de un avasallamiento de la cultura, producido por una anarquía que no sólo permite los robos y agresiones al patrimonio sino que se trasladan obras y las sacan de contexto sin ningún criterio ni consulta", dijo a Efe el presidente de la Academia Nacional de las Bellas Artes.

Taverna aseguró que los dirigentes gubernamentales han perdido y abandonado las riendas de la protección del patrimonio, lo que hará que la situación empeore.

Una situación que ya ha alcanzado las 400 denuncias de hurto de obras de arte en museos ante la división argentina de Interpol y a las que hay que sumarles las del patrimonio urbano.

Aún así, según afirmó Taverna, algunos museos argentinos con 20 y 30 salas tan sólo cuentan con una seguridad compuesta por tres vigilantes que deben pasearse por todo el recinto.

Para ponerle "coto a este problema que subsiste", la Academia Nacional de Bellas Artes decidió elevar al presidente argentino, Néstor Kirchner, una carta en la que le manifestó su preocupación ante "el grave proceso de deterioro e inseguridad" sufrido por el patrimonio cultural.

"Somos conscientes de que nos encontramos al final de un mandato por lo que, más que una respuesta oficial con esta iniciativa, queríamos concienciar a todos los sectores de la sociedad de que deben cuidar el acervo cultural que nos representa", dijo Taverna.

El presidente de la institución cultural hizo un llamamiento a los argentinos para que se pongan "en pie", igual que hace un mes hiciera en la provincia de Catamarca (noroeste) un centenar de directores de museos, que se negaron a aceptar las soluciones "absurdas y temporales" que propuso el Gobierno.

Con esta afirmación, Taverna hizo referencia a la propuesta hecha desde sectores oficiales de cerrar diez días todos los museos para evitar nuevos robos.

En la misiva, que también fue enviada a los secretarios de cultura de Buenos Aires, Silvia Fajre, y de Argentina, José Nun, al director de Patrimonio y Museos, Américo Castilla, y a los 23 directores de Cultura de las provincias, los académicos solicitaron a Kirchner que "disponga y ordene medidas de prevención y alerta"
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|05:29
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|05:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016