Creció la venta de libros en la costa atlántica

El dato sorprendió a los responsables de distintas editoriales y libreros. En el marco de la crisis económica mundial atribuyen este inesperado incremento a que "el libro es el entretenimiento más barato en la oferta de verano".

El incremento de más del diez por ciento en la venta de libros en la costa bonaerense durante las fiestas y enero con respecto a las cifras de 2008 es una de las sorpresas de este verano, analizaron responsables de distintas editoriales, corredores y libreros.

"Nosotros tuvimos una suba entre el 20 y el 25 por ciento en venta de ejemplares por los cuatro libros de Stephenie Meyer que hacen furor entre los adolescentes", informó Leonardo Rubini, jefe de ventas de Alfaguara.

Rubini agregó que también "hay sumar dos títulos sobre la película de esta saga y Noches de baile en el infierno: una serie de relatos donde uno solo es de esta autora pero se vende muchísimo".

Esta editorial con los libros de Meyer se constituyó en un fenómeno dentro del fenómeno de ventas de libros, en una época de crisis y donde proliferan los expertos que anticipan la agonía del libro en su formato tradicional.

En el marco de la crisis económica mundial, Rubini atribuyó también este inesperado incremento a que "el libro es el entretenimiento más barato en la oferta de verano", una opinión compartida por la jefa de prensa de Sudamericana, Florencia Ure, quien subrayó: "El libro sale más barato que ir al cine o al teatro".

Sudamericana incluye en su catálogo varios títulos que figuran en el ranking de los más vendidos (como La pasión según Carmela, de Marcos Aguinis o La sociedad de la nieve, de Pablo Vierci), "un elemento para incorporar a la hora de ver por qué crecen las ventas", agregó Ure.

"Puede haber muchas explicaciones para este fenómeno pero yo soy un convencido de que el libro en relación a otros productos, no baja a la velocidad de otros rubros Y tampoco es tan caro. Un libro que valía 20 dólares en 2001 hoy está a un precio menor en dólares", especificó Jorge Vanzulli, director comercial de Planeta.

"Con el libro pasa algo atípico respecto de otras actividades económicas, cuando hubo un crecimiento económico desde 2003 nosotros fuimos creciendo al igual que las editoriales que tenían buenos productos, en un mercado que no creció demasiado pero que se recompuso obviamente de la crisis de 2001", analizó.

A su juicio, "el mercado tiene una demanda menos elástica que otros productos de consumo, y así como cuando hay un gran crecimiento el libro no tiene ese mismo repunte: cuando hay una caída tampoco cae en los mismos términos. Cuando hubo una retracción brutal en 2001 se cayó el libro, pero no se cayó como otras actividades".

"En la costa por la información que tenemos de los principales libreros de Mar del Plata, de Pinamar o Villa Gessell, estamos un diez 0 doce por ciento arriba del verano de 2008 -confirmó-y me parece que estas cifras están vinculadas con los títulos que tenemos: La logia de Cádiz de Jorge Fernández Díaz, El combustible espiritual de Ari Paluch, Mitos de la historia argentina 4 de Felipe Pigna, entre otros", explicó.

Para Vanzulli, otro elemento que influye en el incremento de las ventas es el ciclo que Planeta ha impulsado en las ciudades de veraneo con la visita de los escritores más solicitados por el público, entre ellos Felipe Pigna, Fernández Díaz y Federico Andahazi.

Según Eduardo Martirena, responsable de ventas en la costa de Ediciones B y otros sellos, "la elección por parte del público de los títulos es muy variada", aunque resaltó la "increíble" venta de los libros de Meyer: "No tengo los números precisos pero la venta de la saga es superior a la de Harry Potter".

"Comparando cifras con el año pasado, la venta está un quince por ciento arriba, en librerías de Mar del Plata. Se vio ya en diciembre y en enero superó todos los pronósticos, ya que había bastante incertidumbre por lo que iba a pasar en la temporada", señaló.

Y agregó: "Lo que pasó llama más la atención porque en enero hubo treinta días de calor y la gente igual se volcó a las librerías". Claudio Sabadin, de la librería Libros de la arena, comentó que fue una muy buena temporada: "Terminé enero con un doce por ciento más de venta de ejemplares que el año pasado en el mismo mes".

"Tengo la teoría, después de varios años en este rubro, que no es verdad que el tiempo malo favorece la venta, porque el ánimo de la gente decae. La gente viene hasta la madrugada y compra con tranquilidad. Yo vendí más que el año pasado que hubo días feos en los que nadie entraba a la librería", relató.
 
"Siempre se destacan los libros que tienen promoción en las ventas -como por ejemplo El viaje del elefante de José Saramago; Caudillos federales de Pacho O’Donnell o La sombra de John Katzenbach -apuntó- pero la venta fuerte es muy amplia. La gente compra de todo".

"Los infantiles se venden muchísimo y también los juveniles encabezados por Meyer y su historia del vampiro. Tengo una hija adolescente fascinada con el personaje", señaló Sabadin.
 
Fuente: Télam
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|23:42
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|23:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic