Deportes

Messi encuentra la felicidad en la Argentina de Maradona

"Es el día más feliz que tuve en la selección por cómo se dio el partido, por mi debut con Diego, por mi gol y por el nivel del rival", señaló el delantero del Barcelona.

Fue campeón del mundo sub-20, ganó la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Pekín y supo jugar un Mundial con apenas 19 años, pero vivir su primer día como pupilo de Diego Maradona y convertir un gol dejó en segundo plano todo lo demás: el miércoles frente a Francia fue el mejor día de Lionel Messi en la selección argentina.

"Es el día más feliz que tuve en la selección por cómo se dio el partido, por mi debut con Diego, por mi gol y por el nivel del rival", dijo el mejor jugador del mundo ni bien salió del estadio Vélodrome, donde cumplió el gran sueño de su mamá: verlo al lado del genio futbolístico más grande que haya dado jamás la Argentina.

Como estreno de una dupla que ilusiona a muchos ya por el mero hecho de que pueda trabajar junta y que terminó abrazándose en la entrada al vestuario visitante no estuvo nada mal. "Libre e intocable", titula hoy "L'Equipe" sobre su actuación, mientras que "Le Figaro" asegura que Messi hizo "las delicias de los aficionados por sus arabescos".

La realidad es que el delantero del Barcelona apareció en el Vélodrome de Marsella con su fútbol espectacular apenas por ráfagas. Intentó siempre marcar la diferencia de la manera en la que lo hace en la Liga española cada fin de semana, pero no siempre encontró la precisión necesaria para desequilibrar.

Cuando lo logró, como en la apilada del primer tiempo que salvó milagrosamente Gallas o como en la arrancada que ridiculizó a Sagna y decretó el 2-0, provocó el alarido admirado del público marsellés, que lo ovacionó antes de comenzar el encuentro con los mismos decibelios que al propio Maradona. Es una pintura más de lo que hoy es el argentino en el mundo: un jugador admirado por más que juegue en el equipo de enfrente.

Amén de la ansiedad con la que la "Pulga" encaró un encuentro muy especial para él, a Argentina le faltó creatividad de mitad de cancha hacia delante para saber proveer adecuadamente y con constancia tanto a su máxima estrella como a su compañero de correrías, el "Kun" Agüero.

Por lo pronto, la influencia de Maradona está en el ánimo de los jugadores, en reafirmar la idea de que cuando alguien se pone la camiseta albiceleste debe salir a dar la vida. "La camiseta es la única titular" y "Nadie viene a cumplir" rezaban los carteles que pegó el astro en el camarín.

"La actitud que hay que traer la demostramos y después buscar jugar bien al fútbol sea contra quien sea", destacó Messi, que recalcó aquello de la actitud no sólo por la influencia del ídolo: fue un claro mensaje para los que en Argentina todavía dudan de sus verdaderas ganas de defender la camiseta de la selección, algo que le disgusta especialmente.

Su silencio durante parte del conflicto Barcelona-AFA en los Juegos Olímpicos y un par de partidos grises en el final del "ciclo Basile" habían hecho dudar a parte de los medios y la afición de su verdadero amor por "la celeste y blanca".

En Marsella, un periodista compatriota suyo le preguntó hasta tres veces si siempre estaría dispuesto a jugar para su país. "Ya lo dije muchas veces. Siempre quiero jugar con la selección", fue la última respuesta de un jugador que en 2004, cuando aún era un niño, le dijo que no a España para vivir días felices como los de la victoria ante Francia.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|15:17
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|15:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016