Se cumplen doscientos años del nacimiento de Darwin

El naturalista inglés, nacido el 12 de febrero de 1809, provocó la revolución antropológica más amplia. Sustituyó con el "Origen de las Especies" la concepción del hombre creado a imagen y semejanza de Dios, por evidencia que derivó a la especie humana de ancestros no humanos.

El naturalista inglés Charles Darwin, nacido el 12 de febrero de 1809, sustituyó con el "Origen de las Especies" la concepción del hombre creado a imagen y semejanza de Dios, por evidencia que derivó a la especie humana de ancestros no humanos, provocando la revolución antropológica más amplia de una teoría científica.

El viaje del joven Darwin a bordo del Beagle, entre 1831 y 1836, guió al naturalista a concluir que las especies no fueron creadas independientemente sino que surgieron de un proceso biológico de descendencia con evolución a través de la selección natural.

Cuando Darwin embarcó al mando del capitán Robert Fitz-Roy, era un graduado de Cambridge de 22 años que había cambiado el plan de establecerse como clérigo rural para viajar por Sudamérica recolectando plantas, fósiles y animales.

El largo proceso de investigación culminaría en "Origen de las especies", publicado en noviembre de 1859 y de cuya edición se cumplirán 150 años.

La teoría de la evolución había sido expuesta preliminarmente en 1858 en la Sociedad Linneana, con una nota de contenido análogo que Alfred Wallace envió a Darwin desde Indonesia.

En 1860 se produjo la primera reacción violenta contra las tesis evolucionistas, en un debate público en el que el obispo William Wilberforce defendió el relato bíblico de la creación en seis días y el académico Thomas Huxley la evolución.

La frase célebre de Huxley "prefiero descender de un simio antes que de un obtuso como usted", proferida contra Wilberforce, consagró el triunfo en el debate del evolucionista.

Recién en septiembre del año pasado, la Iglesia Anglicana pidió disculpas públicas al naturalista, quien murió en 1882, por considerar que "no existe nada en las teorías de Darwin que contradiga las enseñanzas del cristianismo".

"Charles Darwin: 200 años después de tu nacimiento, la Iglesia de Inglaterra te debe una disculpa por malinterpretarte y por, además de tener una reacción equivocada, haber animado a otros a no comprenderte", dice el texto del reverendo Malcolm Brown.

Los anglicanos consideraron que, con su oposición a Darwin, se repitió "el error cometido por la Iglesia católica al obligar" en 1633 al astrónomo Galileo Galilei a abjurar de la teoría copernicana, que mostró que la Tierra gira alrededor del Sol.

La Iglesia Católica mantiene no obstante su oposición a la teoría de Darwin, ya que el catolicismo "rechaza que el hombre y la razón puedan ser nada más que un azar resultado de la evolución".

"Las cuentas sobre el hombre, sin Dios, no cierran", dijo el Papa Benedicto XVI en septiembre de 2006, al interpelar a 200 mil fieles congregados en Baviera, Alemania: "¿Qué cosa existe en el origen? Nosotros creemos que en el origen está el Verbo eterno, la razón, y no la irracionalidad".

La disculpa de los anglicanos implicó un retroceso para los partidarios de que el "creacionismo" se enseñe en pie de igualdad con el evolucionismo en la educación pública británica.

La Suprema Corte de los Estados Unidos se expidió señalando que el "diseño inteligente" es religión y no debe formar parte de la currícula de la enseñanza pública.

El creacionismo tradicional, inspirado en dogmas religiosos, interpreta literalmente el Génesis y considera que los seres vivos provienen de un acto de creación de un ser divino, para un fin.

La remozada teoría del "diseño inteligente" postula que los seres vivientes, en tanto organismos complejos, no pueden ser producto del azar y la contingencia evolutiva, sino el resultado de un diseñador.

En 1871, Darwin completó su concepción antropológica con "El Origen del Hombre", libro en el expuso evidencia de que los humanos descienden de un antepasado común con los simios.

Respecto a la evolución de sus ideas religiosas, es el propio Darwin el que habla a través de su "Autobiografía", escrita poco antes de morir y publicada tiempo después por su hijo Francis.

"Mientras estuve a bordo del Beagle fui completamente ortodoxo, pero gradualmente llegué a comprobar que el Antiguo Testamento no era más digno de crédito que los libros sagrados indostánicos" y "a no creer en el cristianismo como una revelación divina".

"Cuanto más conocemos las leyes fijas de la naturaleza, menos creíbles resultan los milagros; que los hombres en aquel tiempo eran ignorantes y crédulos hasta un grado casi incomprensible para nosotros; que no puede demostrarse que los Evangelios hayan sido escritos simultáneamente con los acontecimientos", concluyó.

El naturalista inglés fue enterrado con honores en la Abadía de Westminster, donde yace vecino al físico y filósofo Sir Isaac Newton, el científico que describió la Ley de Gravitación Universal.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|01:42
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|01:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016