Un artista inglés construirá un caballo gigante

La escultura de un caballo blanco de 50 metros de altura, creada por el británico Mark Wallinger, se emplazará en la nueva estación de Ebbsfleet, dominando el paisaje de los que lleguen en tren a Inglaterra desde Europa.

Su autor, de 49 años, ganó el polémico premio Turner en 2007 por su recreación del campamento de un pacifista opuesto a la guerra de Irak.

El caballo que pretende eregir el artista, superado en altura sólo por la estatua de Madre Rusia en Volgogrado, que llega a los 85 metros, dominará el paisaje en torno a la localidad de Ebbsfleet, en el condado de Kent en el sureste de Inglaterra.

Ebbsfleet acogerá próximamente una nueva estación ferroviaria internacional en la línea de Eurostar, el tren de alta velocidad que une a Londres con París.

El proyecto de Wallinger, cuyo modelo es un caballo de carreras del que el artista es copropietario, ha sido el más votado por la población local.

El caballo ha sido siempre uno de los motivos favoritos de los artistas ingleses, sobre todo en el siglo XVIII, y el más famoso pintor de ese animal es sin duda George Stubbs.

El gigantismo es, sin embargo, el signo de los tiempos. Otro artista británico, Antony Gormley, creó un gran ángel con las alas desplegadas en Gateshead en el noreste de Inglaterra, que, con sus 20 metros de altura, se ha convertido en una atracción turística.

Wallinger quiere ejecutar su obra en fibra de cristal y hormigón reforzado aunque no está del todo seguro, según confiesa, porque nadie ha realizado antes un proyecto de tamaña escala en el Reino Unido.

Para el influyente crítico británico David Lee, el caballo de Wallinger no es una escultura, sino un simple "logotipo" que ayudará a vender a los promotores inmobiliarios locales.

Fuente: EFE
En Imágenes