200 años para un hombre y una teoría

En todo el mundo se conmemora el bicentenario del nacimiento del naturalista inglés. Asimismo, este año se cumplen 150 años de la publicación de "El origen de las especies", teoría fundamental para la biología, donde explica el surgimiento de nuevas formas de vida a partir de la evolución de otras.

El científico británico Charles Darwin (1809-1882), figura capital del evolucionismo y del pensamiento moderno, representa como pocos el antagonismo entre religión y ciencia, pues no sólo se dio en sus obras sino en su propia vida.

Principal artífice de la teoría de la evolución por selección natural, validada más de un siglo después por la genética, Darwin, que estudió para ser clérigo, fue y es aun cuestionado porque atribuyó a la naturaleza facultades que muchos consideraban y consideran exclusivamente divinas.

Popularmente Darwin es conocido como el científico que descubrió que el hombre desciende del mono, en contraposición a la versión bíblica que dice que Dios lo hizo a su imagen y semejanza a partir de un puñado de arcilla.

Darwin creía que toda la vida en la Tierra evolucionó durante millones de años a partir de unos pocos ancestros comunes y que mediante un mecanismo de selección natural se llegó a las especies que hoy pueblan el planeta.

Una vida de estudios

Nacido el 12 de febrero de 1809 en Shrewsbury (Inglaterra) en el seno de una familia acomodada, Charles Robert Darwin manifestó desde pequeño gran interés por las ciencias naturales.

En 1825, siguiendo los pasos de su padre y abuelo, comenzó a estudiar para médico, pero a los dos años lo dejó y a propuesta de su padre decidió estudiar para ser ministro de la Iglesia de Inglaterra en Cambridge.

Más interesado en la naturaleza que en la teología, comenzó a asistir voluntariamente a las clases del botánico y entomólogo John Henslow, el cual fue una figura decisiva para que llegase a ser quien fue y no un clérigo rural como quería su padre.

Gracias a Henslow, Darwin tuvo a los 22 años la oportunidad de integrarse como naturalista sin paga a la expedición comandada por el capitán Robert Fitzroy a bordo del "HMS Beagle".

El barco zarpó de Davenport el 27 de diciembre de 1831 y regresó a Inglaterra el 2 de octubre de 1836.

En esos casi cinco años de periplo, Darwin conoció las islas de Azores y Cabo Verde, las costas de América del Sur, las islas Galápagos, Tahití, Nueva Zelanda, Australia, Mauricio y Sudáfrica, entre otros lugares, y comenzó su "segunda vida", como él mismo la definió, dedicada a la investigación y la ciencia.

A su regreso a Inglaterra se puso a trabajar en un diario del viaje, que fue publicado en 1839, el mismo año de su boda con su prima Emma Wedgwood, y en la elaboración de textos sobre sus observaciones geológicas y zoológicas.

En su cabeza ya bullían algunas de las ideas que años más tarde desarrolló y plasmó en El origen de las especies (1859).

Aunque supo que, "al fin, había conseguido una teoría con la que trabajar", durante varios años se abstuvo de escribir ni siquiera un esbozo. Se cree que por miedo al escándalo y los prejuicios, aunque hay también que lo atribuyen a que no quería herir los sentimientos de su esposa, que era una cristiana devota.

En 1842 redactó 35 páginas, ampliadas a 230 en 1844, pero hasta comienzos de 1856 no emprendió la redacción de la obra que le daría fama universal y el repudio de los defensores a ultranza con la teoría de la creación del mundo tal como es contada en la Biblia.

El origen de la polémica

En 1871 alimentó la polémica creada con El origen de las especies con la publicación de El origen del hombre (The Descent of ManSelection in Relation to Sex), donde defendía la teoría de la evolución del hombre desde un animal similar al mono.

Fue miembro de la Sociedad Real (1839) y de la Academia Francesa de las Ciencias (1878) y los últimos diez años de su vida los dedicó a investigar sobre botánica.

Falleció a consecuencia por un paro cardiaco el 19 de abril de 1882 y está enterrado en la abadía de Westminster como otros británicos ilustres.

Lady Elizabeth Reid Hope, una evangelizadora cristiana, afirmó en 1915 que estuvo con Darwin poco antes de su muerte y que éste estaba arrepentido de sus teorías, pero su familia lo negó y hoy esa afirmación es considerada una leyenda urbana.

Una teoría que sigue generando polémica

En 1856 mientras Darwin continuaba la redacción de su teoría sobre el origen de las especies, recibió de otro investigador británico, Alfred Russell Wallace, un breve manuscrito con una teoría de la evolución por selección natural que coincidía con la suya. Darwin no quería parecer un usurpador y a punto estuvo de olvidar su teoría.

Finalmente se buscó una solución salomónica que satisfizo al propio Wallace: resumir el texto de Darwin y presentarlo a la Linnean Society junto con el trabajo de Wallace y un extracto de una carta de 1857 en la que constaba un esbozo de la teoría darwiniana.

La teoría establece que todos los organismos, animales y vegetales, sobreviven a través de un proceso de selección natural, que les permite evolucionar y perfeccionarse.

La idea fue recogida por el mundo científico para explicar la evolución y la supervivencia del hombre y los demás animales en el planeta.

Tras esa presentación y en sólo trece meses y diez días quedó por fin redactada la obra On the Origin of Species by means of Natural Selection,the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life. El mismo día de la aparición del libro, el 24 de noviembre de 1859, se agotaron los 1.250 ejemplares y posteriormente se tuvieron que hacer seis ediciones sucesivas.

En 1860, el obispo Samuel Wilberforce ridiculizó con brillante elocuencia las tesis evolucionistas en una sesión en Oxford y con igual brillo el zoólogo Thomas Henry Huxley defendió la teoría de Darwin, quien se mantuvo al margen de la controversia.

Por aquel entonces Darwin era ya una celebridad científica y hacía muchos años que había abandonado Londres para instalarse en Down, en plena campiña inglesa, donde nacieron la mayoría de sus diez hijos, de los cuales solo siete llegaron a la edad adulta.

Pero esa aceptación de los "evolucionistas" o "darwinistas" de Estados Unidos no fue tan inmediata y chocó con la posición asumida por los "creacionistas" o los promotores del "diseño inteligente" que afirman que el mundo, y la humanidad, fueron creados hace no más de 10.000 años y que nada pudo haber ocurrido sin la intervención de un ser superior, presumiblemente Dios.

Fuente: EFE

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|20:56
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|20:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016