Cayó una pareja que estafó a unos 200 mendocinos con tarjetas de crédito

Creaban empresas fantasmas, robaban datos de clientes de tarjetas de crédito y simulaban una compra. Así se quedaban con el dinero. La estafa supera los $300 mil. Cuando la Policía fue a detener a la pareja en El Challao, el hombre comenzó a correr hacia los cerros. La persecusión duró una hora y tuvo que participar el helicóptero policial.

Una pareja fue detenida ayer martes por estar sospechada de haber estafado a casi 200 mendocinos por un importe (total) de $300.000 a través de empresas fantasmas. Sin embargo, las denuncias siguen llegando y podría haber más damnificados y, por lo tanto, la cifra aumentará. La estafa consistía en “venderle” productos y servicios a usuarios de tarjetas de créditos. Por supuesto, esos bienes nunca llegaban a los destinatarios, a quienes les habían robado sus datos de sus tarjetas de crédito.

Los sospechosos son Marcelo Ravel (41) y su concubina, una mujer de apellido Garro, de 32 años, quienes fueron detenidos en el barrio Jardín El Challao por orden del fiscal especial Daniel Carniello, quien tiene a su cargo la investigación.

Hace unas dos semanas comenzó la pesquisa cuando desde las oficinas de VISA, en Buenos Aires, informaron que “estaban llegando reclamos de mendocinos que no reconocían compras que se hicieron en tres empresas”, comenzó a MDZ el comisario Roberto Valverde, jefe de la división Delitos Económicos de Investigaciones.

Y tenían razón los damnificados: nunca hicieron esas compras. De todos modos deberán pagar los importes indicados en sus resúmenes de la tarjeta de crédito, porque VISA realizó el pago solicitado por las empresas, aunque estas sean fantasmas.

Según precisó Valverde, “la pareja formaba una empresa y daba un domicilio que era falso, porque cuando lo hallamos estaba vacío. Solicitaban el posnet y a través de este servicio realizaban las estafas con datos robados de clientes de tarjetas de crédito”.

El uniformado señaló que “crearon tres firmas de fantasía: la primera de venta de celulares, la segunda de computación y la tercera de turismo, llamada Travel Line”. Manifestó que cada una de estas empresas funcionó dos meses pero siempre utilizaban el mismo domicilio.

“Cada persona era estafa, con compras que no había hecho, en montos que iban desde los $1.000 a los $2.000”, precisó Valverde.

¿Pero cómo obtenían los datos de los clientes de las tarjetas de crédito? En este punto quedó establecido que la pareja no operaba sola.

El comisario confió que “le pagaban un dinero a vendedores de distintos comercios de Mendoza para que les aportaran los números de cuentas, claves y otros detalles de los clientes. Luego, ingresaban esos datos al posnet y realizaban una venta ficticia”.

Agregó que esos empleados de comercios están identificados, que serán detenidos y luego imputados por sus participaciones en las estafas. La encargada de hacer el contacto con estos vendedores era la mujer, quien es muy atractiva y convencía rápido a los hombres.

Pero la estafa no terminaba allí; tenía una vuelta más de tuerca.

Luego de obtener dinero con el pago que VISA les hacía "ponían avisos en los diarios ofreciendo préstamos a personas cuyo único requisito era tener una tarjeta de crédito", destacó el jefe de Delitos Económicos.

Por lo tanto el fraude continuaba. "Quienes necesitaban dinero iban a la 'empresa' de Ravel y le pedían $500 pero debían devolver $1.000 que se lo descontarían en diez cuotas", relató el uniformado.

Agregó que debido a que las tarjetas de crédito pagan el total de la compra al vendedor y son ellas las que le financian al cliente, la pareja multiplicaba el dinero que le había "robado" a otras personas.

La detención y persecución
Cuando la Policía llegó al barrio Jardín El Challao, Marcelo Ravel sabía que lo iban a detener y comenzó a correr hacia los cerros. “Los efectivos también salieron detrás de él y estuvieron persiguiéndolo aproximadamente durante una hora; casi llegó al Cerro Arco”.

Es que el hombre es un atleta.

Valverde contó que “mide alrededor de 1,90 y tiene un cuerpo trabajado en el gimnasio. Dejó muertos de cansancio a los policías que lo persiguieron, pero tuvieron que correrlo mucho, incluso pedimos el apoyo del helicóptero de la Policía".

Opiniones (0)
20 de octubre de 2017 | 22:18
1
ERROR
20 de octubre de 2017 | 22:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México