Deportes

Otro escándalo en la F1, Mosley amenazó a los pilotos

El presidente de la FIA se mostró desafiante tras las quejas de los deportistas por el aumento en el precio de la Superlicencia. “Nadie va a manejar en Australia a menos que la tenga”, amenazó.

Max Mosley se mostró desafiante ante el reclamo de los pilotos por el aumento del precio de la Superlicencia para competir en la Fórmula Uno. "Nadie va a manejar en Australia a menos que la tenga”, amenazó el presidente de la Federación Internacional de Automovilismo. “Alguien que gana varios millones al año y no quiere pagar el uno o dos por ciento para obtener una licencia es una tontería", vociferó.

Sin embargo, estas palabras no acobardaron a los pilotos, que a través de la GPDA emitieron un comunicado en el que dejan clara su postura y su negativa a aceptar las nuevas tarifas. "La licencia básica ha aumentado su precio cinco veces y el desembolso por cada punto, 3,5. Los aumentos de las tarifas sólo deberían cubrir los costos administrativos en lugar de ser una fuente de beneficios para la FIA. Ellos deberían tener fondos suficientes con la explotación de los derechos comerciales”, aseguraron.

“Los aumentos son poco razonables e injustos. Además, han sido introducidos por la FIA sin consultar previamente a los pilotos. Estos se han ofrecido a pagar las tasas de la licencia de 2007 ajustadas por la inflación al alza para la temporada 2008 y con un aumento correspondiente en 2009".

La asociación de pilotos no se queda en contestar lo que para ellos es un atropello de la Federación Internacional, sino que acusa directamente a Mosley: "Las ganancias brutas (y netas) de los pilotos son confidenciales entre los pilotos, su administración y asesores fiscales y las autoridades fiscales competentes, y así deben tratarse. En diciembre, la GPDA envió una carta rechazando la petición del Sr. Mosley de hacer públicas estas cifras porque no era relevante para calcular las tarifas apropiadas para las licencias. A pesar de eso el Sr. Mosley dijo a los medios que no había recibido ninguna contestación por nuestra parte".

Además, acusan al británico de meterse en un asunto que él mismo consideró que era un acuerdo privado: "En cuanto al tema de si la licencia se paga por el equipo o el piloto, el Sr. Mosley llegó a la conclusión de que era una cuestión contractual privada entre el conductor y su equipo, y no un asunto de la FIA".

Ante la acusación de que todos esos gastos benefician su seguridad, la GPDA también responde: "Son los circuitos los que tienen que proporcionar seguridad y es obligación de los fabricantes proporcionar cascos, buzos ignífugos... apropiados para ese propósito. La FIA, como órgano rector, tiene el deber de imponer las normas de seguridad y supervisar a través de la concesión de licencias, pero en el caso del proceso de la concesión de licencias para los pilotos es distinto. Sólo sirven para asegurar que los pilotos son competentes y tienen el nivel necesario para correr en F-1. Los pilotos no deberían tener que pagar los costos de que otros cumplan su obligación legal para con ellos".

Por último, aseguran que su licencia es el canon más caro que paga ningún deportista del mundo y que el ganador de la Nascar, por ejemplo, pagó el pasado año el 70 por ciento menos que el campeón de Fórmula Uno.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|13:19
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|13:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016