Premio Casa de las Américas: 50 años de literatura

El Premio Literario Casa de las Américas arriba estos días a su medio siglo desde que fuera convocado por primera vez por la institución cubana que ha dejado una huella indeleble en la cultura latinoamericana.

Por Silvia Ayuso / dpa

Si bien puede que ya no goce de la gran proyección de que disfrutara décadas atrás, a cambio continúa con la misma energía y ganas de divulgar la literatura de la región con que surgiera hace ahora 50 años.

Ya lo decía hace dos lustros el aún hoy director de la Casa de las Américas, el poeta y ensayista Roberto Fernández Retamar, al mirar atrás cuando el galardón cumplía cuatro décadas:

"Al convocarse el Premio Casa en 1959 no tenía (o casi no tenía) pariguales, y hoy esos pariguales han florecido en otros países como hongos tras la lluvia. Es algo de lo que nos regocijamos y una de las consecuencias felices menos comentadas de nuestro premio".

Por este galardón que concede la Casa de las Américas, la legendaria institución cultural cubana fundada en abril de 1959 por Haydée Santamaría, han desfilado, como galardonados o jurados, algunos de los nombres más reconocidos de la literatura latinoamericana desde mediados del siglo XX: Julio Cortázar, Mario Benedetti, Mario Vargas Llosa, Eduardo Galeano, Roque Dalton, Juan Gelman.

Y las anécdotas se acumulan en torno a una iniciativa que, además de contar con las dificultades propias de ser pionera en la región, tuvo que luchar con los problemas políticos que se prolongan hasta hoy con el gobierno de la isla que la vio nacer.

El uruguayo Mario Benedetti recordaba en un escrito la odisea que tuvo que pasar cuando viajó a Cuba por primera vez, en 1966, para formar parte del jurado de novela.

"Tuve que volar nada menos que 50 horas, en varias etapas, e incluso quedar anclado durante 18 días en Praga porque los viejos y beneméritos aviones Britannia (los únicos que entonces tenía Cuba) carraspeaban, tosían, padecían náuseas, disneas, temblores y escalofríos, y a veces era imprescindible que fueran urgentemente atendidos por los geriatras de la aeronáutica", relataba en 1979.

De los manuscritos recibidos en sus comienzos, Julio Cortázar decía guardar "algunas de esas primeras ediciones en las que el número de erratas las convertía en un fascinante problema de lectura, digno del Ulises de James Joyce".

A cinco décadas de que se convocara por primera vez este galardón con el objetivo de "estimular y difundir las letras del continente", la atención mediática que provocaban estos premios se ha reducido considerablemente, ahogada quizás por otros que, como dijera Fernández Retamar, han "florecido como hongos" y cuentan con un mayor respaldo económico.

Pero en este nuevo marco, dentro de un mundo que ha cambiado tanto en estos años, el espíritu del premio sigue siendo el mismo: "Defender las literaturas al margen", según afirmaba su actual presidente, Jorge Fornet, en una reciente entrevista con un medio cubano.

"La función de la Casa no es proyectar un género por razones comerciales, así que dijimos 'no' a los editores. Claro, quisiéramos que nuestros libros se difundieran, distribuyeran y vendieran muy bien, pero sin subordinar el premio a condiciones económicas", subrayó el también director del Centro de Investigaciones Literarias (CIL) de la Casa de las Américas.

A sus premios tradicionales en los géneros de poesía, cuento, ensayo, novela y teatro, se han ido añadiendo en los últimos años otros galardones y abriendo un espacio a más lenguas del espacio latinoamericano y caribeño, como el brasileño o el créole.

Con motivo de este aniversario, la Casa de las Américas da otro paso más e inaugura también un "premio extraordinario" de ensayo sobre "estudios sobre los latinos en Estados Unidos", debido, según un comunicado de la institución, al "peso creciente de la comunidad latina en los Estados Unidos y su incidencia en los aspectos más disímiles de la vida en ese país".
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (1)
4 de Diciembre de 2016|06:50
2
ERROR
4 de Diciembre de 2016|06:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. pusieron en esta foto. me viene a la memoria un poema de Roque Dalton que decia... Salvo en una sociedad completamente justa, lo mejor de la vida es ser jefe. Por una sociedad un poco mas justa, es que propongo mas debate e informacion real y no politicamente condicionada como suelen hacer este diario y muchos otros en el pais.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016