Tartagal: dos muertos, diez desaparecidos y mil evacuados

El lodo que bajó con bravura desde los cerros y las quebradas cercanas a Tartagal arrasó con todo lo que encontró a su paso.

Un alud de agua y barro ocasionó hoy un desastre de proporciones en la localidad salteña de Tartagal, donde al menos dos personas murieron, otras diez permanecían desaparecidas y alrededor de mil tuvieron que ser evacuadas tras el desborde de un río en medio de una intensa tormenta.
  
Autoridades provinciales dijeron a la prensa que el lodo que bajó con bravura desde los cerros y las quebradas cercanas a esta ciudad arrasó con todo lo que encontró a su paso, incluyendo árboles, coches y casas.
  
El río Tartagal se salió de su cauce, volteó un antiguo puente ferroviario e inundó varias cuadras a la redonda, lo que generó importantes daños y destrozos, además de cobrarse la vida de al menos dos personas.
  
"Hay casas con más de un metro de barro adentro", comentaron vecinos de la ciudad, que permaneció aislada durante horas tras el furioso paso del alud, ya que se interrumpieron los servicios de energía eléctrica, teléfono e internet.
  
El fenómeno se produjo alrededor de las 9:15, luego de varias horas de lluvias en el sur de Bolivia y en los alrededores de esta ciudad, y los pronósticos meteorológicos no son halagüeños para el corto plazo, debido a que están previstas más tormentas por lo menos hasta el miércoles.
  
El comandante Dardo Ibarra, de Gendarmería Nacional, dijo que según datos extraoficiales, unas 12 personas fueron reportadas como desaparecidas, entre ellas tres menores de edad, que vivían en casa linderas al río Tartagal.
  
"El lodo y el agua llegó hasta el casco céntrico de la ciudad, a una cuadra de la plaza principal", señaló en declaraciones al canal de cable Todo Noticias (TN) Ibarra, a cargo de los trabajos de apoyo en la zona sur de Tartagal.
  
"El río desbordó y se llevó autos y casas completas, algunas precarias y otras muy bien construidas. Es muy complicada la situación (...) Según datos extraoficiales, son 12 las personas que estarían desaparecidas", agregó.
  
Más tarde, otras fuentes de Gendarmería dijeron que al menos dos personas habían perdido la vida.
  
La presidenta de la Nación, Cristina Kirchner, comprometió la ayuda del Estado y decidió enviar a un grupo de ministros de su gabinete hacia esta región salteña.
  
Se trata de Florencio Randazzo (ministro del Interior), Alicia Kirchner (Desarrollo Social) y Graciela Ocaña (Salud).
  
La mandataria, que se encuentra de visita oficial en España, dispuso enviar a los funcionarios tras mantener una comunicación telefónica con el jefe de Gabinete, Sergio Massa, que le informó sobre el desastre ocurrido aquí.
  
El ministro de Gobierno de esta provincia, Antonio Marocco, dijo que alrededor de mil personas habían sido evacuadas.
  
Marocco señaló que la gente que tuvo que abandonar sus hogares era alojada en establecimientos públicos e indicó que una misión
del Gobierno provincial -que encabeza Juan Manuel Urtubey- trabajaba en la zona, brindando asistencia junto a personal de rescate y fuerzas de seguridad.
  
Las imágenes del río desbordado y las casas arrasadas hicieron recordar lo ocurrido aquí en 2006, cuando un fenómeno similar generó otro desastre de proporciones y autoridades prometieron inversiones y obras en Tartagal para evitar que se repita un siniestro de semejante magnitud.
  
"Estábamos trabajando sobre la contención de las aguas y los ríos con acceso a la ciudad y los poblados cercanos. Las previsiones las tomó el Gobierno provincial, pero a veces a la naturaleza es difícil contenerla", se excusó Marocco.
  
"Esto fue absolutamente imprevisto (...) Cuando el agua baja con tanta fuerza desde las quebradas y los cerros, es prácticamente imposible controlarla", agregó.
  
El funcionario también dijo que la ciudad se inundó porque un puente ferroviario que data de 1890 se cayó y tapó el cauce del río, lo que desvió las aguas.
  
Los principales daños se produjeron en el barrio Santa María, donde el alud arrastró barro, piedras y troncos por unos 300 metros a ambos lados del río.
  
Por último, Marocco advirtió sobre la falta de agua potable en esta ciudad y realizó un llamado a la solidaridad de los argentinos, para que ayuden con donaciones a Tartagal.
Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 00:38
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 00:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes