Deportes

Narváez tocó el cielo con las manos: Venció a Whitfield por KO y superó el récord de Monzón

El chubutense dejó atrás el récord de defensas de Carlos Monzón. Así, se convirtió en el argentino titulado más exitoso de la historia del boxeo nacional. Defendió su corona en Puerto Madryn, donde hizo tres combates exitosos en un año.

El chubutense Omar Narváez venció esta madrugada por nocáut técnico en el décimo round al estadounidense Rayonta Whitfield y superó así el récord de 14 defensas consecutivas que ostentaba Carlos Monzón, en una pelea en la que retuvo el título mundial Mosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

En un combate realizado en el Palacio Aurinegro de la ciudad de Puerto Madryn, Narváez se quedó con toda la gloria y ahora es el argentino más exitoso del boxeo nacional.

Con este nuevo logro, el "Huracán", de 33 años, elevó su marca a 29 triunfos (18 por nocáut) y dos empates, mientras que Whitfield tiene ahora 22 victorias (11 antes de la campana final) y una derrota.

El chubutense ostenta el cinturón mundial Mosca desde el 13 de julio de 2002, cuando derrotó al nicaragüense Adonis Rivas en el mítico estadio Luna Park de Buenos Aires.

Desde esa oportunidad conservó el cetro y en esta ocasión entró en la historia grande del boxeo, tras efectuar con éxito su decimoquinta defensa seguida.

"Vale más la victoria ante Whitfield que las otras 14 defensas, porque era uno de los monstruos que podía venir a arrebatarme el título. Vino con una excelente preparación, tuvo corazón y hasta el último momento lo intentó. Pero yo me preparé muy bien, como nunca lo hice, y la gente me gritó dale campeón desde que subí al ring", señaló el campeón.

La pelea se presentaba como una de las más difíciles para el sureño, porque su rival mide 10 centímetros más (1,70 metros) y eso podía jugarle en contra a la hora del cambiar golpe por golpe.

Sin embargo, desde el inicio, el chubutense impuso su jerarquía y experiencia para anular cualquier intento del estadounidense, por lo que controló el trámite en todo momento y con el correr de los asaltos fue estirando la diferencia en las tarjetas, aunque finalmente no fue necesario llegar a esa instancia.

Narváez, con su habitual pantalón celeste y blanco, siempre tuvo el dominio de la pelea, mientras que su rival, con uno azul eléctrico en la parte derecha y blanco en la izquierda, estuvo muy estático y se lo vio impotente.

Whitfield planteó una pelea trabada y por momentos sucia, a punto tal que provocó algunas maniobras ilegales y el árbitro Samuel Viruet, de Puerto Rico, le descontó puntos por un cabezazo al "Huracán" en el cuarto round, que le provocó un corte en la ceja izquierda, y varios codazos en el transcurso del combate.

En el décimo asalto, una combinación de golpes certeros determinó el nocáut técnico de Whitfield y con la decisión del árbitro el estadio estalló en el grito de "dale campeón" para ovacionar a su coterráneo, que se erigió como el mejor entre los pugilistas argentinos.

De esta manera, el argentino superó la plusmarca de Monzón, el mejor de la historia boxística de Argentina, que fue campeón mediano entre 1970 y 1977 y vencedor de leyendas como Jean Claude Bouttier, Nino Benvenutti, Emile Griffith y José "Mantequilla" Nápoles.

"Es un sueño que ni yo me imaginé. Nunca imaginé ser campeón del mundo ni realizar 15 defensas cuando empecé en el boxeo. Cuando llegue al camarín me van a tener que pellizcar", graficó Narváez en declaraciones formuladas a la prensa.

Respecto al corte que le propinó el estadounidense en el cuarto asalto por un cabezazo en la ceja izquierda, explicó: "Intenté concentrarme y me despertó el fuego, el hambre de hacer más caliente la pelea".

"Traté de meter las manos con más contudencia, a punto tal que Rayonta sintió los golpes y logré conmoverlo. Por eso le gané antes del final", añadió.

Asimismo, el chubutense negó que vaya a pasar a una categoría superior, ya que en los Mosca se siente muy bien. "Por ahora no tengo ofertas para pasar a Súper Mosca (debe dar más de 50,802 kilogramos y menos de 52,163). Estoy bien acá, me sentí muy fuerte, fue una noche perfecta porque me preparé bien y cuando uno lo hace todo sale de la mejor manera", precisó.

"Voy a seguir en esta categoría (entre 48,988 y 50,802 kilogramos)", remarcó el argentino, que clavó en el pesaje previo 50,500 contra 50,600 de su oponente.
Opiniones (1)
11 de Diciembre de 2016|03:07
2
ERROR
11 de Diciembre de 2016|03:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ... y vamos por la decimosexta defensa !! Un ejemplo de dedicación, profesionalismo, constancia y una gran capacidad boxística de Narváez, que nunca se durmió en los laureles y siguió entrenando con las mismas ganas. Muchos deportistas deberían tomar el ejemplo de este nuevo ídolo del deporte argentino.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic