La evolución, una teoría que enfrenta a los estadounidenses

El segundo centenario del natalicio del naturalista inglés Charles Darwin encontrará una vez más a los estadounidenses sumidos en un debate que enfrenta a los sectores cristianos conservadores con los científicos más liberales.

Por Orlando Lizama

Darwin, nacido el 12 de febrero de 1809, publicó hace 150 años su obra maestra, El origen de la especies, en la que afirmó que todos los organismos, animales y vegetales, sobreviven a través de un proceso de selección natural.

La idea fue recogida por el mundo científico para explicar la evolución y la supervivencia del hombre y los demás animales en el planeta.

Pero esa aceptación de los "evolucionistas" o "darwinistas" de Estados Unidos no fue tan inmediata y chocó con la posición asumida por los "creacionistas" o los promotores del "diseño inteligente" que afirman que el mundo, y la humanidad, fueron creados hace no más de 10.000 años y que nada pudo haber ocurrido sin la intervención de un ser superior, presumiblemente Dios.

Según Michael Zimmerman, del Colegio de Artes y Ciencias de la Universidad Butler, en Indianapolis (Indiana), nada en la biología tiene sentido, excepto a través de la evolución.

"La teoría ha permitido enormes avances en medicina, agricultura, conservación y mucho más", aseguró. Además, es una de las teorías más respaldadas por la ciencia y "nadie ha podido hasta ahora plantear una alternativa al cambio evolutivo", agregó.

Según Zimmerman, "el creacionismo no tiene ninguna base científica" y "el diseño inteligente promueve la idea de que debería terminarse la investigación científica...no es ciencia y se ha demostrado que está equivocado".

Además, según Zimmerman, el "creacionismo" promueve una sola religión (cristiana) y promover esa idea no tiene sentido "ni desde una perspectiva religiosa ni científica". Pero los "creacionistas" y los partidarios del "diseño inteligente" defienden a brazo partido su posición y aseguran que la la evolución es una teoría no demostrada.

Según Casey Luskin, portavoz del Discovery Institute, promotor de la idea del "diseño inteligente", "la selección natural y la mutación aleatoria no pueden producir la complejidad que encontramos en la vida".

Tampoco la biología explica el origen de los complejos procesos bioquímicos, indicó. Luskin aseguró, no obstante, que el "diseño inteligente" no entra en conflicto con la evolución y que ha sido aceptado por muchos científicos.

"Hay ciertas cosas en el universo y en los seres vivientes que solo se explican a través de una causa inteligente, no por un proceso no dirigido como la selección natural", indicó.

Pero lo que podría ser una discusión filosófica se ha trasladado a las escuelas públicas de Estados Unidos donde desde hace más de diez años los "creacionistas" luchan para impedir la enseñanza de la evolución, o para por lo menos conseguir que se insista en que se trata de "una teoría, no un hecho".

Boceto original del Árbol de la Vida en su obra El origen de la especies.

El último enfrentamiento ocurrió en Texas hace unas semanas en una audiencia de la Junta de Educación del Estado donde científicos y conservadores sostuvieron un airado debate sobre una norma que exigiría que los libros de texto incluyan "las debilidades" de la teoría de la evolución.

Los detractores de la evolución cuentan con el apoyo del gobernador Rick Perry y el presidente de la junta es un "creacionista" que asegura que la Tierra nació hace unos miles de años y no miles de millones como aseguran los científicos. La junta deberá tomar una decisión sobre el problema en marzo.

En Luisiana, la Junta de Educación Elemental y Secundaria del estado resolvió este mes que los maestros deben usar "materiales suplementarios" sobre temas "controvertidos" entre los que incluyó la evolución y el calentamiento global.

La división entre los estadounidenses sobre el tema ha quedado ilustrada por las encuestas. La última de ellas, realizada en junio de 2007, señaló que un 49 por ciento cree en la evolución, en tanto que un 48 por ciento acepta la idea de la creación a través de un diseño inteligente.

Según la organización Gallup, esa última encuesta también puso al descubierto la arista política que rodea al conflicto.

Dos tercios de los republicanos encuestados manifestaron que no están de acuerdo con la teoría de Darwin, en tanto que la mayoría de los demócratas y políticos independientes rechazaron la idea del "creacionismo".

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (1)
3 de Diciembre de 2016|18:59
2
ERROR
3 de Diciembre de 2016|18:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Lo increíble, o triste, es que se siga debatiendo sobre el tema. ¿Alguna vez comprenderá la especie que debe seguir evolucionando?
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016