Llegó al país un hacker-espía argentino y quedó detenido

Pablo Carpintero está acusado de pertenecer a un grupo de hackers que intervenía los correos electrónicos de políticos, periodistas y personajes de la farándula. Los abogados del detenido solicitaron su excarcelación. Hay temor porque el detenido podría revelar el nombre de quiénes le encargaron "los trabajos".

Un grupo de hacker argentinos, que habían sido acusados de espiar a personalidad de nuestro país, huyeron hacia Uruguay para esquivar a la Justicia. Uno de ellos, Pablo Carpintero, fue detenido en cuanto arribó a la Argentina. La detención fue ordenada por el juez Federal Octavio Aráoz de Lamadrid y efectuada por la Prefectura.

Carpintero, junto al resto de los espías, están sospechados de intervenir los correos electrónicos de políticos, periodistas y personajes de la farándula. Cuando descubrieron que este grupo de hackers eran los espías, huyeron al país oriental.

Aunque hay una importante cantidad de pruebas en su contra, el abogado defensor del detenido solicitó que la Justicia lo deje en libertad hasta que se presente a declarar ante el juez, según publicó el diario La Nación.

El otro sospechoso de espiar a los famosos es Iván Velázquez, quien se encuentra preso en Uruguay.

Que ambos estén encerrados es un peligro para las altas esferas del Gobierno argentino. Cualquiera de los dos podría revelar secretos de la Secretaría de Inteligencia (SIDE), decir para quién trabajaban y nombrar al que les encargó la operación clandestina.

Afectados. Tanto Carpintero como Velázqiez habían llegado a Uruguay en mayo pasado, luego de que estalló el escándalo: se descubrió que habían intervenido correos electrónicos del ex jefe de Gabinete Alberto Fernández; de periodistas reconocidos; de políticos de la oposición, como Hilda "Chiche" Duhalde, y de jueces de la Corte Suprema, como Ricardo Lorenzetti, Carmen Argibay y Raúl Zaffaroni.

En la causa también están imputados el jefe de la SIDE durante el menemismo Juan "Tata" Yofre, el ex secretario general del Ejército Daniel Raimundes y el presidente del sitio de Internet Seprin, Héctor Alderete.

En los documentos de la causa figura un intercambio de mensajes entre las casillas que serían de Velázquez y del ministro de Justicia, Aníbal Fernández. Según allegados a la pesquisa, en algunos de esos mensajes alguien que firma como "Iván" le pedía instrucciones y reportaba informes a alguien a quien llamaba "Aníbal".
Opiniones (0)
24 de noviembre de 2017 | 17:51
1
ERROR
24 de noviembre de 2017 | 17:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia