Michael Connelly: "No hemos mirado al mundo"

Considerado uno de los grandes de la novela policíaca actual, el escritor norteamericano opina que en los últimos ocho años, los de la administración Bush, Estados Unidos ha sido "un país insular, lo que ha afectado a muchos ámbitos y ha supuesto una gran pérdida".

Connelly se encuentra estos días en Barcelona para participar en la cuarta edición de BCNNegra y para recibir, durante un acto institucional en el Ayuntamiento, el premio Pepe Carvalho 2009, en reconocimiento a su trayectoria en el género, con el detective Harry Bosch, de Los Ángeles, como emblema.

Durante una concurrida y brevísima rueda de prensa, el autor de Filadelfia reconoció que no ha leído todavía ninguna obra de Manuel Vázquez Montalbán protagonizada por su Carvalho, aunque cuando presentó en Madrid el año pasado Echo Park, los responsables de Rocaeditorial le pusieron al corriente sobre la importancia literaria del barcelonés.

Michael Connelly indicó que es muy difícil en su país poder leer obras traducidas y ha puesto como ejemplo que el año pasado el único autor que llegó en inglés desde una lengua como el sueco fue el fallecido Stieg Larsson y sus dos "bombazos": Los hombres que no amaban a las mujeres y La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina.

"Desde hace ocho años -argumentó- no hemos mirado hacia el mundo. Hemos sido un país insular, lo que se ha notado en muchos ámbitos, como el literario y el de la traducción. Una gran pérdida para nosotros", apostilló.

Sin embargo, espera que con los nuevos aires políticos que soplan en Washington esta situación cambie y se traduzcan al inglés muchos más libros.

En este sentido, precisó que todos sus títulos, que sobrepasan la veintena, los ubica en ciudades americanas, especialmente Los Ángeles, "y, por tanto, me gusta mucho leer libros diferentes, que ocurren en otros lugares, como los de Henning Mankell, por ejemplo".

Con ventas que se mueven en torno a los 50 millones de ejemplares y novelas traducidas a 35 idiomas, Connelly, que empezó como periodista de policiales en Los Ángeles y que reconoce haber entrado en la novela negra de la mano de un clásico como Raymond Chandler, no evita reflexionar sobre su éxito y mostrar su satisfacción por ver "que al otro lado del mundo mi personaje Harry Bosch sea tan popular. No tengo palabras".

Honrado por el hecho de que un jurado formado por escritores como Alicia Giménez Bartlett, Daniel Vázquez Sallés o el curador de BCNNegra, Paco Camarasa, haya pensado en él para recibir el Carvalho, argumentó que sus historias llegan muy bien a gente de todo el mundo porque subyace en ellas el mensaje universal de que "debe hacerse siempre lo mejor que uno crea, lo más correcto".

En su opinión, "esa esencia de la justicia, de intentar hacer lo correcto es algo universal y es lo que me abre las puertas en diferentes países de todo el mundo".

Michael Connelly, por otra parte, también valoró positivamente encuentros como el de esta Semana de Novela Negra de Barcelona porque permite el contacto directo entre autores y  puso como ejemplo que hoy pudo saludar a su compatriota Sue Grafton, "una mujer muy agradable, con la que nos comunicamos vía correo electrónico, pero que pocas veces nos vemos".

Respecto a futuras novelas, Rocaeditorial adelantó que en octubre se presentará en castellano El veredicto, que ya se ha publicado en Estados Unidos y en Francia, y que vuelve a contar con Harry Bosch de protagonista -aunque Connelly dijo hace unos meses que igual lo jubila pronto- junto con su otro personaje Mickey Haller.

Fuente: EFE

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|18:59
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|18:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016