Dejó su trabajo de guardiacárcel para casarse con un violador convicto

Ante el asombro de familiares y amigos, la pareja compró una casa y lleva 2 años refaccionándola. La extraña historia de amor se desarrolla en Inglaterra.

Una mujer que trabajaba como agente penitenciario en una cárcel de violadores renunció a su trabajo para irse a vivir con uno de los ex convictos. La pareja ya compró una casa, mayormente con la plata de ella.

La familia y los amigos de Alison Uyanik quedaron desconcertados después de que la mujer de 41 años dejara su trabajo como guarda cárcel en una penitenciaría de Nottinghamshire, Inglaterra, para irse a vivir con su nueva pareja: un violador convicto que salió de esa misma cárcel en diciembre de 2007, tal como publica hoy el portal Minuto Uno.

Después de sólo un par de años en su puesto de trabajo, Uyanik decidió dejar su posible carrera y su pensión por Royston Wells, un hombre de 37 años que llevaba cumplidos tres años de su condena por un caso de violación en 2002. Wells salió en libertad condicional y la pareja se mudó a Chesterfield, la ciudad natal de él.

Una vez asentados, la pareja compró una casa de 133 mil libras, o el equivalente de 190 mil dólares, aportados mayormente por Uyanik, según declaró al sitio británico Daily Mail uno de los amigos de la mujer. Al parecer la mujer consiguió el monto de sus padres, que no tenían idea de quién era el nuevo novio de su hija, que ya tiene un divorcio en su haber.

Al parecer, en 2001, Uyanik se casó con un mozo de Turquía de quien luego se divorció y el hombre volvió a su país de origen. “Pensamos que habría aprendido la lección”, declararon los padres de la mujer, quien está desempleada y arreglando su nuevo hogar.
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 21:15
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 21:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes