Caso Bergara: uno de los sospechosos dijo que es inocente, pero seguirá detenido

Se trata del subteniente de la Policía Bonaerense, Jorge López, dueño de la casa donde apareció el empresario secuestrado, reiteró ayer su inocencia ante la Justicia Federal de Quilmes y dio detalles sobre los movimientos en la vivienda y de sus vecinos. Unas 50 personas lo acompañaron con carteles por su liberación, pero seguirá preso.

El subteniente Jorge López, dueño de la casa de El Pato donde apareció el secuestrado Leonardo Bergara, terminó este jueves por la tarde, de declarar ante la Justicia federal de Quilmes y volvió a asegurar que no tiene ninguna vinculación con el caso, informaron fuentes de la investigación.

"Jorge (López) es ajeno al hecho. No tiene ningún tipo de responsabilidad. Está convencido de que a Bergara se lo ’plantaron’ en su casa", aseguró Andrés Vitali, abogado del policía bonaerense.

La indagatoria se realizó entre las 11 y las 15 ante el juez federal de Quilmes, Luis Armella, en la sede judicial ubicada en 12 de Octubre y Mosconi, donde familiares y amigos de López estuvieron presentes para pedir por su liberación.

En ese lugar, desde las primeras horas de la mañana, medio centenar de personas sostuvieron pancartas con expresiones como "Libertad para Jorge López", "Sos la policía que se necesita" o "Te necesitamos en libertad para que sigas trabajando".

"Se recibió de técnico superior en seguridad en diciembre pasado, le entregaron el título en La Plata, en el Ministerio de Seguridad. Tuvo muchas menciones, muchas felicitaciones por los secuestros de drogas y allanamientos que había realizado", expresó Alicia Larrea, esposa del sospechoso.

Según las fuentes, durante la indagatoria, López explicó que sólo él y un albañil tenían llaves del candado del ingreso principal al inmueble. "Describió quiénes tenían acceso al lugar, que clase de medidas de seguridad había, como las trabas a las puertas", explicó Vitali.

López declaró que el día anterior a que Bergara apareciera en su casa, el viernes 16 de enero pasado, había estado en el inmueble para pagarles a los albañiles.

Luego, contó que estuvo de servicio en la subcomisaría de El Pato hasta las 3 del sábado y que fue despertado a las 9.50 por su jefe directo, el capitán Claudio Ferraro, que le informaba que la víctima del secuestro había sido hallada en su vivienda.

El policía dijo que cuando llegó al lugar advirtió que quiénes dejaron a Bergara encadenado allí habían cambiado el candado original y que falta el tornillo pasador.

Por último, el juez Armella le pidió a López que describiera quiénes son los vecinos que viven alrededor de su casa en El Pato y a qué se dedica cada uno de ellos, por lo que el sospechoso hizo un relato pormenorizado, dijeron los informantes.

Tras la indagatoria, Vitali sostuvo que no hay pruebas contra su defendido, por lo que correspondería que el juez le dicte la falta de mérito, para lo cual el magistrado cuenta con plazo que vence el lunes próximo.

Hasta el momento, son cuatro los sospechosos detenidos por el caso, tres de ellos policías: López, Maximiliano Costa, de la comisaría 1ra. de Quilmes; Daniel Vega, de la jefatura Distrital Berazategui; y José Pardini, un efectivo exonerado en 1990.

López dijo este jueves a la Justicia que no tiene relación con ellos pero que conoce a Costa y a Vega por haber trabajado juntos en algunos procedimientos policiales.

Por su parte, Costa, Vega y Pardini también se declararon inocentes aunque el tercero de ellos sugirió en su indagatoria de ayer que investiguen a dos personas que podrían haberlo involucrado a él intencionalmente.

Los investigadores procuran determinar si el teléfono que los secuestradores le dejaron a Gustavo Bergara, hermano de la víctima, en Chascomús al momento de pagar el rescate, fue adquirido por Pardini. Pero ayer, el hombre que vendió ese chip no reconoció al ex policía en una rueda de presos.

El propio Bergara, su esposa, este hombre y un cuarto testigo tampoco reconocieron a Pardini ni a López. La víctima tampoco identificó el Renault 9 gris secuestrado en la remisería que Pardini tiene en Florencio Varela como el auto utilizado por los secuestradores al momento de su captura.

Bergara fue secuestrado el 22 de diciembre cuando salía de su casa de la localidad de Ranelagh, partido de Berazategui y fue liberado 33 días después, luego de que su hermano pagara 230.000 dólares de rescate en Pinamar.
Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 22:28
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 22:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Incidentes en la movilización de la CGT.
    23 de Agosto de 2017
    Incidentes en la movilización de la CGT.