Trágico: Seis ex empleados de YPF enfermos, murieron en una semana

En siete días, ex empleados que trabajaban en la Destilería de Luján de Cuyo fallecieron por cáncer e infartos. Todos ellos participaban de los piquetes y medidas de fuerza en reclamo de 230 mil pesos adeudados desde que la empresa estatal pasó a manos privadas. La otra cara de una deuda social que ya lleva 276 muertes en un año.

En la última semana, seis ex empleados de YPF -que reclamaban una deuda histórica de la empresa en su etapa estatal- han fallecido por causas vinculadas a enfermedades cancerígenas y paros cardiorrespiratorios. En el último año, según estimaciones realizadas por el mismo grupo, han muerto 276 ex obreros presumiblemente por causas vinculadas a su trabajo en la Destilería de Luján de Cuyo.

El pasado lunes 26 de enero, a la edad de 68 años y sin ver un peso de lo que le adeudaban, murió Francisco Aguilar, uno de los referentes del grupo de trabajadores de la antigua empresa estatal, por un cáncer fulminante que se le detectó el año pasado.

Esto fue confirmado por Nélida, su esposa, quien manifestó que “es otro ex ypefiano muerto en la lucha y que no logró nada, y así como él han fallecido otros trabajadores en estos días. Y el gobierno que decía que trabajar ahí no era tóxico”. Aguilar había trabajado durante 30 años en la destilería.

Oscar Landeiro, otro de los referentes en los cortes que se realizaban a modo de protesta en la entrada a la Destilería, confirmó que la fatídica serie comenzó “el lunes de la semana anterior, cuando falleció el compañero Arce, de cáncer de pulmón”.

Landeiro también mencionó que “Guillermo Añeñi murió el jueves, de cáncer al estómago, y otros dos compañeros de apellido Rodríguez de infarto, al igual que el compañero Correa. Todos ellos participaban en los cortes”. 

De hecho, la última medida de fuerza debió ser suspendida porque tanto Añeñi como Aguilar se habían descompuesto en medio del paro, por lo que tuvieron que ser asistidos. Correa, por su parte, había participado en el corte del último viernes y se retiró a su casa también por un malestar físico. Al día siguiente, fallecería de un paro cardíaco. Estas situaciones han hecho caer el ánimo del grupo en su reclamo.

La mayoría de ellos trabajaba en la destilería, donde “se aspiran muchos ácidos, mucho azufre. Es una zona declarada insalubre porque es muy contaminante todo lo que se quema con fósforo”, explicó brevemente Landeiro.

Según los cálculos que llevan adelante el grupo de ex trabajadores que llevan adelante la protesta desde hace ya bastante tiempo, en el último año han fallecido 276 personas que trabajaban como obreros en la planta industrial de YPF. La mayoría de ellos por enfermedades cancerígenas, problemas renales, paros cardiorrespiratorios y diabetes.

“Esta es la cifra, entre el 4 de febrero de 2008 y el lunes 26 de enero, con el fallecimiento de Aguilar”, puntualizó Landeiro.

“Mi esposo conocía la destilería como la palma de su mano. Lo habían mandado a Bahía Blanca y al sur para levantar plantas allá, pero al final la destilería se lo terminó llevando”, comentó Nélida, la esposa de Aguilar.

Los ex ypefianos comenzaron su reclamo luego de ser despedidos de la empresa estatal en los años 90, que pronto pasaría a manos privadas en la primera tanda de privatizaciones encarado por el gobierno de Carlos Menem. En todos estos años, han reclamado una suma de 230 mil pesos per cápita del Programa de Propiedad Participada (PPP), originado desde el desmantelamiento de YPF como empresa petrolera del Estado que ya lleva 15 años

Llegados a esta época, muchos han superado la barrera de los 65 años y la fuerza y el ánimo no son los mismos, sobre todo ahora que las condiciones de salud han comenzado a deteriorarse. Otro ex empleado, Aldo Garritano, por caso, toma al día de hoy 9 pastillas distintas por su deteriorado estado de salud, según refirió Oscar Landeiro.

La próxima medida que tomarán los ex empleados será una cuestión de justicia poética. Una solicitada en los medios de comunicación con el rostro de los seis compañeros que fallecieron en estos días de enero y la reinvindicación de su reclamo.

Sin embargo, el espíritu ya no es igual.  “Los mismo hijos nuestros ya no quieren que sigamos reclamando, porque no quieren que nos muramos así, pidiendo la plata que nos deben, y el Gobierno sigue haciendo oídos sordos”, graficó Landeiro, que forma parte de un grupo de 180 ex empleados que todavía sobreviven.     
Opiniones (1)
19 de septiembre de 2017 | 19:45
2
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 19:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Gobierno H.. D.. P... !!!!! que le paguen a estos empleados el dinero que se les debe lo trabajaron y es de ellos hasta cuando vamos a aguantar q el gobierno haga lo que quiera con nuetro dinero producto de nuestro trabajo........ QUE EL GOBIERNO PAGUE YA!!!!!!
    1
En Imágenes