Deportes

Famosos, audiencia millonaria y seguridad, claves del Super Bowl

Estrellas como Jennifer Hudson y Bruce Springsteen, más de 100 millones de telespectadores en 200 países y un minucioso plan de protección para los asistentes forman parte de la gran final de fútbol americano que se jugará el domingo.

El Super Bowl tendrá todo lo que necesita un gran espectáculo para conseguir alcance mundial: artistas famosos en la cancha, un complejo sistema de seguridad y más de 100 millones de telespectadores en 200 países que estarán pendientes de lo que acontezca el domingo en el estadio Raymond James de Tampa.

Dos grandes estrellas como Jennifer Hudson y el rockero Bruce Springsteen amenizarán la gran final del fútbol americano estadounidense en el que los Pittsburg Steelers y los Arizona Cardinals definirán la corona de campeón.

Hudson, ganadora de un Oscar como mejor actriz secundaria en "Dreamgirls", en 2006, cantará el himno de Estados Unidos en su primera aparición pública después del asesinato de su madre, hermano y sobrino en octubre.

La actriz y cantante será la sucesora de otras celebridades como Billy Joel, Neil Diamond, Whitney Houston, Garth Brooks o Beyoncé, en un evento que el pasado año atrajo una audiencia de 148 millones de espectadores sólo en Estados Unidos, de acuerdo con la NFL (National Football League).

Bruce "The Boss" Springsteen y la "E Street Band" cantarán en el medio tiempo del desafío.

La presencia de Springsteen se enmarca dentro de la tradición de los últimos años en el Super Bowl, certamen por el que han desfilado reconocidos intérpretes como los Rolling Stones, Paul McCartney, Prince, Tom Petty, U2 y los Heartbreakers, entre otros.

Aunque durante años la contienda estuvo animada por bandas universitarias y de escuelas preparatorias, ya en 1988 se llamó a Chubby Checker, conocido como el "rey del twist", que se convirtió en el primer músico popular que actuó en la lid.

Cinco años más tarde, en 1993, llegó el clímax con la presencia de Michael Jackson, quien nuevamente estuvo "presente" en 2008 a través de un anuncio comercial patrocinado por una popular marca de refrescos.

Janet, la hermana de Michael, sufrió uno de los instantes más recordados de un Super Bowl, cuando en 2004, en plena interpretación, se le desgarró el vestido y quedó al descubierto uno de sus pechos. Desde entonces, los conciertos de rock en la cita son más "convencionales", la televisión recurre al "falso directo" con unos segundos de retardo y las medidas para diseñadores y responsables de vestuario son más exigentes.

Ahora, ante la presencia de más de 70.000 espectadores en el estadio Raymond James de Tampa, el Departamento de Seguridad Interior y el Buró Federal de Investigaciones (FBI) han elaborado un minucioso plan de protección para los asistentes, aunque existe un elevado nivel de preocupación, pues se considera que la instalación deportiva carece de las medidas apropiadas de otros edificios y estadios.

De acuerdo con los organismos de inteligencia, las fuerzas que los representan tienen que permanecer en "máxima vigilancia", ya que los criminales podrían pasar por oficiales gubernamentales o militares utilizando placas y uniformes del cuerpo de seguridad de Florida robados en ese estado en 2008.

Y aunque no existe información relacionada con la posibilidad de algún ataque terrorista, la Administración Federal de Aviación restringirá los vuelos en el área cercana al estadio el día del partido y miles de efectivos controlarán las zonas aledañas.

El majestuoso Raymond James, conocido como "la joya de la corona", será punto de convergencia del deporte mundial el domingo cuando los Pittsburg Steelers luchen por su sexta corona y los sorprendentes Arizona Cardinals traten de demostrar el error de aquellos que los tildaron de "cenicienta".
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|11:44
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|11:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes