Deportes

Sub '20: Un camino de sufrimiento hacia el hexagonal final 

No fue fácil para Argentina la clasificación a la fase final en el Sudamericano, porque el equipo no mostró el rendimiento esperado y corrió desde atrás en varios pasajes.

En el debut, ante el anfitrión Venezuela y en un marco que nunca se volvió a repetir en el estadio Monumental de Maturín, los dirigidos por Sergio Batista no se habían acomodado en el campo de juego cuando Rondón, de penal, puso en ventaja a la "vinotinto".

Los nervios de los juveniles saltaban a la vista en sus primeros minutos en un Sudamericano, pero las piezas se acomodaron y el delantero de Lanús Eduardo Salvio marcó el empate a los 22', que iba a significar el resultado final.

El equipo argentino tenía el desafío de demostrar que el empate con sabor a derrota ante Venezuela fue producto de las ansias de un grupo de chicos y no lo hizo, más allá de que
consiguió un triunfo frente a Perú 2-1.

Igual que en la presentación, el conjunto dirigido por Sergio Batista debió reaccionar ante la temprana adversidad. Luis Trujillo clavó un tiro libre de otro partido, a los 3 minutos del
primer tiempo, para darle la ventaja al elenco peruano. Otra vez perdía desde el vestuario

Los autores de los goles que revirtieron el marcador fueron el delantero de Vélez Jonathan Cristaldo, a los 22 del primer tiempo, y una vez más apareció Salvio, a los 31' para darle tres puntos que resultarían vitales en el futuro.

La clasificación del seleccionado argentino a la siguiente ronda del Sudamericano quedó en duda después de otra agónica igualdad con sufrimiento y que pudo ser goleada histórica de
acuerdo a lo visto los primeros 30 minutos de partido.

Colombia se puso en ventaja con la complicidad de una defensa argentina que no aprendió la lección tras tropezar dos veces con la misma piedra, la que aparece en los primeros instantes de los encuentros.

Dos goles de Marco Pérez, al minuto de comenzado el partido y a los 22' del primer tiempo, complicaron el panorama de la selección argentina, que sacó adelante un panorama completamente adverso y reaccionó con goles de otro jugador del club de  Liniers, Leandro Velázquez, a los 34' del primer tiempo, para llegar a la igualdad con un cabezazo de Salvio, a los 7' de la segunda etapa.

El último "parto" lo vivió ayer. Argentina jugó su peor partido en el Sudamericano ante Ecuador, aunque el resultado final fue empate 2-2.

En el cierre de su grupo, Argentina debía al menos igualar para acceder a la próxima instancia del certamen clasificatorio para el Mundial de Egipto. Este partido fue el que se diferenció
de los anteriores, porque se empezó ganando. 

Cristian Gaitán, quien comenzó en el banco de suplentes en el Sudamericano y fue ganando minutos en cancha, marcó la ventaja parcial a los 32 minutos del primer tiempo, pero la siesta de Argentina retornó rápidamente porque a los 39' Jefferson Pinto -de cabeza- y Juan Luis Anangonó, a los 32' del complemento, comprometieron más que nunca las posibilidades "albicelestes".  

Iván Bella le devolvió el alma al cuerpo a un Batista que estaba lamentándose a cuenta y, una vez que el jugador vio la segunda amarilla, comenzó a ver el reloj.

Esa es la imagen que dejó Argentina, la de pedir la hora frente al visible cansancio por la seguidilla de partidos. Pero a partir del sábado comienza otra historia, otro camino, y habrá que transitarlo de una manera más segura para llegar al Mundial de Egipto.
En Imágenes