Carlos Casciani

"Preferimos ir paso a paso; después veremos cómo se presenta 2009"

Integrante de Los Alfajores de la Pampa Seca, banda legendaria que hoy vuelve a los escenarios.

"Nos sentíamos en deuda con el público", resume Carlos Casciani vía telefónica con MDZ.

Esa es la razón de -digámoslo con todas las letras- un histórico regreso. Luego de una larguísima ausencia en los escenarios, sólo interrumpida por una única presentación en el Mendorock hace dos años, Los Alfajores de la Pampa Seca vuelven al ruedo.

El legendario cuarteto -que integran Casciani, Sergio Bonelli, Roberto Fiat y Gerardo Lucero-tocará esta noche en el Ciclo Verano Vendimia y la propuesta, claro está, es francamente imperdible.

Según adelantó uno de sus pilares, la banda llenará el aire mendocino con joyitas musicales de sus tres discos: "La banda del garage" (1993), "Tarros con malvones" (1997) y "Diez años vivos" (2000).

Pero la cosa no queda ahí. Antes del esperado reencuentro con su público, cada uno de Los Alfajores subirá con sus proyectos actuales. Hablamos de las duplas López Fiat y Requena Bonelli, y de Bajo Cuerda, el grupo que el baterista lidera.

Sobre este sorpresivo regreso nos cuenta, entusiasmado, Carlos Casciani.

- ¿Cómo se dio esto de que reunieran en un mismo escenario?

- Después del Mendorck 2007, donde la banda vuelve oficialmente a tocar, ya estaban dadas las condiciones como para que volviéramos a trabajar juntos. Inclusive estuvimos charlando en esa oportunidad, la posibilidad de hacer dos o tres actuaciones por año, bien producidas y en un teatro. Nos planteamos tocar menos pero con una buena producción. Pero durante ese año, Gerardo (Lucero) tuvo un problema grave de salud y no quisimos ponerlo en el compromiso de retomar el trabajo con Los Alfajores. Preferimos esperar que él se recupera y que pudiera volver al ruedo sin dificultades; y por suerte eso pasó. Gerardo superó muy bien esa situación y se volvieron a dar las condiciones que necesitábamos para sentirnos bien tocando juntos. Apareció la propuesta de la Secretaría de Cultura de hacer una noche de rock clásico, uniendo los proyectos donde participaron cada uno con Los Alfajores al final. Nos gustó la idea porque estaba dentro de las condiciones que pedíamos.

La legendaria banda en el Mendorock 2007.

- ¿Se trata de reencuentro casual o hablamos de una vuelta definitiva?

- Preferimos ir paso a paso, viendo cómo nos sentimos en cada toque, ir recuperando esa química de estar juntos y de producir música juntos –que fue lo que mantuvo a Los Alfajores, durante todos estos años, unidos-. En los ensayos todo eso viene bien, hay buen clima de trabajo. Por eso, primero vamos a ver qué pasa hoy y después veremos cómo se presenta el año 2009.

- ¿Cuál fue el click que los llevó a la pausa?

- Estuvimos juntos más de 13 años, hicimos giras, tres discos y nos agarró el 2001, donde explotó el país y todo eso genera desgate en cualquier grupo humano y también situaciones no queridas. Eso llevó a que el grupo se desgastara y en el año 2002 se produjo este paráte. Pero ya pasó; somos gente grande y lo que ahora buscamos es hacer música, sentirnos bien tocando juntos y poder disfrutar junto a la gente esta posibilidad que nos da la vida. El público mendocino siempre ha sido –y esto no lo digo demagógicamente sino porque es lo que sentimos- muy bueno con nosotros. En esta última época nos reclamaba que volviéramos; no pasaba una semana sin que alguien en la calle nos parara y nos preguntara por el grupo. Eso, de alguna manera, nos hizo sentir que era importante -para nosotros y para la gente-, volver a tocar. También era importante recuperar ese feeling que se da siempre que Los Alfajores están en el escenario. Y en eso estamos: tratando de volver al ruedo juntos, y de tener una buena noche con los mendocinos.

- Los Alfajores es una banda emblemática en la historia del rock mendocino, ¿fueron o son concientes de eso?

- Uno no es muy conciente de lo que hemos hecho. Por lo menos en lo personal, me doy cuenta cuando la gente me para en la calle y no es una cara conocida para mí. Ahí recién asumo que ha sido importante lo que hizo la banda, para un sector del público de Mendoza. Cuando, por ahí, escucho en la radio que todavía se ponen canciones de los tres discos, me caen las fichas. Esto dicho sin ninguna vanidad, sin creérselas. Somos gente común que todos los días nos levantamos temprano. No nos sentimos ‘estrellas del rock n roll’ y es muy importante sentir que la gente reconoce el trabajo que hemos hecho. Nos sentíamos en deuda con el público y estamos muy contentos de volver compartiendo escenario con las propuestas que cada uno  ha seguido desarrollando de forma personal. Son esos premios que te da la vida y que no tienen precio.

- ¿Cómo creés que va a recibir el público que cautivaron con sus actuales proyectos, las canciones de Los Alfajores; y viceversa?

- Está bueno que uno pueda mostrar también lo que ha podido hacer con otros músicos -en el caso de Bajo Cuerda, con Víctor Silione, Raúl Zamarián y Paula, que es mi hija; con quienes hemos compartido 6 años y un disco recién editado-. Va a hacer una sorpresa cómo reacciona la gente que irá a escuchar cada una de las propuestas pero creo que se trata de un público que tranquilamente puede disfrutar de todas. El público de Los Alfajores es muy abierto de cabeza.

"Blues de Godoy Cruz" - Bajo Cuerda

- ¿Podés adelantar algunas de las “joyitas” que se van a escuchar?

- Vamos a recordar nuestros tres discos editados. Se van a escuchar canciones que están incluidas en cada uno de esos álbumes. Por ejemplo, abrirá el show “La banda del garage”, tema que dio título al primer disco, editado en 1993; del segundo, “Tarros con malvones”, de 1997, una de las canciones será “Cómo llegar a casa” –que para mí es un joyita que describe una ruta de colectivo-. Y del último, “Diez años vivos” se van a escuchar varias canciones; una de ellas será “Buenos momentos” -que, sin querer, referencia a los buenos momentos compartidos con la banda- y otra, “La Polca”, que es un tema instrumental que siempre tocamos.



"Buenos momentos" - Los Alfajores de la Pampa Seca.

- Si miramos para atrás ¿qué cosas buenas pensás que le pasaron al rock mendocino en los últimos años?

- En primer lugar está la diversidad; la posibilidad que hoy tienen los músicos jóvenes de obtener información muy rápida y fácilmente. Hoy, por Internet se pueden conocer bandas que son prácticamente desconocidas para el público masivo. Eso permite nutrirse y que puedan aparecer voces propias a partir de esa diversidad. 

A eso se suma la cantidad; hay muchísima gente joven que está haciendo música, y que tiene acceso a tecnología que en nuestra época no existían. Entrar a un estudio de grabación, cuando teníamos 17 años era descubrir el paraíso. Si bien hoy no es gratis, está la posibilidad tecnológica de poder grabar en tu propia casa, con una buena computadora. Hace 20 o 30 años atrás era algo impensable y eso ha generado una diversidad y una cantidad de propuestas enormes.

Otra cosa positiva es la posibilidad de editar un disco en formato profesional y en forma independiente; no digo que es fácil de alcanzar pero sí que está cerca, más teniendo en cuenta los convenios con el MIMM que reducen un 40% los costos. El movimiento le facilitó a más de 50 agrupaciones mendocinas, de distintos géneros, poder tener sus discos en menos de dos años. No hay otro antecedente histórico en Mendoza de algo semejante.

- ¿Y qué puntos negativos señalarías?

- Está la separación del circuito. Por un lado tenés muchos músicos, buena calidad, muchas producciones y discos y no tenés dónde mostrarlos. No hay donde tocar en vivo. Recién ahora, en el verano, hay lugares por los festivales de Vendimia pero después de marzo eso desaparece. Es decir que desde marzo hasta diciembre Mendoza prácticamente se queda sin circuito musical –ni estatal ni privado-. Los espacios culturales privados casi no existen y son muy pocos los que están autorizados por las distintas municipalidades; y desde el punto de vista estatal nos encontramos con muchas dificultades para poder conseguir una sala –se quiere vender el Teatro Mendoza y tanto el Independencia como el Quintanilla están saturados de fechas-. Como no hay política ni legislación que proteja la producción local, se genera crisis. Y si no encontramos, entre todos, canales en donde esas crisis se puedan resolver, lamentablemente quedan muchos músicos en el camino.

El músico en un recreo durante el Mendorock 2007.

- Una de las actividades del MIMM de este año fue justamente crear un calendario de presentaciones…

- Tenemos siempre como objetivo generar herramientas para que el músico pueda, dentro de la autogestión independiente, hacer su actividad lo menos traumática posible. Nuestro ciclo en el Teatro Independencia pretendió que los músicos que habían editado disco pudieran presentar, de forma digna y una vez por mes, sus trabajos. Finalmente lo pudimos hacer y, pese a las dificultades, fue una experiencia positiva que se puede mejorar. Ahora estamos a la espera de una reunión con el director del teatro, que está pactada para febrero.

- Daría la sensación de que recién en el año pasado se vieron los frutos de la intensa tarea que desde hace años el MIMM viene desarrollando…

- Tal cual. Es un trabajo de hormiga. Cuando comenzamos con esto nos propusimos construir una organización que generara herramientas para los músicos desde los mismos músicos. Hoy miramos para atrás y decimos: ‘qué bueno que empezamos con esto y que le dedicamos tiempo personal’. Cada disco nuevo que sale es como un triunfo personal y del colectivo –de todos los que hemos decidido juntarnos para tratar de producir música en mejores condiciones-. Se trata de no quedarse llorando por lo rincones sino de ponerse de pie y de generar propuestas para hacer que las cosas estén mejor. Este año pretendemos, junto a otras organizaciones a nivel nacional, poder lograr la ley nacional de músico. Hay mucho trabajo por hacer, y hacen falta ideas y voluntades para acelerar el paso.

"La tabla del uno" - Los Alfajores de la Pampa Seca.


Ficha técnica:
Noche de Rock Clásico (Ciclo Verano Vendimia)
Sábado 25 de enero - 21.30
Fuente de los Continentes, Parque Gral San Martín, Ciudad. Gratuito.
Actúan:
Bajo Cuerda
Morcy Requena y Sergio Bonelli
López / Fiat
Los Alfajores de la Pampa Seca
Proyección del Documental "Rock Mza".

Opiniones (0)
13 de diciembre de 2017 | 00:56
1
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 00:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California