Ricardo Guerrero

"Convertí un oficio en una profesión"

El reconocido dj mendocino cuenta detalles de su vida.

Cuando le preguntan qué significa la música en su vida, no duda en responder, "la música me permitió ser lo que hoy soy: tener una profesión, conformar una familia y tener una estabilidad económica", y agrega a esa lista, "puedo hacer lo que me gusta y que me paguen por ello".

Amante del mountain bike, a los 18 años comenzó a estudiar Arquitectura en la Universidad de Mendoza y para poder afrontar económicamente su carrera, "pasaba música en algunas fiestas", según sus propias palabras. "Llegó un momento en que tenía tanta demanda que quise dedicarme de lleno a esto". 

Así fue como el dj mendocino Ricardo Guerrero decidió ser un profesional haciendo lo que le gustaba. "Llegué a convertir un hobby en un oficio y luego un oficio en una profesión", asegura con gran orgullo y agrega: "si no me hubiera dedicado a esta actividad, me hubiera gustado ser coordinador de Turismo, me encanta viajar".

Junto a su amigo y colega Javier Guerra generó la empresa Guerra - Guerrero Dj's y actualmente asesora a clientes y amigos en el diseño y puesta en funcionamiento de salas de audio con su correspondiente acustización y compra de equipos.

En pocas palabras, se reconoce como una persona muy obsesiva con la perfección y la responsabilidad. "A simple vista, parezco muy serio, pero los que logran conocerme descubren a alguien muy amigable".

Ricardo Guerrero se animó a responder sinceramente trece preguntas:

- Mi orgullo íntimo: haber logrado de un oficio una profesión.
 
- Mi peor defecto: mi afán por la perfección.
 
- Mi carácter: quienes me conocen aseguran que "es difícil".
 
- Mi sueño imposible: creo que no existen sueños imposibles. En todo caso, difíciles de alcanzar; o tal vez, nos lleven toda la vida alcanzarlos. Por eso creo que mi sueño es tener una vida normal, tranquila y alegre.
 
- Mi mujer ideal: ya la encontré, y me ha convertido en el hombre que soy.
 
- Mis lecturas preferidas: me inclino por las historias verídicas.
 
- Mi modelo de país: ¿Quién no quiere un país donde se pueda crecer, trabajar y vivir en paz? Lamentablemente los que nos gobiernan y también los que no, cada día se vuelven más egoístas, cada vez tienen menos valores y eso nos lleva al "sálvese quien pueda".
 
- Mi deporte favorito: Mountain Bike. Se ha convertido en mi mejor remedio para el estrés. Es increíble cómo logro abstraerme del mundo; sólo debo pensar dónde colocar mi rueda delantera, y cómo bajar lo mas rápido posible. Lo recomiendo.

- Mendoza: de todas las ciudades que conozco, sin dudas, es la más linda. Tiene todo lo que se puede necesitar: los paisajes, la noche, su gente -que ha dejado de ser tan cerrada como se decía-. Sólo hay que andar un poco y ver cómo se ha vuelto un lugar muy divertido.

- La música que me transporta: no tengo un género de música en particular. Puedo escuchar desde folclore hasta techno, es según el momento y mi estado de ánimo. Por lo general no escucho los temas de moda, busco que sean ricos musicalmente o que tengan alguna letra que me sugiera algo.
 
- Mi comida favorita: me gustan las comidas que impliquen una forma divertida de comerlas, como el sushi, raclette o fondue acompañadas con Malbec.
 
- Tres lugares en el mundo: un día en Whistler Mountain Bike Park , una noche en Ibiza y una tarde en cualquier playa de Brasil.
 
- Frase de cabecera: "nadie es imprescindible, salvo uno mismo". 

Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 22:47
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 22:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho