Arturo "Preche" Pardo

La búsqueda de la perfección está en los instrumentos

Luthier

En el corazón de El Cepillo, un paraje sancarlino donde la cordillera se acerca serena y majestuosa, por una huella polvorienta y atravesando un pequeño campo con monte autóctono y tierra virgen, se llega a la morada del creador de instrumentos. Entrar en su casa es predisponerse a que los sentidos “sientan sin miedo”.

Arturo “Preche” Pardo, el luthier, vive junto a su mujer Teresa y su hija Fabiola en una casa rústica, poblada de cerámicas artesanales, telares, tejidos, maderas de diferentes árboles y edades, en una finca de frutales y hortalizas cultivados orgánicamente.

Con el sol de la mañana que se cuela en el interior de la casa, aparecen figuras tersas, siluetas armónicas y sensuales que esperan las manos de nuevos virtuosos. Muchos instrumentos que ya fueron creados por el artista esperan, entre muebles y atrapasueños, el músico que los recree.

-¿Qué es ser luthier? ¿Es un oficio, una profesión, un arte?

-Y… es un arte, con técnicas. Fijate que cuando las ciencias comienzan a separarse de las artes, muchos buscaban definir donde encuadraban los hacedores de instrumentos, y al no poder encasillarlos ni en las artes, ni en los oficios, ni en las artesanías, nació en Francia la palabra luthier, que se refiere a un hacedor de instrumentos de arte, de música.

-¿Y cómo llegaste a este arte?

-Siempre fui autodidacta. El arte no es común, no se aprende en las escuelas, es algo con lo que se nace; tal vez se aprende a socializarlo.

-¿Pero, cómo comenzaste?

-Empecé como mecánico. A los 21 años me llevaron a Córdoba para trabajar en los motores de los coches de carrera, y a mí me encantaba eso de la fabricación, no la competencia. Me gustaba mucho la creación de piezas únicas, irrepetibles, donde el mecánico tiene que ir más allá de los manuales. Así empecé.

-¿Y la música, la fabricación de instrumentos?

-Siempre estuve relacionado con la música, mi padre era músico y cantante y mi madre, cantante. Así que me crié con la música; y desde que me acuerdo hacía cosas en madera: tallados, juguetes para mis hermanos, otras cosas. Después de los talleres mecánicos vino un viaje a España, y fue allí donde comencé a acercarme al arte de los instrumentos musicales.

-Comenzaste con la fabricación de instrumentos de arte…

-Sí, pero en realidad toda mi vida estuve en búsqueda de algo, y el símbolo identificatorio que ves en cada una de mis obras, que es la letra Ф del alfabeto griego simboliza toda esa búsqueda y el encuentro: un símbolo perfecto. Ese fue el trabajo previo a la creación de los instrumentos musicales: la búsqueda de ese símbolo. Al encontrarlo, lo demás vino solo.

-¿Y cuál fue el primer instrumento?

-Y el primero fue un contrabajo. Pero además, un luthier hace reparaciones, restauraciones, puestas a punto. Uno de los trabajos más importantes que hice fue la restauración de un Bergonzi, un violín del siglo XVIII; Bergonzi fue discípulo de Stradivarius y continuador de su casa.

-¿Cuánto tiempo lleva la realización de un instrumento?

-Por lo menos dos meses. Cada instrumento es único y es un nuevo desafío. Pero además, yo elijo la madera desde que está en pie, la sigo, la corto, la estaciono, la preparo y la espero hasta que sea el momento justo para trabajarla. En San Carlos hay muy buenas maderas, nobles, de variadas formas y durezas; yo trabajo en casi todas: nogal, cerezo, arce, peral; todas son buenas, hay que trabajarlas bien, descubrirle las vetas y destacar la belleza de cada una. Yo soy un gran admirador de los luthiers de siglos pasados, cuando se realizaban verdaderas obras maestras, donde había mucho trabajo con todas las dificultades de esas épocas; hoy, muchas de esas cosas ya no se hacen.

-¿Y creás instrumentos por encargue?

-Sí, esa es la forma que hoy trabajo, alguien quiere una guitarra o un violín u otro instrumento y yo lo hago, siempre buscando que la nueva pieza tenga algo especial que identifique a la persona que será su dueño.

-¿Qué pensás cuando estás creando un nuevo instrumento? ¿Cómo es ese momento?

-Hace tanto tiempo que buscamos que, cada momento es especial. La búsqueda de la perfección está en los instrumentos.

 

Opiniones (0)
20 de noviembre de 2017 | 05:16
1
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 05:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia