José Rivas

"A mí no me consta que Iris Lima se vaya a ir del Gobierno"

El subsecretario de Educación hace su balance del año que termina.

José Rivas es un caso raro. Maestro de corazón, y sin mucha rosca política, fue legislador de la mano del extinto partido FISCAL, volvió a su cargo de docente de adultos, y hoy es el número dos de la Dirección General de Escuelas.

Desde la Subsecretaría de Educación de la provincia, y a pocos días del cierre definitivo del ciclo lectivo 2008, el maestro Rivas da su propio balance y asegura que este año el sistema educativo de Mendoza mejoró.

Sostiene, además, contra todos los pronósticos, que no cree que Iris Lima, la jefa de la DGE, vaya a abandonar el gobierno de Celso Jaque.

Y confiesa su adoración personal por dos líderes políticos que nada tienen que ver entre sí. El demócrata Aldo Giordano y el justicialista Adolfo Bermejo. 

-¿Le gusta ser funcionario?

-Por supuesto, es interesante.

-Se lo pregunto porque usted hasta hace poco se desempeñó como docente.

-Sí, como maestro de grado titular en un Centro de Educación Básica para Adultos. Soy titular desde el año 96.

-¿Cómo se conectó con la política?

-En 2001 fuí electo diputado por el partido FISCAL y asumí en 2002. En 2006 terminé mi periodo de legislador y volví a mi cargo base de maestro de grado y director de educación de la Municipalidad de Maipú. El 17 de diciembre asumí como director de educación de jóvenes y adultos de la provincia y, en mayo, como subsecretario de Educación.

-Evidentemente, tanto la política como la gestión en educación son cosas que le gustaron…

-Son dos cosas distintas. La representatividad de ser legislador provincial, le da la oportunidad de debatir temas centrales de la sociedad. Uno así amplía la visión de Mendoza. Ser legislador para mí fue un desafío que me permitió conocer la construcción de normas, las necesidades sociales, etcétera. Me permitió tener un conocimiento amplio de la democracia. Y en el aspecto ejecutivo, fue algo completamente distinto. Ser director municipal también fue un desafío, porque la educación se maneja a nivel provincial. Tuve experiencias allí muy importantes, con seminarios para maestros y alumnos sobre convivencia escolar, por ejemplo.

-¿Y a ese trabajo en el municipio, le pudo dar continuidad en la DGE?

-Por supuesto. Se amplió la posibilidad de introducir cambios, modificaciones o aportes. Creció la responsabilidad.

-¿Pero cómo se siente siendo parte de una gestión con falencias y muy criticada, especialmente por la figura de la directora Iris Lima?

-Las acciones que hemos generado han sido positivas. En el caso de la directora Iris Lima, se ha dado una cuestión de percepción, pero ella trabaja permanentemente por la educación de los chicos. Y se pueden dar datos. A principios de año había chicos que demandaban educación y no se les podía ofrecer. Por eso se crearon los suficientes cargos: 130 en educación media, 74 salitas de cuatro. Esta ha sido una fuerte decisión. También dijimos que debía existir un consenso social por el sistema educativo para los próximos 10 años. Por primera vez se generó un espacio político con todos los partidos, con una responsabilidad y compromiso enormes respecto de la educación. La mesa de diálogo político participó en 17 departamentos de la provincia en distintas reuniones.

-¿Pero el objetivo de esa mesa de diálogo se logró?

-En realidad, se empezó a trabajar, se dieron las conclusiones y se sigue trabajando. Hay departamentos que generaron foros y siguen discutiendo sobre educación.

-¿Pero con esto no se apunta a modificar la ley de educación provincial?

-Son aportes que se pueden incluir en la ley provincial de educación. Pero el objetivo de la mesa del diálogo es lograr acuerdos para los próximos 10 años en política educativa de estado. Nosotros además iniciamos este año algunos programas de capacitación, como el llamado “Todos pueden aprender”, en el que se capacitó a 205 maestros de primer grado, entendiendo que el 13% de repitencia en primer grado obstaculiza un rendimiento óptimo en todo el proceso del chico. También capacitamos a directores y preceptores en convivencia escolar, que es un problema que hay que abordar de fondo. Además se trabajó en una pedagogía preventiva, para implementar políticas activas. Se incorporaron 5.000 horas cátedra en la educación media para trabajar específicamente con los alumnos que tenían problemas. Y a principios de año se hizo algo muy importante en media: aquellos chicos que pasaban de noveno a primero de polimodal y debían tres materias, se les abrió una mesa en abril para que aprobaran al menos una y quedaran en el polimodal. De 1.200 chicos, 800 rindieron al menos una materia y que no repitieron.

-¿Fue una decisión correcta la eliminación de los globales?

-En el primer ciclo no se puede tomar una evaluación integradora porque el chico se alfabetiza progresivamente. El proceso de aprendizaje es permanente, no en un resultado solamente, que colocaba al chico en una situación que no determinaba los resultados. Ahora la evaluación de saberes se va a tomar trimestralmente.

-¿Qué siente frente a que la Provincia no haya cumplido por primera vez con los días mínimos de clase que se establecieron por ley?

-Los 186 días las escuelas estuvieron abiertas. Y si hablamos de los 10 días de paro que hubo, también podemos decir que el chico podía faltar el 20%, que son 36 días. Además, no hubo una disminución de aprendizaje en los chicos. Esto no impacta porque el docente lleva su secuencia didáctica durante el año. Creo firmemente en esos procesos que lleva el docente. Sí podría ser una gran preocupación que no hayan clases 30 días.

-¿Por qué hubo tantos choques con el SUTE este año? ¿Han hecho un balance la relación?

-No voy a hacer un juicio de valor sobre el SUTE, pero lo cierto es que la paritaria estuvo abierta. Hubo dos comisiones que anduvieron perfectamente. Una fue la de los celadores. Y la otra fue la de cambio de funciones. Nosotros hemos generado para el año próximo 300 cargos de maestros secretarios, que nunca se habían generado, más 100 más para aquellos docentes activos. Hemos generado condiciones de trabajo.

 

-¿Por qué si ustedes hacen un buen balance, constantemente se dice que Iris Lima se va del Gobierno?

-A mí no me consta que se vaya a ir. Nosotros estamos trabajando con la profesora Lima, planificando febrero y el año que viene. Haciendo las correcciones necesarias y trabajando en el mejoramiento permanente del sistema educativo de la provincia.

-¿O sea que usted dice que Lima no se va?

-No, no. Bah, en realidad, todos los funcionarios estamos a disposición del gobernador…

-¿No sería justo para usted que se fuera Lima?

-Eso es una valoración personal. Trabajamos en equipo con Lima. Los proyectos se debaten, se propone, tiene una sensibilidad especial por el sistema educativo…es decir, yo estoy a gusto con la directora general de Escuelas y su liderazgo.

-¿A ustedes los incomodan los rumores sobre la directora de Escuelas?

-Estos comentarios en realidad son sociales. Aquí trabajamos en equipo y planificando…

-O sea que ustedes están trabajando como si el año próximo el equipo de la DGE continuara….

-Por supuesto, planificando 2009.

-¿Todavía se considera un independiente en política, o, dicho de otra manera, es uno de los pocos extrapartidarios de la gestión Jaque?

-Es así.

-En un tiempo, cuando era legislador, usted decía que al final de su mandato volvería a la escuela. ¿Dice lo mismo ahora?

-Por supuesto. A mí me fascina el grado. El aula es el lugar donde me encuentro conmigo mismo. Terminé en mayo (de 2006) y en junio volví a trabajar en la escuela, como un maestro más.

-¿No fue contrastante volver al grado después de ser legislador?

-No, el único contraste fue que habían algunos cambios en las planificaciones. Ahí nomas me puse al día y en una semanas estaba actualizado.

-¿Esto quiere decir que usted no se volvió justicialista en los últimos años?

-¡No! Yo coincido plenamente con el justicialismo. Soy un aliado del justicialismo. Comparto el proyecto de gestión de Celso Jaque y Adolfo Bermejo (intendente de Maipú).

-Pero no se hizo peronista…

-No, afiliado no.

-Yo pregunto, por ahí usted se hizo peronista en estos años…

-Yo soy del partido vecinalista Participar. Estoy convencido de los objetivos y propósitos de la gestión. Yo estuve en todo el proceso de construcción del proyecto electoral y de gestión.

-Usted ha tenido dos líderes políticos. El primero fue Aldo Giordano. ¿Qué opina de él?

-Un hombre íntegro, de fuertes convicciones, profundamente honesto, abierto e independiente.

-¿Le molesta que Giordano ahora esté en el PD?

-Cada uno puede tomar su decisión.

-¿Y que opina de Adolfo Bermejo, que está en la otra punta del espectro político?

-Es un líder político que tiene todas las cualidades para llevar adelante un proceso de transformación como el que lleva adelante en Maipú. Es un visionario que siempre está preocupado por solucionar los problemas.

-¿Y de Cobos, con quien estuvo alguna vez un poco cerca, qué opina?

-No opino de Cobos.

-¿Cuál fue su peor momento en política?

-El peor momento fue cuando FISCAL tuvo problemas y tuve que tomar la decisión de quedar como diputado independiente. Que se haya roto FISCAL fue lo que más me chocó. Yo llevaba sólo seis meses en la banca y tuve que decidir. Fue una desilusión y no me volvió a pasar.

Opiniones (3)
23 de noviembre de 2017 | 18:33
4
ERROR
23 de noviembre de 2017 | 18:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Mirá, sí, es verdad Iris Lima se va a ir... cuando te dicen que no se va, te están mintiendo para hacerte engranar... vos no les hagas caso. (Para el resto de Mendoza, no digan que Lima no se va, no queremos que Juanca haga un retroceso otra vez, viene bien con el tratamiento.)
    3
  2. Vayance los dos, no funcan teacher!!
    2
  3. Por lo que ha hecho hasta ahora, nadie le consta que la Tía Tita haya estado en funciones. Como muchos otros de esta desdibujada gestión.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia