Raúl Millán

"El veto presidencial a la Ley de Glaciares es una barbaridad"

Diputado provincial justicialista

"La Legislatura es un escenario donde aparecen los temas reales de la sociedad. La instancia final es el recinto, donde cada legislador llega con una posición tomada, y donde el público ve el resultado de un trabajo previo. Es como un teatro, donde lo que uno ve, tiene una raíz mucho más profunda en el tiempo y en el tratamiento de los temas, que se expresa en los discursos y en la fundamentación".

Así comienza la charla con Raúl Millán, ingeniero agrónomo de profesión y diputado provincial por el Justicialismo desde el 2006.

Con una vasta experiencia en los ámbitos educativos, llegó a la Legislatura provincial después de ocupar durante cuatro años el cargo de rector del Instituto de Educación Superior Valle de Uco y de ser Asesor de presidencia en el Instituto Nacional de Vitivinicultura.

Militante peronista desde los ’70, hoy es uno de los dos legisladores que representan al Valle de Uco en la provincia. Entre otros temas, en esta charla habló de ideologías, de los problemas del gobierno de Celso Jaque y del desgaste de la política partidaria.

- Cuándo habla de teatro, ¿piensa que el trabajo en la Legislatura es representativo de lo que pasa en la sociedad?

- Creo que lo representativo es el trabajo en Comisiones, porque allí se convoca a actores reales, personas, instituciones, organizaciones, que están a favor o en contra de la norma que se pretende establecer. Lo que llega a la Cámara, al recinto, es un despacho, con consenso o no, y el resumen de todo ese trabajo. En el recinto se expone lo trabajado y cada uno fundamenta su punto de vista. Por ejemplo, el tema del Ministerio Público, es un proceso de gestación de aproximadamente ocho meses, donde se hicieron entrevistas con los magistrados, con el Poder Judicial, con el procurador de la provincia, con el Poder Ejecutivo, con el Colegio de Abogados y, finalmente se llegó a un despacho de consenso; en el momento de llevar esto al recinto, cada uno fundamentó su punto de vista, más allá del consenso logrado. A veces, si no hay consenso también se expone las opiniones contrarias. Por eso digo que, es como un gran teatro que expone la resultante de un trabajo o ensayo, que se pone en escena, donde puede haber público, interesados, distintos actores que tienen que ver con lo que se va a tratar.

- O también extras o colaboradores…

- O puede ser que estén solamente los medios de comunicación que van a transmitir lo que está sucediendo.

- En este público, las nuevas organizaciones parece que empiezan a tener más relevancia a nivel social.

- Lo que ocurre es que Mendoza es la provincia que mayor cantidad de organizaciones reconocidas tiene (alrededor de cinco mil), esto significa que, más allá de que no estén todas en condiciones, hubieron cinco mil inquietudes en la sociedad para conformar estas organizaciones, que siempre tienen un objeto (fundamentalista, educativo, ético, religioso, ambientalista, etc.), pero que siempre lo tienen. Estas organizaciones, que conforman una red muy importante en la sociedad mendocina y que, si bien no tienen una representación directa como tienen los partidos en el parlamento, tienen una representación legítima que habilita los actos que realizan. Entonces, difícilmente uno pueda legislar si no tiene en cuenta toda esta representación, esta trama de la organización civil de la sociedad, que cada vez es más fuerte y que cada vez cobra más protagonismo a la hora de exponer determinados temas.

- En este nuevo espacio, ¿la política partidaria se tendrá que adaptar?

- La política partidaria se ha transformado en una bala que desciende en cuanto a las acciones cotidianas. Sí creo profundamente en la política y en la generación de políticas, pero otra cosa es la partidocracia, que son organizaciones que solamente se ponen en juego a la hora de las elecciones. Lo que ocurre, es que frente a los procesos electorales, también la partidocracia se fragmenta, se reacomoda, se forman nuevas alianzas, nuevas estructuras, que sirven solamente para un acto eleccionario. Con este mismo criterio, en algún momento, las organizaciones podrán empezar a asociarse y a agruparse para tener representatividad y poder sentar en la banca a un representante de asociaciones que tengan objetos en común. Hoy no es así, la Ley Electoral habla de la partidocracia, del voto físico, por eso, entre las cosas que se deben modificar, entiendo que se debe implementar el voto electrónico, que es un sistema que permitiría eliminar algunas falencias del sistema, como las listas sábanas o los punteros políticos, cuestiones que la gente critica con tanta realidad y crudeza.

- Hablando de reforma electoral, ¿se modificará el tema de la representatividad de los departamentos en la conformación de los distritos electorales?

- Hay un proyecto de ley pero en el que no se ha avanzado. Es una lástima que no se lo haya hecho hasta ahora, porque vamos a entrar en un año electoral, que implica que todo está sensibilizado, para que no se modifique nada. Sin duda que hay que modificarlo, porque existen departamentos que nunca tienen un representante y la gente de esos lugares se merece tener sus representantes, que reciban sus inquietudes o necesidades. Lo que sucede es que la política electoral es tan cruda que siempre se prioriza los lugares donde hay más votos. Lo mismo que sucede con Capital Federal y el interior del país se reproduce entre el Gran Mendoza y el interior de la provincia, y se da en todos los órdenes. Cuanto más lejos se está del centro menos acceso se tiene a que las personas se puedan promover. Es terrible, nos va llevando a un sistema centralista, que va dejando fuera de contexto a los departamentos más aislados o, algunos departamentos se van conformando en verdaderos núcleos de desarrollo, como San Rafael. Hay esquemas que se debiera adoptar como si fueran simuladores: el Valle de Uco, conformar una unidad de crecimiento que tenga esa simulación de gran ciudad y que represente también una descentralización de organizaciones. Por ejemplo, pensar que la Legislatura esté en Tunuyán o, la Corte en San Carlos. Hay que pensar en un esquema más descentralizado y federal, donde no esté todo concentrado en el mismo lugar. Podríamos aspirar a una descentralización que, incluso marcaría más independencia de los poderes.

- Y habría un desarrollo de las regiones.

- Sí, habría un desarrollo de las regiones y éste, es el punto que nos debe interesar: necesitamos que cada región se desarrolle porque es lo que va a generar la promoción de las personas y de las zonas. Yo creo que las personas tienen que estar promocionadas para actuar en la sociedad, en el trabajo, para ser creativos, para ser mejores negocios, y eso se da en la medida que se logren estas cosas: descentralizar, un sistema más legítimo. Hoy la Legislatura está en la Peatonal, tan lejos de las necesidades de la gente. Si cae granizo en Lavalle, de aquí a que nos juntemos todos…

- Sí, lo cierto es que el granizo es una catástrofe que convoca la atención de los funcionarios, pero hay otras necesidades de las personas de las que nadie habla.

- Hay personas que necesitan irremediablemente estudiar, porque si no, están condenadas individualmente. Hay mucha gente que llega a estudiar porque necesita ser promocionado y que tiene hijos. Porque este es un cambio de época importante, donde los chicos tienen la paternidad tempranamente, por elección o por accidente. Lo concreto es que hoy, muchas chicas son madres tempranamente y donde debemos asistir a esos hijos para que las madres puedan estudiar, porque si no lo hacemos, estamos promoviendo un círculo de pobreza, que se cierra cuando llegan chicos de hogares muy pobres a estudiar, después, asumen la paternidad, dejan el estudio y trabajan en una labor de muy mala calidad. Es un círculo vicioso de pobreza que comienza a profundizarse y reproducirse sobre el que hay que actuar rápidamente y donde el estado debe estar presente, porque es un punto muy vulnerable de la sociedad.

- ¿Y el estado está presente?

- No, no. El estado hace un esfuerzo muy grande, pero no hay una política que permita que una madre de 17 pueda estudiar, tener un trabajo y su chico esté cuidado como debe estar y no esté en una playa de estacionamiento de bebé. Hoy, hay una ley de Educación Nacional que contempla algo, pero el Estado es lerdo en las reacciones. Hay que trabajar, porque sino estamos en una sociedad que se va condenando, y quiénes son los primeros condenados, los que están más lejos. No son cosas aisladas, todo tiene que ver con la descentralización: mejores instituciones, distribución de la riqueza, mayor desarrollo local, más posibilidades de promoción para la gente.

- ¿Cómo ve al Valle de Uco en esto del fortalecimiento de las regiones?

- El Valle de Uco ha dado una muestra clara de fortalecimiento, que es la conformación del Consorcio para el tratamiento de los residuos sólidos urbanos (COINCE), es una muestra, por supuesto que aparecen un montón de limitaciones que las pone el hombre, que tiene localismos, que no ha visto los beneficios de integrarse regionalmente. Todo está condicionado por la rivalidad que se da en todos lados: los chicos en las escuelas, las uniones vecinales, los clubes, el gobierno fija posiciones encontradas, rivalidad entre las diferentes localidades de un mismo departamento. Vencer estas barreras que son muchas veces culturales, es un paso que hay que dar y mostrar los beneficios de la integración. El primer paso tímido, que ya se dio, es la conformación de este consorcio, que por otro lado es un ejemplo para la provincia. Creo que hay que integrarse, para poder descentralizar parte del gobierno. ¿Por qué, no puede haber Direcciones del gobierno central, con todo lo que significa, en el interior de la provincia? Eso requiere de una organización especial, de fortalecer la región, que implica tener pedidos serios, coherentes, responsables y con mirada al futuro. Por ejemplo, que bueno sería tener en el Valle de Uco la Secretaría de Ambiente, porque la zona es un ícono de lo ambiental, o, el Departamento General de Irrigación.

- Bueno, siempre se habla de integración como región, pero por lo que se ve, está costando bastante.

- Acá, lo que hay que hacer es abrir la cabeza a un pensamiento distinto, creativo, no egoísta, sino que permita que todos los ciudadanos tengan un poquito de igualdad entre sí, en una provincia como Mendoza, que más allá de las hipocresías que pueden aparecer en la sociedad, es ejemplo para otras provincias. Debemos seguir con cosas más grandes, atrevidas, audaces. Esto puede costar años o no, pero que en la medida que logremos hacer mejores propuestas vamos a tener más reconocimiento, qué mejor reconocimiento para la política.

- Pero en los últimos años, ha habido un descrédito de la clase política…

- Yo creo en la política y lo veo a diario: una persona que despotrica de la política y que no puede resolver un problema, termina en la política. Las cosas colectivas terminan en la política, que es la herramienta capaz de trabajar para el bien común. Los que estamos, tenemos esa responsabilidad y obligación. Y los que están afuera, tienen la obligación de marcar el camino. En el escenario del teatro hay que saber representar el papel que tenemos.

- Bueno, no necesito preguntarle si cree en la política

- Hay escenarios donde el hombre se expresa, es coherente, como la familia, donde todos saben lo que se piensa. La política es un escenario donde se puede pensar de una forma, manifestarse de otra y actuar de otra. Esta tricotomía, esta disociación es moneda corriente y nadie se escandaliza, por eso, esa posición y saltos de un partido político a otro y después la vuelta.
Yo vengo de la década del ’70, donde lo más sagrado era lo ideológico. La formación que traíamos de la familia, la escuela y la iglesia, que nos acercó a la solidaridad y las necesidades sociales, en el contexto de la universidad, no dejaba más alternativa que la militancia política, pero desde lo ideológico.

- Y hoy, ¿dónde queda lo ideológico?

- Y hoy lo ideológico está lavado, es un mate lavado, los partidos languidecen porque han perdido su ideología, todos se parecen. No hay una cuestión ideológica marcada, porque también el postmodernismo le llegó a los partidos políticos.

- Entonces, ¿el gobierno kirchnerista no tiene una tendencia hacia la ideología del peronismo?

- Por supuesto que sí, el gobierno de Kirchner toma aspectos centrales de la política social y de los sistemas de distribución del peronismo, esto marca una línea, pero no el Partido Justicialista que, es una herramienta electoral. Ahora, cuando hablamos de un gobierno que implementa la jubilación de amas de casa, una deuda interna histórica de la sociedad y de los gobiernos, no es un tema menor. Lo mismo que romper con las AFJP, un sistema que no funcionó. O empezar a tomar actitudes activas frente a una crisis económica, esas sí, son cuestiones netamente peronistas.

- Pero usted lo analiza como parte de un gobierno y no de un partido.

- Claro, porque los partidos están vacíos de contenido. No son estructuras de poder donde se discute la política o se analiza, es un ámbito que sólo funciona en la época de elecciones.

- Eso es parte del postmodernismo. Ahora, ¿es un error de los partidos políticos, deberían volver a ser espacios de discusión ideológica?

- Yo creo que no se puede forzar nada. Cuando hablábamos de las organizaciones civiles, el peronismo lo vio como la comunidad organizada, poniendo el acento en las organizaciones civiles y no en los partidos políticos, así lo entendía Perón. Son esas asociaciones que cobran tanta fuerza hoy, por una necesidad de estar organizadas, el resultado de cómo la sociedad se organiza para defenderse en esta selva con tantas fieras, para protegerse de esta situación postmoderna, como la globalización, que se lleva todo puesto, que parecía una fiesta y no lo es. Por ejemplo, aparece la instalación de casinos y paralelo a ello, la asociación de ayuda al ludópata. Aparecen. Lo que tiene que haber, y quizá sea la deuda más grande del estado y del gobierno, es un acompañamiento del estado para dar respuesta a esas demandas reales y genuinas.

- Le cambio sustancialmente de tema. Hablemos del presupuesto provincial 2009.

- El presupuesto está en proyecto, hemos avanzado en la presentación de los ministros. Viene con un incremento, pero no ha habido grandes movimientos internos. Esa es la disposición del Ejecutivo. Ahora, vamos a acordar para fortalecer algunas áreas: en educación, la formación docente necesita un fortalecimiento para formar docentes, porque hay una falencia, y a esto hay que ponerle plata. También, fortalecer los controles, de medioambiente, de los alimentos, justamente con la ley impositiva se dio un paso importante en el control de alimentos que ingresan a la provincia. Otro tema muy fuerte son las nuevas leyes de la infancia y la adolescencia, donde hay que poner fuerza, porque si no, estamos comprometiendo las generaciones futuras; también el tema seguridad. Pero prácticamente se mantiene el nivel de participación de las distintas actividades. Se sigue con el mismo esquema. Vamos a discutir sobre los controles, el gobierno debe controlar todo, porque es el responsable, debe estar atento a tener controles: en medioambiente, en salud, en leyes de la infancia, en alimentos, que se cumpla con servicios adecuados.

- Ya que hablamos de medioambiente, ¿que opina del veto presidencial a la Ley de glaciares?

- Me parece que el veto es una barbaridad. Es una acción política innecesaria, que nos perjudica y nos compromete. Tengo esperanza en que este perjuicio que pueda causar la ley, esté salvado por la gente, por las organizaciones. Frente a una acción de esta naturaleza, quiero ser optimista.

- Como que estas organizaciones deberían ser respaldo para el gobierno, no desestabilización…

- Exacto, que el gobierno diga “tengo 30 millones de firmas y respaldo para actuar”. Lo del veto es una barbaridad. De todas formas, un tema que tiene que ver con esto es que hoy, ya se considera al agua como un recurso no renovable, como el petróleo, y empezamos a considerarlos bienes estratégicos. Recientemente se aprobó que las aguas minerales paguen ingresos brutos: estos ingresos habrá que ver si se destinan a investigación, tecnificación o desarrollo tecnológico que tenga que ver con los dos elementos esenciales y estratégicos, el agua y la energía.

- ¿Usted trabaja en el proyecto de las microturbinas para la generación de energía?

- Más allá de los grandes emprendimientos, como Los Blancos o Portezuelo del Viento, el proyecto de las microturbinas se viene trabajando con la universidad y con diferentes organizaciones. Hay que flexibilizar todo el tema legislativo para que se pueda aprovechar toda la energía de los cauces pequeños de agua, concesionarlos, y que los excedentes puedan subirse al sistema interconectado de energía. Es una alternativa que hoy se está desperdiciando, que no hay que ponerle plata sino ideas. Hay que sentar a todos las organizaciones involucradas y el Fondo de la Transformación, para que aporte los fondos. Y hay que agregarle la producción de peces en todos los cauces de agua, que es más barato que criar pollos.

- ¿Cómo es la situación del agro mendocino?

- Está muy mal, lo más serio es que no hay formación de precios para ningún producto, entonces se hace muy difícil las negociaciones. También hay un problema macroeconómico, la política cambiaria, por la que quedamos fuera del negocio y otros proveedores están tomando los mercados. El gran desafío es transformar los productos en no perecederos y ver cómo se va a comercializar.

- ¿Piensa que se debería devaluar?

- Y, yo le daría un toque.

- El gobierno habla de una devaluación gradual.

- La gradualidad es para evitar corridas, pero esta forma, para los productos de nuestra región no llegará a ponerse a tono con las necesidades. Debiera haber reintegro, liquidación de las retenciones, la devolución del IVA automática. El planteo de los productores tiene una cuota de racionalidad importante, y el problema por ahí es plantearlo desde la queja y no desde un nuevo escenario que permita zafar. Hay que crear escenarios nuevos, donde se aporte.
Por ejemplo, el ajo hoy no está en manos de los productores que lo vendieron como pudieron, lo tienen otros, que forman parte de la cadena, pero que no van a participar de sus ganancias acá. Es un esquema perverso, donde los productores tienen la mayor inversión y riesgo y el menor beneficio, mientras que para los acopiadores y exportadores es a la inversa, menor inversión y riesgo y más beneficios. El gobierno tiene que aportarle al que tiene más riesgo y menor beneficio, no a la inversa.

- ¿Y el gobierno que hace?

- Se ha pensado en políticas de subsidio y crédito a tasas bajas para capital de trabajo, para mantener el estado de costo y no de beneficio, mantener el aparato productivo.

- ¿Qué va a pasar con el Fondo Anticíclico?

- En Diputados le dimos media sanción para darle un instrumento al Estado para paliar la crisis y a los municipios también, porque éstos ya tienen que hacer frente a diferentes problemas que han surgido en los últimos tiempos y deben tener a qué echar mano. Con ese criterio dimos la media sanción, parte para ayudar al agro y otra para los municipios.

- ¿Qué opina de los anuncios que ha hecho la presidenta?

- Que son fabulosos, la obra pública…

- Muchos de los anuncios ya estaban…

- Sí, porque se vinieron anunciando en distintos ámbitos y después vino el anuncio del Megaplan de obra pública que se complementa con las ayudas para estimular el consumo. Es una forma de promover el consumo, evitar la recesión y mantener los niveles de empleo.

- ¿Vendrá ayuda para el agro mendocino?

- Yo creo que sí, aparentemente hay recursos que empezarán a llegar a partir de enero.
Es lo que se puede hacer para enfrentar la crisis. Un fondo de salvataje con los recursos que se obtuvieron de las AFJP.

- ¿Cuál es su evaluación del gobierno de Celso Jaque?

- El gobierno justicialista de Jaque ha tenido un año complejo en algunas áreas. En educación, en el área económica aparecen ahora, algunos servicios como salud, donde no ha habido las respuestas a las necesidades de la gente. No hablo del tema seguridad porque esto no se lo puedo atribuir sólo al gobierno de Jaque, porque esto se va a resolver en varios años con una política más sistémica. Con buen criterio, hay que poner énfasis en lo económico y lo educativo porque eso repercute en el mediano y largo plazo sobre la seguridad. Y por eso tenemos que aportar todas las herramientas desde el ámbito legislativo para que el gobierno tenga éxito.

- Usted, que tiene una vasta experiencia en educación, ¿qué evaluación hace del último año?

- La educación este año tiene problemas estructurales que se resumirían en tres aspectos: una mala política de recurso humano, la falta de docentes capacitados que aseguren calidad educativa y, la infraestructura. Esto se tradujo en que no se pudo completar los 180 días de clase, en una situación de inequidad y mal servicio. A partir de este año hay que poner fuerte hincapié en la educación superior, en la formación docente. El contrasentido en el sistema, es que la educación superior no es obligatoria, pero es la que asegura romper el ciclo de pobreza y que los chicos cumplan con los niveles de educación obligatoria. Ahora parece que se está trabajando en la infraestructura. También, hay que modificar la ley de incompatibilidad del docente, traer docentes de otras provincias y racionalizar el recurso humano. Otras medidas serían “repatriar” los docentes que están adscriptos a otras funciones, a su ámbito específico y, realizar un examen médico obligatorio a todos los educadores.

- Recientemente los medios periodísticos hablaron del alejamiento de Iris Lima de la cartera de Educación. También se habló de que usted ocuparía ese cargo.

- No he tenido un ofrecimiento y, no se si me interesa, porque es muy difícil ordenar las cosas antes del nuevo ciclo lectivo, queda muy poco tiempo. Por ahora, no hay nada. Además, estoy trabajando bien en la Legislatura. El cargo para Educación no está en mi cabeza, hay que tener un equipo muy grande. Sí es cierto que tengo experiencia y carácter, pero creo que no lo tomaría.

- Siente que es productivo en la Legislatura.

- Sí, yo trabajo en la Legislatura.

- ¿Hay gente que no trabaja?

- Sí, hay gente que no trabaja.

- ¿De todos los partidos?

- Sí, hay gente que toma la Legislatura como una beca, otros para resolver problemas personales.

- Se viene un año electoral, ¿como está el PJ y usted en particular?

- Yo no tengo demasiadas expectativas. Termino mi mandato en 2010.

- ¿Es kirchnerista?

- No, he apoyado a Kirchner en las elecciones pero hoy no puedo decirme kirchnerista. Apoyo al gobierno porque es justicialista pero no tengo ningún hito.

- Pero hoy, hay algunos justicialistas que están decididamente encontrados con el gobierno.

- Yo no estoy encontrado, apoyo al gobierno.

- ¿Se perfila de la misma manera para el año electoral?

- Eso después de marzo lo podré responder. Hoy, tengo un compromiso de apoyar al gobierno de la provincia en la Legislatura. Es decir, darle todas las herramientas para que pueda hacer un buen gobierno. Es un compromiso político, como militante, como peronista. Espero que le vaya bien a este gobierno, y si le va mal, hay que hacer muchas más cosas para defenderlo.

Opiniones (1)
19 de agosto de 2017 | 01:10
2
ERROR
19 de agosto de 2017 | 01:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Felicitaciones al diputado Millan por su postura. Esto habla una vez mas de la soberbia y arrogancia del matrimionio gobernante K que SIEMPRE AMAGARON CON LA IZQUIERDA Y AGARRARON CON LA DERECHA ( al decir de Juan Domingo Peron ) ... Se los dijo en la Plaza cuando volvio y aun les duele, pero sacan a relucir sus bustos y fotos en cuanto acto pueden, recien en los ultimos tiempos Gracias a ellos y a muchos pero muchos diputados provinciales y nacionales , el Justicialismo perdera por goleada en el 2009 y en el 2011 , porque al decir de Lilita Carrio " el pueblo no quiere mas gobiernos defacto"
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial