Mario Bustos Carra

"No existe un plan económico a largo plazo"

Presidente de la Cámara de Comercio Exterior de Mendoza

Trabaja relacionado en el Comercio Exterior hace 35 años, pero en la Cámara está hace 15. Asegura que la experiencia lo ha convertido en un especialista de la disciplina, desde el punto de vista del administrativo, el vendedor, el despachante de aduana, en definitiva, todas las tareas propias al desarrollo del comercio exterior en general.

 

Muy ligado al sector olivícola, (es parte del Comité Olivícola de Cuyo) no deja de pensar en las demás industrias de la provincia y espera que en los próximos años se generen nuevos negocios y nuevas actividades económicas.

 

Orgulloso de su "mendocinidad", es un optimista por naturaleza y confía en que el futuro de la provincia será brillante.

 

-¿Cuál es el rol de la Cámara de Comercio Exterior de Mendoza?

 

- En 15 años que he trabajado en la cámara hemos tratado de que tenga un perfil, que sea una entidad facilitadora de las actividades comerciales, canalizadora de negocios comerciales, y por sobre todo, gracias a los servicios directos que ofrece, al exportador, y ahora los importadores, pueda encontrar soluciones.

Gestiona 2500 exportaciones mensuales, ya sea certificaciones, tramitaciones. Servicios que ofrecemos a empresas que están vinculadas a nosotros, ya sea porque tercerizamos servicios, ya sea con control de calidad o como en certificación en origen para la fruta fresca. Tanto al socio como al no socio.

 

- Mendoza tiene un carácter exportador netamente vitivinícola, pero ¿qué industrias han crecido en su participación en el comercio exterior en los últimos años?

 

- Sí, el sector olivícola y el frutícola han crecido, pero evidentemente la vitivinicultura sigue siendo predominante.

 

- ¿Cree que hay una política de exportaciones en Argentina?

 

- Absolutamente no, y desconozco el por qué. Es una de las cosas por la que nosotros bregamos, que exista una política de exportación. A finales de los noventa hicimos una presentación con otras cámaras de comercio exterior del interior del país en el cual pedíamos que el comercio exterior en la República Argentina sea tratado como una política de Estado. Hasta ahora no lo hemos conseguido. Si bien entendemos que hubo épocas de crisis extremas y se tomaron medidas extremas, también creemos que, solucionados esos problemas, se podían establecer una política real que permitiera que el sector del comercio exterior trabajara con mayor seguridad y a largo plazo.

 

- ¿Qué opina de que Argentina tenga un cambio alto?

 

- Deberían darse un conjunto de variables económicas que deberían contribuir para que se desarrolle el comercio exterior, es decir, las importaciones y las exportaciones. Nosotros no estamos a favor de que se importen artículos que no sean de primera necesidad. Nosotros queremos que la industria nacional se desarrolle, apoyamos su crecimiento y a todas las medidas del gobierno tendientes a apoyar la industria nacional. Pero hay cosas de tecnología avanzada que es necesario importarlas. Entonces creo que debe haber un equilibrio.Creo que una de las grandes condiciones para que el comercio exterior se haya podido desarrollar es tener tecnología de avanzada. El comercio exterior tiene que verse como un conjunto, y en esto tiene que haber una pauta clara de desarrollo y de líneas de hacia dónde nos estamos dirigiendo.

 

-¿Y donde nota más esta falta de desarrollo y lineamiento?

 

- El aceite de oliva en noviembre de 2005, en 24 horas se le quitó el reintegro, y desde entonces, junto al gobierno provincial estamos tratando de recuperar ese 5% y todavía no lo logramos.Para competir nada ha cambiado. Para poder colocar un producto en el exterior usted tiene que contar con costos, calidad y continuidad.Para el aceite de oliva este 5% estaba contado dentro del costo, e incidía en el valor que se le ponía al producto.En ese momento le puedo asegurar que muchos negocios se cayeron porque ese porcentaje era el beneficio del negocio.Si bien reconocemos que hubo una etapa de crisis económica que nos afectó a todos los argentinos, también creemos que si se dice que se superó esa etapa, entonces volvamos a poner las cosas en condiciones.

 

-¿Cuál es el papel de ProMendoza en el comercio exterior?

 

- El papel de ProMendoza es un papel de promoción de las exportaciones que me parece que es un papel que están desempeñando bien.

 

- ¿Y el Gobierno de Mendoza?

 

- Yo particularmente opino que el Ministerio de Economía ha hecho una excelente tarea, dentro de las limitaciones que la política nacional le impone. Tal vez, por eso decimos que debe existir un verdadero federalismo, no un federalismo declamado, sino uno aplicado.

 

- ¿Por qué no se escucha a los empresarios seguir reclamando por la Promoción Industrial? O por lo menos no lo están haciendo como lo hacían años atrás.

 

- No se ha dejado de tocar, está latente.El empresariado mendocino ha hecho muchos esfuerzos. Por ahí perdemos de vista que Mendoza es un desierto y que todo lo que se ha hecho ha sido gracias al trabajo del mendocino. Cuando hablamos de los oasis productivos no es una forma gramatical, es la verdad. Así como  nosotros tenemos que tener conciencia con el medio ambiente, y Mendoza es una de las provincias que siempre lo ha hecho, también tenemos que tener conciencia que se ha logrado mucho en base a sacrificio. Lo que pasa es que ha habido negociaciones políticas que han intentado apalear ese perjuicio comprobado que la provincia ha tenido y que lamentablemente lo ha soportado también directamente los empresarios mendocinos, e indirectamente el gobierno provincial, que dejó de percibir las retribuciones impositivas que le correspondían.

No se han dejado de lado, incluso hay ideas del empresariado que son muy buenas al respecto y que a su tiempo se conocerán.

 

- ¿Cómo ha soportado Mendoza esta situación de desigualdad?

 

- Nosotros tenemos muchas ventajas a nivel de calidad de producción y la idea de que Mendoza es una provincia rica está instalada, y creo que no es una provincia rica, es generosa. Y por sobre todas las cosas yo destaco la calidad del mendocino. El mendocino se destaca en cualquier nivel, desde el más bajo al más alto, pero como las excepciones que confirman la regla. Cuando uno le cuenta a los extranjeros y a otros empresarios de otras provincias y le dice que la superficie cultivada es de sólo el 4%, les cuesta creerlo. Entonces yo digo que si pudiéramos llevar esa superficie al 8 o al 12%, yo no sé lo que sería.

 

- ¿Para usted cuál es el rol del empresariado mendocino en la sociedad?

 

- Es fundamental. Creo, aunque me cuesta ser objetivo por que estoy orgulloso de mi mendocinidad, que a través de todos los años en los que estoy involucrado en el comercio exterior, Mendoza es una de las provincias con experiencia exportaciones muy importante. Hay empresarios que han desarrollado sus negocios en base a las exportaciones y han debido sortear todos los vaivenes de políticas equivocadas y sin embargo, han salido a flote, aunque otras no lo pudieron hacer. En el mercado internacional he podido comprobar que son muchos los productos mendocinos que tienen su nombre, su marca y su reconocimiento.Y nada de esto sería posible si no tuviéramos un empresariado comprometido por esto.El empresariado mendocino creo que ha demostrado ser coherente y que en situaciones adversas sabe conducir el barco y llevarlo a situaciones positivos.

 

- ¿Entonces, cuáles tendrían que ser las políticas correctas para acompañar a este espíritu emprendedor?

 

- Las políticas de gobierno deberían ser tan simplemente como la de un plan que nos diga exactamente a dónde deberíamos ir. Debería establecer políticas de Estado a cumplir a largo plazo, que no estén influenciadas por la política. Entonces, la política, que siempre contiene a lo económico debería consensuar y anunciar los puntos en los cuales como país nos vamos a poner de acuerdo.El ejemplo lo tenemos cerca: Chile. Durante el gobierno de facto tomo una serie de pautas económicas, cuando llegó la democracia, lo que estuvo bien lo dejó, mejoró y perfeccionó. Entonces hoy Chile está inserto en los mercados internacionales de manera fuerte, muy firme, muy seguras con sus productos. ¿Por  qué esto no se hace? Porque no podemos ponernos de acuerdo. Deberíamos llegar a un acuerdo, sin importar el color político, y acordar una política de Estado.

 

- ¿Qué pide el empresariado?

 

- Seguridad en el camino, y todo aquello que lo acompaña, es decir tener índices que sean correctos, creíbles, seguridad jurídica, y ese marco, con la tutela del Estado, todos de acuerdo para alcanzar algo en común. El desarrollo es de todos los argentinos.

 

- ¿Cree que la pérdida de seguridad y de confianza a raíz del problema del Indec afectará al comercio exterior?

 

- Indudablemente, porque se está perdiendo la imagen país, no un sector en particular. Todas estas cosas que trascienden y que son parte de la imagen tienen que ser muy cuidadas, porque hacen al conjunto del país.

Todos estamos esperanzados en un futuro mejor, y no creo que nadie quiera que a este gobierno le vaya mal, porque significa que a mi me va a ir mal. Si a este gobierno le va bien a mí me va a ir bien, no importa si no lo voté.Como Cámara de Comercio Exterior siempre hemos buscado espacios de diálogo. Con algunos gobiernos hemos tenido y con otros no, pero siempre dejamos el espacio abierto.

 

-¿Y esto lo han logrado con Laura Montero?

 

- Si, siempre hemos tenido espacios de diálogos con ella. Incluso hemos trabajado programas juntos. Con el tema de las aduanas y las importaciones, la que tomó la bandera fue ella, y consiguió para Mendoza cosas que también beneficiaron a San Juan, a Bariloche y a Mar del Plata. Con el ministro que suceda a Laura Montero vamos a hacer lo mismo.

 

- ¿Y si Montero gana las elecciones y va al Congreso, piensa que va a seguir teniendo este papel fundamental en la economía de Mendoza? ¿O en el Congreso se puede llegar a diluir su presencia?

 

-Si es a la persona, a la ingeniera Laura Montero, no dudo que ella le va a poner a su cargo legislativo el mismo énfasis y el mismo conocimiento que tiene de las cuestiones económicas de la provincia y lo va a transferir al cargo legislativo.Por el otro lado, ella va a tener que luchar contra un engranaje sumamente pesado, el engranaje político. Creo que hoy por hoy tenemos que hacer un reacomodamiento, como hacemos los empresarios, que nos replanteamos y renovamos constantemente. Alguien dijo que renovarse es vivir. Por supuesto no es lo mismo un cargo legislativo que uno ejecutivo.

 

-¿Alguno de los candidatos a gobernador o a presidente puede llegar a producir estos cambios que se están necesitando para seguir creciendo en lo económico?

 

- Desde ya, desde la Cámara tenemos relaciones institucionales, independientemente de los políticos que estén en el gobierno, nosotros abrimos la mesa al diálogo. Dicho vulgarmente, nuestra función es que a aquellos que les duele el bolsillo puedan ser escuchados, nosotros golpeamos la puerta y la abrimos para que el funcionario que sea escuche al empresario que lo necesite. Si usted escucha a los candidatos escucha un lineamiento de hacia donde puede llegar a ir su futuro gobierno, pero un lineamiento, no un plan. Debemos hacer un plan a largo plazo.

 

- ¿Cómo lo hizo el Pevi?

 

- Exactamente, y como lo está haciendo el sector olivícola, y el sector frutihortícola.

 

-¿Qué opinión tiene de los tratados comerciales internacionales?

 

-Soy un acérrimo defensor del Mercosur, como una verdadera idea de mercado común, lo que pienso que todavía está en veremos, y que todavía el Mercosur tiene más bajas que altas. Me parece que otra de las cuentas pendientes de Argentina es definir su política de integración.

 

- ¿Como se imagina Mendoza en 50 años?

 

- Brillante. Porque tenemos muchos mendocinos. Hay tantas innovaciones, tantas cosas que se pueden hacer y desarrollar. Tantas las actividades nuevas en las que estamos incursionando, que estamos empezando a ver, como el biocombustible, el medio ambiente, y en otras áreas en los que Mendoza puede ser innovadora y que pueden ser de un alto rendimiento.Y esto es sin contar las tradicionales como la industria del petróleo, el desarrollo de los cultivos, entre otras. Además, confío mucho en la gente joven, es realmente el futuro de nuestra provincia.

Opiniones (0)
22 de octubre de 2017 | 04:24
1
ERROR
22 de octubre de 2017 | 04:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México