Roberto Piazza

"Uno es gay por crianza; el problema es ser bisexual"

El empresario de la moda habló de todo, en exclusiva, con MDZ.

Roberto Piazza no tiene pelos en la lengua a la hora de opinar de sexo, política social o de otros asuntos que considera sensibles para la sociedad argentina. Lejos de considerar que ser gay es un orgullo, el empresario de la moda nacional defiende su intimidad y define a la felicidad como una mezcla entre la filantropía, los objetivos personales y la autoestima. Ortodoxo y diplomático, confiesa que cuando se harta saca todo lo que tiene dentro de sí y dice lo que piensa. Para Piazza, la población nacional aún es muy pacata y en muchos casos hipócrita.

- ¿Cómo va la vida conyugal?

- Bien, nada ha cambiado porque en realidad hace nueve años que estamos en pareja. Lo que trae es un poco más de tranquilidad porque inconcientemente uno asume un compromiso un poco más serio. Con 49 años he pasado por muchas situaciones y establecer una unión civil o como se llame, a mi me gusta hablar de casamiento, significa tener una tranquilidad emocional y un futuro de vida más tranquilo, lo cual no quita que uno no pueda tener sus situaciones como cualquier relación. Aparte yo trabajo con él en la empresa y estamos todo el tiempo juntos.

- ¿Viven en la misma casa?

- Tenemos dos casas. Cada uno vive en las suya y nos juntamos cuando realmente tenemos muchas ganas. A veces a uno de le dan ganas de estar solo. Vivimos juntos todo el día y de noche, normalmente, durante la semana él se viene a la casa de fin de semana que tenemos en Olivos. Y estamos desde el jueves, a veces, juntos hasta el lunes. Pero después arrancamos la semana y volvemos a estar juntos todo el día con todo el ajetreo que conlleva el laburo y, bueno, como hizo Patricia Sosa, que se separó y después volvió a juntarse durante los fines de semana o realmente cuando tienen muchas ganas de verse con su esposo, de dormir juntos, de cenar o de salir. Igual, los amigos son los mismos, la vida sigue igual, él tiene su familia, yo no tengo familia y nos respetamos los tiempos. Creo que es mucha más adulta la situación de esa manera, sino se cae en una especie de encastramiento donde se vive de a dos, se piensa de a dos, se come de a dos y eso es lo que no queremos hacer nosotros.

- ¿Fue positiva la unión en matrimonio?
 
- Para mi fue muy productivo concretar esta unión civil, más allá de que sea un papel o un contrato. No deja de ser una sociedad. Todo lo que tenemos en común, logrado durante tantos años ya está todo ordenado y armado con una abogada, una escribana y una albacea para que en el futuro la familia venga a joder después. Porque en las uniones heterosexuales u homosexuales que no están bien formalizadas, normalmente lo que sucede cuando uno de los dos se muere vienen otros y te sacan todo y uno se queda en la pampa y la vía. Por eso es que estamos luchando con todo eso con la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) o el Ghetto como para que en todo el país suceda lo mismo. Si bien esta unión civil no ha sido la primera en Argentina ha resultado en ser un golpazo porque en los registros civiles de todo el país hay mucha gente que está luchando por unirse civilmente y están acudiendo a pedir turnos y están luchando en lugares como en Entre Ríos, en Santa Fe o en Corrientes para que se realice una nueva ley, no solamente en Capital Federal.

- Vuelvo un poquito para atrás y rescato cuando dijiste que se piensa de a dos y se vive de a dos. Algo que me llama mucho la atención sobre todo porque contrasta con lo que manifestaron las gemelas misioneras que en todo momento afirman que son una misma persona.

- Si, en realidad el motivo de mi mail hacia vos, que fuiste el hilo conductor hacia este señor psicólogo –Rubén Gusberti- era para hablar sobre mis besos públicos y el horror que causa. En verdad no tengo idea de quiénes son –las gemelas- ni qué han hecho y me causa molestia que se mezclen las aguas de manera tal que parece que es lo mismo comer chancho que comer vaca, zanahoria o comer fruta. Por lo que supongo que la vida de las gemelas no tiene nada que ver con mi vida. Yo soy un tipo gay. Nuca tuve relaciones heterosexuales. No es una elección ser gay, es la manera en la que te crían. No es algo genético, lo tengo totalmente estudiado y asumido y recontra platicado con mi psiquiatra que es un genio de la psiquiatría –el doctor Horacio Helou- y que con sus casi 80 años ha tenido el honor de ser discípulo y amigo de Pichon Rivière. Con él, si bien es una persona ortodoxa del psicoanálisis profundo hablamos largo y tendido sobre mi homosexualidad por lo cual no podemos hablar de que todos los heterosexuales son iguales lo mismo que los homosexuales que tampoco son todos iguales. Ni las causas parten todas de una formulita doméstica. No sé lo que pasó con estas chicas en realidad pero no admito que compare el horror de una cosa con la otra. Ya de por sí la descripción del horror de ver a dos hombres besándose en televisión me parece un absurdo, una pacatería estúpida, y yo no tengo la culpa de que Intrusos o quien sea de mis amigos nos saque dándonos un beso y lo pase repetidamente por un morbo que vos sabés bien que es lo que vende hoy la televisión.

- Creo que en ese punto hizo hincapié el psicólogo mendocino Rubén Gusberti al afirmar que algunos hechos ligados a la sexualidad causan efectos de horror o atracción en la sociedad. Como que no producen reacciones en un punto de equilibrio y en cambio sí se observan casi siempre reacciones extremas.

- Bueno, te cuento que ayer yo iba caminando por la calle y vi a dos jóvenes que iban de la mano. Te juro, yo con mi pareja jamás camino de la mano por la calle porque fui criado de otra manera. Y los vi y me pareció copado pero me dio como una cosita. Pero si, seguro que hay mucha gente a la que le shockean esas instancias y que prefiere no mirar, cerrar los ojos y a las pruebas me remito en mi libro que pasó a ser Best Seller y allí yo cuento crudamente todo lo que me pasó en mi vida, el horror que me han hecho pasar, y sin embargo gracias a Dios yo estoy sano y entero y soy un tipo exitoso y no me considero para nada un enfermo y mucho menos considero que la homosexualidad sea una patología. Pero si leés la nota siendo doña Rosa, o mi tía o mi vecina, el mensaje que deja este señor es muy crudo y muy feo hacia la homosexualidad. Cosa que no tiene que ser así. Porque la mayoría de las patología más crueles de este mundo están armadas por gente que no es homosexual. El homosexual tiene una mirada de la vida mucho más lírica, lúdica o armónica lo cual no significa que haya un puto medio pelotudo. Pero esa situación no es sobre dónde uno ponga su zona erógena sino cómo tiene la cabeza mal formada.

- Por eso es que digo que esa situación de a dos, visto desde un psicólogo, es sana. Lo de hablar de dos es sano más allá de que sean del mismo sexo o no. Y en el caso de estas gemelas misioneras lo que le llamó a Gusberti la atención fue el hecho de que ellas mismas manifiesten ser una misma persona.

- Yo no conozco mucho de estas pibas pero si te puedo decir, por lo que he vivido, que los gemelos por lo general tienen este mambo y mucho depende de cómo han sido criadas. Sí es como que tiene una simbiosis entre ellos y cuando se enamora uno el otro también y a veces hasta tienen relaciones entre ellos. Es como que tiene algo raro algunos gemelos. Yo hablo de una pareja –por Walter Vázquez- que conocí en una disco de casualidad hace nueve años. Yo no sabía de él y él me conocía por la televisión. Pero pensar de a dos para mi significa por ejemplo que ahora estamos desembalando los regalos de casamiento y ambos decidimos dónde ponemos el equipo de música, dónde compramos las flores para el jardín, viajamos a Buzios, invertimos el dinero, ver qué va a pasar cuando seamos viejos, si estamos enfermos, lo mismo que vos pensarás con tu esposa.

- ¿Argentina entonces sigue siendo un país pacato donde con la luz apagada hacemos de todo y a luz del día todo lo criticamos?

- En un 90 % sigue siendo un país pacato sumado a hipócrita que es lo peor. Argentina desde hace unos años está viviendo una situación de pacatería que fue in crescendo que sumó la hipocresía. Porque una cosa es decir eso no me gusta y no voy y no lo comparto y otra cosa es ser pacato hipócrita. Porque hablan con vos y te dicen que te quieren y algunos son sinceros y otros no. Lo que yo denoto en estos últimos años es un gran odio que lo genera muchas veces la misma gente que se une a programas amarillistas o notas amarillistas o a gente que sale a hablar con bronca como este señor que es tan léido, como decía mi vieja en Santa Fe, que genera mucho odio. Porque el mensaje que me parece que se emite es que este es un puto enfermo. Nosotros somos una pareja homosexual feliz, que no tiene ningún tipo de problemas más allá de los asuntos conyugales, pero con la diferencia que a veces tiene que luchar con un ambiente hostil donde Roberto Piazza, como figura, se hace respetar más que un chico gay que trabaja en cualquier lugar como en un banco o va la escuela secundaria y el padre no lo acepta. Y te digo que yo percibo que cuando la gente me para en la calle para pedirme un autógrafo o sacarse una foto o felicitarme lo hace por que soy Roberto Piazza, como persona, no porque soy puto. Yo ante todo soy un ser humano, después soy un profesional exitoso y después, a lo último, soy gay. Pero ya tengo recontrajunada toda esta historia. Sin embargo también hay mucha gente que ha tenido una vida muy dura como yo y no lo han podido decir. Por ejemplo, mujeres que han sido violadas por su padre o su hermano y hoy no pueden ni sentir un orgasmo o amor, no tienen hijos o pareja y ante todo son frustradas.

- ¿Qué es la felicidad?

- La felicidad bien sabemos que se consigue por medio de tres puntos. Uno es la filantropía. El amor a tus semejantes lo que incluye a tu pareja. Otro es el objetivo y el éxito que uno puede llegar a alcanzar en sus metas, tengas un maxi quiosco o seas un artista y la tercera y última es la autoestima. Yo de esas tres cosas yo no tenía nada. A mí me dejaron nada de chico. Cuando me violaron desde los cinco años hasta los 18, nunca tuve defensa alguna ante la sociedad. Ni por parte de mi padre o mi madre. Sin embargo a mi vieja la adoré y la adoro en el recuerdo y a mi viejo lo perdono por haber sido tan machista y pelotudo. Pero eso no hizo que sea un homosexual rencoroso, odioso, zorete o que odie a las mujeres. Al contrario, yo hago música, hago arte, moda y magnifico y dignifico a las mujeres en todo momento. Gracias a Dios tuve la capacidad de ser un tipo digno ante la sociedad. Y hay gente que no pudo zafar y que me pide hasta el teléfono de mi psiquiatra. Pero de repente te encontrás con notas periodísticas que dicen por ejemplo que la homosexualidad es hereditaria y que viene metida en los genes y salgo a manifestarme diciendo que eso es un absurdo total y absoluto. Yo creo que uno nace virgen y vacío y después en la crianza se va haciendo. Uno no es gay por elección, uno es gay por crianza y porque después un día uno se da cuenta que no te gustan las mujeres y que te gustan los hombres. El problema es cuando te gustan las dos cosas.

- ¿Creés que es difícil vivir en la bisexualidad?

- Obviamente es muy difícil salir de la bisexualidad. Es tremendamente conflictivo. Yo lo he tratado en reuniones que hemos tenido con psicólogos heterosexuales y homosexuales y te digo que si bien es muy copado y morboso tener una bisexualidad debe ser muy difícil salir de ella. Yo especialmente no quisiera jamás enamorarme de un bisexual, porque en sí los detesto. Porque normalmente el bisexual es una persona totalmente egoísta, perversa, que lo que hace siempre es tratar de salvaguardar su propia vida sin importarle sus hijos, su mujer ni el hombre que seduce y llevan una doble vida tremenda. Yo conozco un montón de tipos que tienen a su mujer, a sus hijos y tienen a su pareja gay y la tienen sólo para tener sexo. O sino tiene muchos, o peor, van a lugares promiscuos homosexuales y realizan sus actos y llegan a sus casas siendo el gran señor de la familia. Y a sus hijos los crían de una forma extraña. Si bien yo ahora no tengo pensado adoptar lo primero que le diría es que tu padre es homosexual.

- ¿A la gente le preocupa más que a vos mismo que seas homosexual?

- Sí, a la gente le preocupa porqué soy homosexual y a mi no me preocupa. En realidad yo soy un tipo feliz en ese aspecto.

- Deduzco por tus dichos, más allá de ser un tipo que conoce a fondo la farándula, que sos una persona discreta que hasta le molesta en cierto sentido la presencia de los paparazzi.

- Soy un tipo discreto en mi vida íntima. En mi vida pública todo, todo se sabe, pero mi vida íntima nadie la conoce. Soy un tipo que generalmente no habla mal de nadie, a no ser que  pelee con alguien. Como ocurrió con Lucho Avilés con quien discutí mediáticamente. Después nos amigamos. No fue una pelea preparada. Pero sí, soy bastante discreto. Un tipo a quien que no le gusta el quilombo. Por ejemplo, en el último viaje que fuimos a Buzios con Walter, la semana pasada, fuimos a la playa nudista y dijimos no hagamos boludeces. Como los dos besos que nos dimos en nuestra unión civil o en el casamiento con el cura donde la reacción de la gente fue como que si se hubieran besado la Virgen María con Jesucristo. Sin embargo vos prendés la televisión y ves un montón de besos. Yo soy un tipo recontra ortodoxo, respetuoso, diplomático hasta que me hartan. Cuando me hartan mando todo la mierda y se terminó la historia. Pero bueno, no soy exhibicionista, no me gusta andar por la calle de la mano, ni abrazándonos ni besuqueándonos en un restorán, ni moviendo las manos como una mariposa. No me nace ser así. Hay gente que sí lo hace pero yo no. Son formas de vida y cada uno debe vivir y dejar vivir. Yo no puedo criticar a una mujer por ser machona y discriminarla. 

- ¿La gente está muy preocupada por el sexo?

- Está muy preocupada por el tema del sexo. Demasiado preocupada, cuando hay temas cosas que son mucho más importantes. Por eso me respetan mucho. Yo me banco la libertad de expresión pero no la falta de respeto. Entonces no porque un periodista escribe algo y dice que los putos somos todos unos enfermos me voy a tener que bancar cualquier cosa. Yo no saqué mis genitales al aire. Por eso yo estoy a veces en contra de las marchas del orgullo gay. Yo no voy porque no estoy orgulloso de ser gay. Yo soy Roberto. Uno debe estar orgulloso de ser una buena persona. Está bien que esté el orgullo gay porque tiene una connotación internacional. Algunos van a divertirse y a reírse de los putos.

- También van los familiares de los chicos gay.

- También. Tiene un significado interesante. Yo no voy porque el periodismo va para tomarte a la chacota y la verdad es que prefiero hacer cincuenta millones de notas como esta a cualquier medio y en todo nivel y hablar de esto seriamente y no salir a la calle a cagarme de risa por el día del orgullo gay. Un buen motivo sería que el próximo primero de diciembre salgamos todos para recordar el día de la lucha contra el Sida para brindarnos apoyo y no discriminar. El día que nos casamos en el Registro Civil, había dos mujeres grandes que cuando salimos nosotros entre las cámaras y los flashes dijeron a la espalda de Ana María Giunta, una mendocina amiga, que si hubieran sabido que estaban estas dos maricas casándose no hubieran asistido. Entonces Ana María se dio vuelta y les contestó, tienen razón señoras, mejor váyanse porque se las van a coger.

- ¿Se puede decir que haya en Argentina alguna provincia que sea más pacata que otra?

- Normalmente todo lo que es provincia, yo tengo de diez escuelas en todo el país con más de dos mil alumnos de unos 20 años promedio, es muy pacata. Puedo decir que las provincias que tienen más arraigo con la religión son más complicadas. Por ejemplo en Entre Ríos se nos ha complicado llegar a la unión civil porque el obispo es bastante intransigente. Córdoba no tanto, Rosario no tanto, hablando de ciudades.

- ¿Mendoza?

- Mendoza es muy, muy, muy pacata. Yo hace unos cuatro años fuimos a hacer un desfile a Mendoza, el de Noche Mágica, donde además de la colección yo, como siempre pongo una coreografía, donde Walter hizo la coreo, para hacer la muestra más glamorosa. Bailó Walter y distintas vedettes y las mismas modelos, en una coreografía un poco osada. Porque salieron en topless, con vestidos de cristal y hubo un cierto franeleo sutil y coreográfico y mucha gente de la primera fila se levantó y se fue. Y de hecho a la secretaria que me había contratado la echaron al otro día. Después esos mismos se van a Europa al Crazzy Horse o al Lido de París o se alquilan una porno el fin de semana y la miran en secreto en su casa o se ratonean con los canales de porno soft que dan a cualquier hora. O ven a Tinelli donde están todos en pelotas.

- Y ahora cuando comience el Acqua Dance con Luli…

- ¿Sabés lo que va a ser eso? Si eso no es morbo. Con esas minas divinas, con los varones con sunga, con cuerpos alucinantes. Fijáte que las cámaras apuntan: teta, culo, teta, culo. ¿Te das cuenta que son todos unos hipócritas? Hay que sacarse la careta y decir seamos sinceros. Si sos bisexual decilo y sino viví y dejá vivir. Lo importante es ser feliz, como me dijo Cristina –Fernández de Kirchner- que me mandó una foto de regalo donde me dijo que lo único importante es que seas feliz vos y Walter, todo lo demás no importa. Y firmó el decreto de pensión por viudez la presidenta. Y ahora estamos con ella para que nos firme el matrimonio en todo el país, al igual que la ley de herencia. Eso es un paso muy agigantado. En vez de marginarlos y discriminarlos y hacerlos mierda y quemarlos en la hoguera, ¿porqué no los protegemos un poco?

- Vos mismo me planteaste la próxima pregunta. ¿Cristina o Julio Cobos?

- No. Julio Cobos también está totalmente de acuerdo. Julio no es un tipo homofóbico. Cristina es la que firma. Veo que Cobos está por la libertad y por los derechos de las minorías sexuales. Nosotros presentamos a los dos primeros abuelos de 85 años arriba de un escenario que habían convivido durante 40 años de pareja y habían quedado solos por viudez y ahora son los primeros en Argentina que tienen la pensión por viudez. Los presenté ahí. El decreto lo presentó María José Lubertino –profesora universitaria y abogada que lucha activamente por la paridad entre mujeres y varones- al ANSES. El titular de la ANSES que estaba en la fiesta de casamiento lo lleva a Presidencia de la Nación y Cristina lo firma y lo afirma. Ahí estaban todos. Esta el PRO, mandó una carta las Abuelas de Plaza de Mayo, estaba Lilita Carrió. Ahí yo aclaré que ese día no íbamos a hablar de políticas partidarias, sí de que necesitábamos que las religiones nos bendijeran si tenemos ganas y no que nos maldijeran como dicen algunos citando a la Biblia. Eso es una mentira inventada por los homofóbicos y por los fanáticos religiosos. Si bien de este gobierno hay mucho por decir, pero de la igualdad de los derechos humanos a través de Lubertino, el INADI y la presidenta nosotros estamos muy contentos.

- ¿Y la coyuntura socio económica?

- Bueno, eso es un caos. Ni hablar. No sé quién tiene más culpa. Nosotros, los habitantes de este país tenemos mucha culpa. Es una lucha de poderes imposible de conciliar. Es como cuando a tu abuela o la mía se le caía la madeja de lana y después era imposible desanudarla, bueno una cosa así es el país en este momento. Pero después estoy muy contentos con lo que hemos logrado.

- ¿La fiesta fue armónica?

- La verdad es que se respiraba un ambiente de armonía y felicidad donde a nadie le importaba si vos eras transexual, heterosexual, kirchnerista, del PRO. El cura presentó a su pareja, un cura gay, que no lo acepta el Vaticano, pero que sigue siendo gay. A mi que el Papa no me acepte no me importa. Fijáte que al día de hoy la Iglesia no acepta que la mujer no pueda se cura. Una mujer Papa, ¿porqué no? Es muy loco eso. O que un cura no tenga mujer o familia. ¿No es anómalo que un tipo puede pasarse 80 años sin tener satisfacciones sexuales? A mi, un tipo así me da miedo.

- Me decías que conocés Mendoza. ¿Conocés el vino mendocino?

- Si claro. Hace tiempo que estoy en tratativas con una bodega mendocina para lanzar mi propia línea de espumantes. Sería un espumante Vip, Roberto Piazza. No me acuerdo el nombre de la bodega pero el nombre del gerente es Ariel Lareau. Una bodega de espumantes no muy grande que necesita un sello que le de la marca Vip, digamos. Es un espumante artesanal, elaborado según el método Champenoise. De producciones no demasiado masivas. Sería una línea de productos con niveles A, B y C.

- ¿Qué tipo de espumante te gusta?

- A mi gusta que el espumante sea suave. Fácil de beber. No me gustan los vinos, espumantes o tranquilos muy sobre actuados o que me dejen la boca seca. Lo mismo con los vinos tintos o blancos. Me gustan pero que no sean tan secos o astringentes, con demasiada presencia de taninos. En ese sentido te diría que me gusta más un Malbec que un Cabernet Sauvignon en el caso de los tintos y más un Sauvignon Blanc que un Chardonnay en el caso de los blancos.




























































































































































































 

Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 14:39
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 14:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Incidentes en la movilización de la CGT.
    23 de Agosto de 2017
    Incidentes en la movilización de la CGT.