Celso Jaque

"Mi cara no es linda, pero voy a construir confianza"

Operativo Elecciones: entrevista al candidato a gobernador del PJ

Arrancó proponiéndoles a los mendocinos que “pregunten en Malargüe”, departamento que gobernó con aciertos en otros tiempos. Pero esa campaña publicitaria no fue muy feliz. Por eso Celso Jaque, el candidato a gobernador del peronismo ortodoxo, hoy prefiere mirarse en otro espejo: el de las grandes ciudades, los grandes líderes y los grandes temas.


Quizás por ello sorprenda de entrada, en la entrevista que le da inicio al Operativo Elecciones de MDZ, con una idea a tono con las pretensiones del nuevo Jaque, el candidato cosmopolita: quiere crear, si llega al sillón de San Martín, nada menos que una agencia que estudie y ayude a controlar el cambio climático.


Nuestro Al Gore (ex vicepresidente de Estados Unidos y líder de la campaña contra el calentamiento global) despliega, además, la batería de ideas con la que sueña seducir al electorado para que lo vote en octubre.


Decidido a no pelearse con nadie que hoy forme parte del universo kirchnerista (salvo algunas esquirlas contra viejos compañeros del PJ), promete no copiar ninguna receta.

Y se anima a dejar una promesa: “Voy a patear las puertas del Gobierno Nacional si me hacen falta recursos”. 

Pequeño Al Gore

-¿Qué va a hacer con la agroindustria de Mendoza, que está golpeada, y la minería, que está prohibida?

-Mendoza necesita una política en todos los ámbitos y necesita discutir qué se va a hacer en cuanto a métodos que se permitan o no en la provincia. El control ( de la minería) no sólo puede ser del Estado, que ha fracasado, sino también de la sociedad civil. También se deben discutir las ganancias de la explotación, con una afectación específica a impermeabilización de canales y la remediación. Yo creo que el agua hay que preservarla porque es un recurso estratégico. Hay que pensar en el cambio climático y cómo nos va a afectar el calentamiento global. Por eso propongo la creación de una agencia mixta para estudio y acción del cambio climático en Mendoza, porque hay que anticiparse a estos cambios.

-¿Entonces usted es una especie de Al Gore mendocino?

-No, yo soy un tipo que está al tanto de lo que pasa en el mundo…

-En cualquier momento organiza un megaconcierto de rock…

-No, no (ríe)…Yo creo que lo que estoy haciendo es entender al mundo en el que vivo. Yo me informo mucho y conozco el mundo. Yo quiero seguir viviendo en esta tierra y que mis hijas sigan viviendo en Mendoza. Yo sé qué está pasando en el mundo. Mendoza no es una isla y si no se entiende el cambio climático y el valor del agua, no se puede gobernar la provincia. Es tan importante esto como muchas obras hídricas.

-¿Cómo va a ser su agencia del cambio climático?

-Tiene que analizar y darnos información seria. Y frente al diagnóstico, mitigar los efectos. De allí surgirá una planificación para el uso de agua y dónde debemos generar forestación. El agua va a ser más escasa pero, a su vez, hay que seguir ganando más tierras al desierto. También vamos a tener que generar un centro de investigación de tecnología aplicada. Aquí hemos empezado a encontrar con grata sorpresa empresas de metalmecánica que están empezando a generar tecnología y hay que fortalecerlas. Hay que diversificar el perfil de Mendoza.

La transición y los primeros 100 días de gobierno

-¿Si gana las elecciones, que hará en sus primeros 100 días de gobierno?

-Antes de asumir hay un periodo que va del 29 de octubre al 10 de diciembre, que es la transición. En ese periodo llamaría a los referentes políticos, sociales y empresariales para lograr un acuerdo básico, con uno o dos temas, en seguridad, educación, salud, fortalecimirento institucional y desarrollo económico. Luego, en los primeros 100 días de gestión, constituiría un gabinete de crisis y,  a partir de allí, armaría una batería de acciones en materia de inclusión social, deportiva, educativa; políticas de salud preventiva y capacitación. Mucha política de inclusión, porque el problema de la seguridad no se resuelve si uno no ataca la causa, que es social. Esto va a ser un cúmulo de acciones que se harán todas a la vez.

-¿Sostiene que hay una crisis general en Mendoza?

-El  mendocino dice todos los días, sea por sensación o realismo, que no quiere que sigan matando o robando, ni quiere seguirse encerrando. Si no le llamamos crisis que una persona se levante a las cuatro de la mañana para ver si tiene un turno en un centro de salud, y cuando llega le dicen que no lo pueden atender, no se qué es la crisis. No le tengo miedo a la palabra crisis porque es una oportunidad para cambiar. A muchos no les gusta porque lo toman como condena o culpabilidad. Pero yo tengo claro que si gano, voy a venir con la política de las luces altas, no la del espejo retrovisor. No vengo a mirar el pasado, sino a construir el futuro.

-¿Hay que prepararse distinto para ser el gobernador de una provincia en crisis?

-Hay que saber que se vive en un mundo en constante cambio. Hay que anticiparse a los hechos. Hoy se está incluido o excluido del mundo, por lo cual hay que estar preparado de manera diferente. La responsabilidad de gobernar es, en términos figurativos, la del nuevo Moisés. O sea, el que subió al monte, pudo ver la tierra prometida y ahora le toca conducir hacia allá.

-¿En esta crisis que vive Mendoza, cuánto tiene que ver la Nación y cuánto la provincia?

-Todavía vivimos las consecuencias de la crisis de 2001. En estos últimos años de crecimiento nos parece que salimos totalmente de la crisis económica, pero aún no hemos salido y no hemos resuelto todos los problemas. Queda mucho por hacer para generar mejores condiciones.

-Ese es un análisis estructural, pero yo le pido un análisis político.

-Voy mechando las dos cosas.

-¿En este estado de las cosas, igual usted va a votar a Cristina y a Cobos para la presidencia?

-Sí y le digo por qué. A Cristina porque las cosas que quedan por hacer va a tener la firmeza para hacerlas. El recorrido que está haciendo por el mundo le va a servir para saber las cosas que nos faltan para ser un país competitivo. Cristina, como es nuestra candidata, tuvo el derecho de elegir a su compañero de fórmula, que es Julio Cobos. A él lo voy a votar porque le va a hacer bien a Mendoza tener un vicepresidente que trabaje conmigo, porque yo estoy trabajando para ser el gobernador de la provincia de Mendoza.

-¿Por qué los mendocinos lo tienen que votar a usted, cuando la continuidad de Cobos en la provincia es César Biffi?

-Yo lo voto a Cobos para vicepresidente, no para gobernador. Si yo viera que en Mendoza está todo bien, seguramente estaría en la Concertación. Pero yo comparto el modelo nacional, no el modelo de provincia. Los mendocinos me van a votar a mí porque tengo un plan para los próximos 30 años. A mí no me da el cuero para sentarme con los que piensan distinto.

-¿Hay algo que se ha proclamado muchas veces, ¿usted también va a prometer la reforma del Estado?

-La reforma no se proclama, se hace. En mi plan de gobierno no dice la reforma del Estado. Yo voy a trabajar por la eficiencia del Estado. Puedo ayudar, pero con acción. El primero que va a trabajar distinto voy a ser yo y le voy a demostrar a los empleados que vale la pena sentirse un servidor del ciudadano. Esto no se cambia con leyes, se cambia haciendo partícipes a los empleados. El empleado público necesita que lo dignifiquen.


-¿Si fuera Cobos, aumentaría los salarios?

-Eso se tiene que discutir en paritarias, y las paritarias no sólo son para los sueldos, sino para discutir otras cosas, como las condiciones de trabajo, la participación y la responsabilidad. Haría un abordaje integral. Por ejemplo, dar viviendas sería una manera de dignificarlos y a muchos les estaría mejorando indirectamente los ingresos.

-¿Se puede discutir y acordar con sindicalistas como Raquel Blas, de ATE?

-No la conozco mucho a Blas, pero le propondría un espacio de diálogo, de respeto mutuo y racionalidad. No me asusta ese desafío. Los grandes gobernadores que tuvo esta provincia tuvieron una visión larga. Se dieron cuenta que no tenían recurso humano y financiero. Pero se animaron y entonces tomaron deudas y buscaron el mejor recurso humano.

-O sea que usted se va a endeudar si es gobernador…

-¡No, si la provincia ya está endeudada! Lo que quiero decir es que esto es una cuestión de decisión, de acción y de responsabilidad. Yo creo que tiene que haber un presupuesto equilibrado y si hay que endeudarse, tiene que ser para tener infraestructura. Nunca me endeudaría para un gasto corriente. No me siento menos que los mendocinos que hicieron grandes cosas. Por eso me animo a actuar a lo grande. Yo acá vengo porque se puede. Y si no puedo conseguir los recursos aquí, patearé puertas en Buenos Aires.

-Hablando de eso, el mayor problema presupuestario es la ley de coparticipación federal, que no favorece para nada a Mendoza.

-Yo considero que la reforma que se elaboró era para que no se concretara, porque puso requisitos complicados. Uno es que nadie recibe menos de lo que está recibiendo al momento de la discusión. El otro error es que nadie dice con claridad la mayoría que  necesita esta ley convenio para ser aprobada. Entonces todos interpretan que es por unanimidad, y esa unanimidad incluye a todos los gobernadores y al presidente. Así, un solo gobernador puede hacerse el loquito y bloquear esta ley convenio. Yo propongo generar el consenso entre los gobernadores, algo que estoy haciendo. Pero por otro lado hay que reglamentar un artículo de la Constitución, estableciendo que la discusión requiera dos tercios de los votos, no la totalidad. Hasta ahora no he encontrado eco, pero tampoco me quiero comer el amague de que la coparticipación es el principal asignador de recursos, porque en el presupuesto tengo mucha más plata a repartir. Quiero discutir las dos cosas con el gobierno nacional.

-Pero el que no quiere cambiar las cosas es precisamente el Gobierno Nacional

-No, hay un mix. Lo digo como presidente de comisión de coparticipación. Así como el Gobierno Nacional no quiere discutir la coparticipación primaria, es decir los porcentajes de la Nación y de las provincias, tampoco las provincias la quieren discutir. Hay culpas concurrentes. Esto discusión requiere que la Nación ponga algo, porque si no, va a ser una discusión entre pobres.

Su postura frente a Kirchner

-¿Cómo ha sido su relación con el presidente Kirchner en los últimos tiempos?

-Muy buena. De hecho, de los dirigentes peronistas de Mendoza, soy uno de los pocos que tiene contacto permanente con el presidente. Y ha sido una relación madura, ya que mi acompañamiento ha sido crítico. Cuando ha habido temas perfectibles del Ejecutivo, no he dudado en trabajar para que se mejoren. Cuando algo no ha sido bueno para las provincias, he dado sugerencias.

-Nosotros creemos que ni usted ni ningún otro kirchnerista se opone al presidente.

-Le digo lo más reciente. Miren el proyecto de sistema de ferrocarriles. Fíjense cómo lo mandaron del Ejecutivo y cómo salió. Yo jamás he salido a encontrar el mecanismo del diálogo a través de los medios de comunicación. En los ámbitos que tengo que decir las cosas que no comparto, lo hago. Hasta he votado en contra del Ejecutivo y de eso hay pruebas. El problema de los políticos es tratar de ser el 101 por ciento del líder al que siguen.

-Quizás corrigió algunos de puntos de alguna iniciativa de Kirchner, ¿pero tenía usted la opción de corregir, por ejemplo, los superpoderes para el Gobierno?

-El problema es que no son superpoderes, superpoderes fueron los que se le dieron a Cavallo. Se puede hablar de algunas facultades delegadas, que es cierto, pero que dadas las circunstancias las compartí. Pero hasta en estos temas hice sugerencias y fueron aceptadas. No me arrepiento de las cosas que he votado, pero yo no voto por orden. Yo me río mucho de algunos colegas suyos que dicen que una vez Cristina me retó, lo que creo que es una muy buena novela. ¡Macanas!, nunca me llamó la atención, con ella tengo un diálogo duro.

-¿También estuvo de acuerdo en la reforma del consejo de la magistratura?

-Sí, porque era saludable. Yo investigué el consejo y descubrí barbaridades. Se tenían jueces en la picota mucho tiempo, sin decidir sus destinos. Había métodos de extorsión.

-¿Qué piensa de las denuncias de corrupción contra el gobierno nacional?

-Yo he propuesto crear una fiscalía anticorrupción y soy de los que sostienen que, cuando hay casos de corrupción, tiene que actuar la Justicia rápidamente.

-Mi pregunta es si hay o no hay corrupción en este gobierno.

-Yo no soy juez. Yo se que hay denuncias y ojalá la Justicia pueda trabajar con la mayor premura posible para que nos diga si es un indicio o hay claridad. Si hay claridad, todo el peso de la ley. Ahora, si sólo hay indicios, no es saludable para el sistema.

-¿Si es gobernador, cómo será su trato con el Poder Judicial, que está muy enfrentado en Mendoza con el político?

-La división de poderes no nos transforma en enemigos. Voy a tener un trato maduro y nos vamos a ayudar mutuamente. No seré yo el que salga a pelearme con ninguno de los dos poderes. Menos de manera pública. Si soy gobernador voy a ayudar a garantizar una mayor institucionalidad.


Sin copiar a K

-¿Qué opinión personal tiene de Kirchner?

-Es un tipo con coraje, que se capacita y que por su formas de gestionar aparece polémico. Pero es un tipo que animó a ponerle pilas a lo que creía: apostó a un país industrial y con un presupuesto equilibrado. Por su forma de ser, como todos, genera amores y odios. Le ha hecho bien a la Argentina.

-Pero se lo critica por la confrontación con la Iglesia y los empresarios ¿Usted le va a copiar ese estilo en la provincia?

-Yo no copio a nadie. Yo soy Jaque y voy a hacer lo que hice siempre. Soy un tipo que cree en el diálogo, que el poder es por un rato y que no va dejar de ser un mendocino más, al que en un momento le dan la gran responsabilidad de gobernar Mendoza.

-Es muy difícil arrancarle una crítica. Usted y Cobos no le critican nada a Kirchner.

-No se construye con críticas, sino con acción e ideas. Nunca van a conseguir que salga a incendiar. Este es un gobierno nacional que ha hecho cosas bien, otras no tanto y otras mal. Pero ningún gobierno hace todo bien y todo mal. Por ejemplo, a Cobos le valoro dar más ciencias en la escuela, pero no haber sacado tecnología, que es fundamental.

-O sea que, con usted, en la escuela vuelve la tecnología

-Sí, pero no como la estamos dando ahora, hay que darla de manera distinta. Valoro también de Cobos la relación con el Gobierno Nacional. Pero no comparto que toda la obra pública sea nacional o con endeudamiento. Si soy gobernador, voy a potenciar las cosas que se hacen bien.

La crítica a los naranjas del PJ y el por qué de sus nuevos socios políticos

-¿Usted cree que va a tener problemas de gobernabilidad?

-No, porque cuando goberné Malargüe nunca tuve mayoría en el Concejo Deliberante y no tuve problemas. Voy a trabajar para tener diálogo. La gobernabilidad depende del lugar que uno le de a cada uno.

-¿Pero no cree que en la política  mendocina reciente se han roto cosas que en toda la historia no se rompieron? Usted mismo está peleado con peronistas con quienes tuvo militancia conjunta y se ha amigado con otros…

-Puedo no compartir los caminos que tomaron otros, pero no me voy a pelear, porque todos rendimos cuentas a la sociedad. La política es hoy un reflejo de la alta crisis de valores que tenemos. Pero yo estoy trabajando para gobernar con la gente. Voy a dar espacio para que la sociedad sea garante de la gobernabilidad, porque a la política la garantiza la gente.

-¿Cómo es su relación con el operador Juan Carlos Mazzón, que antes era su rival y ahora es su aliado más firme?

-Nunca perdí mis principios y mis ideales. Yo comparto proyectos.

-O sea que antes no compartía proyectos con Mazzón y ahora sí.

-No, no. Formé parte de un sector político, formé parte de la Naranja. Pero nunca fue sectario y nunca excluyo. Por eso, hoy, voy a estar con todos los que quieran compartir este proyecto.

-Es muy fuerte que antes haya estado enfrentado con Mazón y él sea ahora el gran arquitecto de su candidatura a gobernador.

-Yo nunca confronté con él. Cuando fui candidato a intendente de Malargüe, él no lo fue. Y cuando fui candidato a legislador, él no lo era en el mismo distrito. Tuvimos distintos alineamientos en política, pero la grandeza de toda actividad humana es sentarse con otros y caminar juntos.

-¿Qué opina hoy de los viejos compañeros del sector naranja: Rodolfo Gabrielli, Arturo Lafalla y José Octavio Bordón?

-He tenido relación con los tres y a los tres los respeto. He aprendido de ellos lo que hay que hacer y lo que no. Ellos me dieron oportunidades, pero en este proceso político, ellos no pueden estar. Por eso no están.

-¿Por qué?

-El Rolo Gabrielli está compartiendo otra visión, Arturo Lafalla no está en política y Bordón está en Estados Unidos. Arturo ha demostrado grandeza, entendió que este no era su momento, y está en la actividad privada, y eso lo ennoblece. Otros entendieron que hay que juntarse con otros como fuera y están en un proyecto distinto. Y Bordón está cumpliendo una función para el país alejado de la política mendocina.

-¿Los naranjas fueron derrotados?

-Todo esto demuestra que, cuando los proyectos son muy personalistas, mantenerlos en el tiempo cuesta más en una época tan cambiante. El sector naranja pudo sobrepasar la ida de Bordón, pero no tuvo fortaleza para soportar la pérdida de la provincia en 1999.

-¿Habla con Lafalla?

-No, hace mucho.

-¿La idea suya entonces es no pelearse con nadie?

-No hay que venderse con nadie. La política no es una compraventa. Cuando no comulgo con alguien, no estoy con él. No estoy con Thomas, con Pardal, con Amstutz, con Biffi.

-¿No va a ser muy complicado entender todo este panorama para la gente en el cuarto oscuro, a la hora de votar?

-Nosotros vamos a cumplir con dos requisitos que pide la ciudadanía. Primero, tener un plan. El segundo, la confianza en la cara de ese plan. Se que mi cara no es la más linda, pero voy a construir confianza.


La ficha del candidato

Nombre y Apellido: Celso Alejandro Jaque
Nació: 24 de setiembre de 1960
Es Contador Público Nacional y Perito Partidor egresado de la Universidad Nacional de Cuyo.
Está casado con Beatriz Liliana Landete
Es padre de Daiana Carolina (16) y Antonella Oriana (9).
Toda la familia vive en Malargüe.
Música que escucha: folklore, rock y “lo que tenga ganas según mi estado de ánimo”.
Lecturas: Está terminando de leer "La revolución de la sensatez”, de Julio César Labaké.

Es Católico Apostólico Romano.
¿Cómo se distiende?: “Cocinando. Me encanta cocinarle a mi familia y mis amigos. Mi especialidad son los calzones, el chivo a la cacerola y distintos arroces.

Opiniones (27)
18 de diciembre de 2017 | 11:55
28
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 11:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Amigo Celso una de las cosas que me enseñaste y que más valoro es que hay que tener convicción en lo que uno hace y paciencia porque todo llega; Gracias por todo y recordemos que el" condor" es el mayor carroñero de Los Andes
    27
  2. ESTA BIEN , SI HAY GRAN CANTIDAD DE LECTORES ESTA BIEN , ESPERO Q LES DEN EL MISMO ESPACIO Y TIEMPO A TODOS Y NO PORQ UNA SEA MAS LEIDA Q OTRA LE DEN MENOS TIEMPO
    26
  3. Manu, no le hacemos campaña a Jaque ni a ningún político. La entrevista ha sido muy leída y por eso la hemos mantenido, porque siguen entrando muchos lectores, pero dentro de un rato la cambiamos. Ya les tocará a los otros candidatos. Gracias, MDZ
    25
  4. ERA LA ENTREVISTA DEL DIA , Y YA LLEVA 2 DIAS , CREI Q YA PONIENDOLA DIA DOMINGO YA LE DAN MAS IMPORTANCIA, PERO VEO Q NO ES LA ENTREVISTA DEL DIA, SINO LA DE VARIOS DIAS , SERIA UNA LASTIMA Q YA ESTEN HACIENDO CAMPAÑA
    24
  5. NOS VAMOS ILUSTRANDO , QUE VENGAN MÁS REPORTAJES .........ESTAMOS PENSANDO A QUIÉN VOTAR .
    23
  6. Ya opinaron los militantes que estan a favor, y más claramente los que quieren que gane otro. La verdad es un tipo creíble y coherente. Yo como la mayoría, pensé que no tenía la más mínima posibilidad, tanto que los prefesionales de siempre esos que van tras el conchabo.. se pasaron de bando. (ahora deben estar arrepentídisimos..) Sobre todo Cobos que los recibió... sin darse cuenta que eso dañaba su imagen.. Yo voté a Cobos, ahora voy a votar a este tipo. La opción es un rejunte indescriptible que se amontonaron para repartirse lo que no es de ellos...
    22
  7. ESPERO QUE HAGAN REPORTAJES SIMILARES A TODOS LOS CANDIDATOS A GOBERNADOR PARA QUE LOS CONOZCAMOS Y VOTEMOS BIEN. NO HAGAN COMO OTROS MEDIOS QUE SOLO ENTREVISTAN A LOS QUE "LES PAGAN". ¿QUIEN LE DIJO A JAQUE QUE SU CARA NO ES LINDA? ¿EL ACTOR DE MI MARCIANO FAVORITO NO TENÍA LA MISMA CARA?
    21
  8. Celso con eso misma cara, hiciste cosas muy importantes por Mendoza, otros en cambio quieren salir lindos en un cartel y demostraron que no tienen nada de gestion. Siempre recuerdo tu frase: "El futuro no es lo que va a suceder mañana,es lo que hacemos hoy" Fuerza y a gobernar con el corazon
    20
  9. Soy estudiante malargüino y vivo aca en mdz desde hace unos años.. y como dice una de las personas q decia q teniamos q ir a Mgue a preguntar??no no hace falta con leer un poco en internet basta.. aunque estemos aislados de todo.. eso lo hace diferente al resto.. es verdad Jaque hizo mucho en Mgue muchas obras publicas, muchos proyectos culturales, educacion e investigacion y turismo. No me voy a poner a hablar de lo q tenemos xq creo q todos lo deben conocer.. es Mdz tambien, pero como todo siempre hay cosas malas.. el su y gente nunca aclaro el tema de las tierras vendidas ni de las malas gestiones del municipio.. si hicieron muchisimo pero tampoco son de lo mas transparente.. eso si de le peor lo mejor... yo creo q como Gobernador Jaque tiene mucha capacidad pero me gustaria q si se sienta en el Sillon de San Martin no deje cosas sin cubrir o pasar cosas x alto como lo hicieron en el municipio del Sur.
    19
  10. CARADURA SOS DEL EQUIPO QUE FUNDIO LA PROVINCIA Y VENDIERON TODO ANDATE
    18
En Imágenes