Pedro Llorente

Qué piensa el único mendocino que fue cabeza de los tres poderes

Presidente de la Suprema Corte de Justicia.

"Cuando la Justicia menos está en los medios, quiere decir que andamos bien". Casi como queriendo romper el hielo y buscando justificar su resistencia para dialogar con periodistas, el presidente de la Suprema Corte , Pedro Llorente (75), introdujo con esas palabras el "mano a mano" que mantuvo con MDZ. 

Para presentarlo, baste decir que es el único mendocino que ha estado al frente de los tres poderes del Estado y que si bien acumula 30 años como funcionario judicial y más de la mitad de esos años como presidente de la Corte, aseguró tener todavía "nafta en el tanque" para seguir en Tribunales. 

Desde allí, sentado en su despacho en el cuarto piso del Palacio Judicial ubicado en Patricias Mendocinas de Ciudad, intentó explicar por qué la Justicia llega muchas veces tarde o, peor, nunca. Dijo sentirse "conmovido como cualquier ciudadano" cada vez que ve una marcha del #NiUnaMenos y sin bien reconoció que el Poder Judicial tiene una "responsabilidad gravísima" en los femicidios cometidos por quienes debían estar presos, pareció diluir su respuesta con generalizaciones y abstracciones varias. Sí habló de la interna que hoy cruza a la Corte y lo valoró como positivo.

Al sumar casi 16 años como Presidente de la Corte local, habiendo sido elegido, reelegido y vuelto a elegir (cada mandato dura dos años), dejó entrever su deseo de que lo recuerden por haber "oralizado" el sistema y en la misma línea pareció reconocer que falta mucho trabajo todavía en pos de agilizar los procedimientos judiciales.  Llorente entiende que Justicia es "dar a cada uno lo suyo" y afirma sentirse "tranquilo" de haber trabajado, todos estos años, en ese sentido. 

Pedro Llorente 01

Justicia, la que nunca llega

"Cuando la Justicia menos está en los medios, quiere decir que andamos bien... cuando aparece... quiere decir que hay algún problema...", rompió el hielo Llorente y dio el pie a esta periodista.

-Bueno, hay que decir que, aunque usted no aparezca, aparece seguido la demanda de Justicia en los medios...

-Sí, aparece seguido.

-Y a propósito del funcionamiento del Poder Judicial. Mendoza acumula 500 mil causas judiciales por año; una cada cuatro habitantes,... ¿por qué?

-En principio, este es un relevamiento que se ha hecho a través da la Junta Federal de Cortes respecto de todas las provincias y nosotros tenemos el honor... no el honor... sino decir que estamos en una situación de más alta conflictividad. Como usted lo mencionó, tenemos una causa cada cuatro habitantes, o sea que en el 2016 entraron cerca de 500 mil causas teniendo en cuenta los casi 2 millones de habitantes que somos. Es una situación preocupante.

-Pero... ¿por qué se acumula esta cantidad de causas..?

-Hay conflictividad que se expresa y manifiesta a través de la iniciación de causas en el Poder Judicial. Hemos tratado en lo posible de ir mensurándola y tomando decisiones al respecto, fundamentalmente en tratar de dar respuesta a este problema que es un problema serio que tenemos porque la Justicia tendría que ser velocísima pero tratamos de darle impulso para que lleguemos a una solución que esté acorde con las pretensiones de la ciudadanía.

-Usted dice "la Justicia tendría que ser velocísima"... ¿por qué no lo es?

-Bueno... no velocísima; tendría que ser veloz... porque velocísima ya quiere decir que pasamos la... este...

-¿Por qué no se logra esta velocidad en la respuesta de la Justicia?

-Bueno pero nosotros con los medios que tenemos tratamos fundamentalmente de que esto se acelere y acercarnos no a lo ideal, pero sí a lo posiblemente ideal. Por eso en mi discurso de la inauguración del año judicial establecí que este era el año de la oralización. Se ha oralizado el tema de las prisiones preventivas, el Código Procesal Civil lo hemos impulsado en ese sentido, en darle una mayor oralización al trámite procedimental, cuando ésto esté sancionado se van a acortar los plazos. También hemos impulsado proyectos como el Código Procesal Laboral, que hace aproximadamente tres o cuatro años que está en la Legislatura y por distintas circunstancias e intereses que se interponen sigue allí. En el 99 por ciento del articulado estamos todos de acuerdo pero hay un punto en el que no se han podido poner de acuerdo ni jueces ni nadie que es el tema de la caducidad de la instancia. Creo que es urgente que se resuelva esa temática en razón de que tenemos que tener un Código Procesal Laboral para que se aceleren las causas laborales y los tiempos de resolución sean más cortos.

-Del número total de causas que ingresan, ¿cuál es la tasa de resolución?

-Es de alrededor del 50 por ciento, porcentaje que hemos tratado de incrementar creando nuevos funcionamientos del esquema del Poder Judicial a través del, por ejemplo, GEJUAS (Gestión Judicial Asociada). Esto implica que los juzgados civiles funcionan conjuntamente, asociados, es decir, cinco jueces trabajan con un personal mínimo, dedicados full time a la resolución de un caso. Con el primer juzgado de Gestión Asociado ese 50 por ciento de resolución de causas se ha podido elevar a un 70 por ciento. Así que estamos trabajando en ese sentido, para que funcionen el segundo, tercero y cuarto.

-¿Por qué la mitad de las causas que ingresan quedan sin resolverse?

-Bueno, por ejemplo, usted sabe que en materia civil está el impulso procesal de partes... a veces las partes no impulsan el proceso penal entonces el juez no lo puede hacer de oficio y en razón de eso por distintas circunstancias por excepciones que se plantean dentro de la causa o porque se deja estar hasta que llegue a un año antes de la caducidad de la instancia; esas circunstancias influyen para que, a lo mejor, esas causas no se resuelvan en tiempo y forma.

-¿Hay algún otro obstáculo que impida que no se resuelvan más causas de las que ingresan?

-Bueno, el juez se tiene que atener estrictamente al proceso. Y el procedimiento es una ley que está dictada por la Legislatura. Y se tiene que atener al procedimiento y no se puede salir de él porque si se sale de él le plantean nulidades le apelan sus resoluciones por eso tiene que atenerse estrictamente al proceso. Aquí lo que habría que hacer es que la Legislatura produzca las reformas suficientes para agilizar ese proceso que, por ejemplo, los plazos que son de 30 días de vista de tal cosa, se acorten a 15 días y así...

-Usted decía que estamos en el año de la oralización... se puede comparar este porcentaje de resolución de causas con el año inmediato anterior y verificar si hubo avances

-Es que es muy reciente este proceso de oralización. Lo que sí en las prisiones preventivas ha habido un avance sustantivo. En conversaciones que he tenido con la Procuración me ha manifestado que evidentemente ha dado resultado porque han bajado los robos, hurtos y los robos agravados en razón de que ha funcionado la prisión preventiva para evitar que esto se vuelva a repetir.

Pedro Llorente 02

La falta de una perspectiva de Género en la Justicia 

-Está en discusión el tema de la perspectiva de género dentro de la Justicia... ¿le parece que falta trabajar en este sentido?

-Sí claro, hay que seguir trabajando. Lo de la perspectiva de Género es muy reciente.

-¿Todavía hay mucho machismo dentro de la Justicia?

-Y sí... yo creo que hay que seguir trabajando y pulir muchas cosas porque han cambiado las situaciones de las relaciones humanas entre el hombre y la mujer por distintas circunstancias por cuestiones laborales, por la libertad lógica que tiene que tener la mujer.

Garantismo Vs. Mano Dura 

-¿Cómo es presidir un cuerpo escindido entre jueces que son garantistas y aquellos que no lo son, aquellos que tienen una perspectiva más dura?

-Para mí el garantismo es cumplir con la Ley y la Constitución Nacional. Si eso es garantismo, estoy con ese garantismo. La situación de los jueces que se dicen garantistas y no garantistas yo creo que es una visión del derecho que la puede tener cada juez en su concepción. Para mí, la diversidad de opiniones dentro de la Corte me resulta beneficiosa porque, bueno, la diversidad de pensamiento, la discusión de los distintos temas, hace que se saquen mejores resoluciones.

-¿Ve positiva la interna entonces?

-Sí, a los efectos de las resoluciones me parece positiva.

-Y usted... ¿a qué posición se siente más cercano..?

-Yo, a la posición de respetar la Constitución y la Ley.

Pedro Llorente 04

 No hay Justicia para el ciudadano de a pie

-Respecto a la relación entre la Justicia y el ciudadano de a pie, hay que decir que uno de los reclamos históricos tiene que ver con que la Justicia siempre llega tarde o nunca llega...

-Considero que la Justicia debe ser veloz. Debemos llegar a definir y trabajar en ese sentido para que la Justicia no llegue tarde.

-¿Por qué no se logra esto?, le consulto teniendo en cuenta que usted ha sido presidente de la Corte por 16 años...

-Fundamentalmente porque debemos cambiar los procedimientos.

-Pero... ¿hay una cuestión de cultura propia de la institución o algo que termina trabando el funcionamiento de la Justicia?

-No creo que sea un tema de la cultura de la institución. Me parece que el sistema procedimental que hoy está vigente y que viene desde la historia tiene que ser cambiado para agilizarlo.

Aquí, interrumpe un asistente de Llorente y pone como ejemplo el Código Procesal Civil de la década del '50. "Si sale la oralización (porque las reformas propuestas aún deben pasar el filtro de la Legislatura) serían cincuenta años de un proceso por escrito que de cuatro años lo podés acortar a uno", destacó el asesor.

-¿Qué respuesta se le puede dar al ciudadano de a pie, ese que sigue pidiendo justicia?

-Que vamos a trabajar para agilizarle la Justicia con los medios que tenemos y los remedios que debemos sugerir para que eso se corrija.

-Pero a menudo el juez aparece lejano, intocable, hay una visión compartida de que los magistrados no están, en realidad, en los problemas de la gente...

- A lo mejor la sociedad tenga razón de que estamos lejos pero en la realidad creo que debemos ir tomando conciencia de que nos tenemos que manejar bajo un común denominador que es resolver los problemas de la gente.

-¿Qué siente cuando ve una marcha de gente pidiendo justicia como, por caso, el #NiUnaMenos?

-Cuando ocurre esto me conmueve como a cualquier ciudadano. Uno como juez no puede aislarse de esa situación tan cruda que estamos viviendo y no tomarla en cuenta por eso es que hoy se han tomado medidas muy importantes en lo que hace a la violencia de género y en lo que hace al tema de la oficina de la mujer para tratar de ir enfrentando esa situación que es real y día a día la estamos palpando.

-¿Qué responsabilidad le cabe a la Justicia cuando vemos que quien terminó matando a una mujer debía estar en la cárcel? Recordemos el caso reciente de Ayelén Arroyo, por citar sólo un ejemplo entre tantos...

-Para mí es una responsabilidad gravísima por parte de la Justicia. La Justicia tiene que, en ese sentido, prevenir y tomar las decisiones que hagan al resguardo de cuando se hace una denuncia que hay peligro de su vida o de lo que fuere la Justicia tiene que actuar inmediatamente y tomar las medidas necesarias.

-Hay resortes que se terminan escapando de alguna forma o funcionarios que terminan no ejerciendo su función correctamente, valga la redundancia...

-Bueno hemos tenido casos resonantes de Jury de Enjuiciamiento; ha habido fiscales que han sido enjuiciados en ese sentido porque se ha creído que no se han tomado las medidas correspondientes en tiempo y forma pero bueno cualquier ciudadano tiene a mano denunciar al juez que no tomó las decisiones en tiempo y forma y eso no haberla tomado en tiempo y forma significó nada más ni nada menos que la vida de una persona.

Pedro Llorente 05

La oralidad, la panacea

-Cuando Cornejo llegó al Gobierno se puso como la gran meta atacar la inseguridad y para eso ha metido muchas reformas a nivel de la Justicia ¿cree concretamente que están sirviendo de algo?

-Sí, creo que sí. La impronta en muchas de ellas la ha tenido el Poder Ejecutivo, pero las hemos acompañado. En ningún momento hemos puesto un obstáculo ni consideraciones negativas sobre los distintos proyectos enviados; al contrario hemos colaborado porque consideramos que son positivas.

-Igualmente, ¿qué cree que hace falta? o ¿cuál sería la reforma que, de pronto, a Llorente le gustaría dejar?

-Hacer todas aquellas reformas que hagan a la celeridad en las distintas disciplinas del Poder Judicial. La oralización. La celeridad. Que hagamos las cosa más rápido.

-Sacar los papeles del medio...

-Por supuesto. La digitalización de los expedientes. Las audiencias orales.

Asume Mariana Silvestri con Cornejo Llorente

Imagen de archivo. 

El vínculo con Cornejo

-¿Cómo es la relación que tiene con Cornejo?

-Es una relación buena. Institucionalmente tenemos una buena relación. En donde tenemos perfectamente definidos nuestros roles.

-Recientemente Cornejo dijo que la Justicia es independiente en sus actuaciones... ¿usted lo siente así?

-Sí. Sus fallos han sido considerados a nivel nacional y... ¿cómo se dice?... eeeh... ¡ah!... han sido comentados por ilustres juristas nacionales.

-¿Cómo evalúa la gestión de Cornejo?

-Yo veo que es una gestión correcta, seria, comprometido con lo prometido. Me parece que se han ordenado las cuentas y esto lo aprecio personalmente y me parece muy importante para la provincia.

-En sus 16 años como presidente de la Corte le tocó atravesar por distintos gobiernos -Gabrielli, Lafalla, Iglesias, Jaque, Pérez y Cornejo- incluso de distintos colores políticos... ¿me puede decir con cuál se ha sentido más cómodo y con cuál más incómodo?

-En general siempre he tenido buena relación con los gobiernos justicialistas y radicales. Allá, por la historia, tuvimos a lo mejor alguna distancia con algún gobernador por temas salariales pero que al final se resolvieron bien. Pero en general la relación ha sido buena. Es que no puede ser de otra manera. La relación institucional... estamos todos bajo un mismo objetivo, resolver los problemas de la gente y si nos llevamos mal entre los poderes... no entiendo que podamos pelearnos entre los poderes...

-¿Que necesita hoy el Poder Judicial, qué le pediría a Cornejo?

-Tenemos necesidades de infraestructura. Necesitamos más edificios porque estamos pagando un importe altísimo de alquileres que no nos beneficia. Con la oralización misma van a hacer falta salas y varias cosas.

-¿Y presupuesto...?

Aquí tomó la palabra el asesor nuevamente: "En promedio, en los últimos diez años, se ha manejado un presupuesto del 4.5 de todo el presupuesto general muchas veces se ha pedido pero siempre que se le dijo no al poder judicial y, sin embargo, hemos acompañado las crisis económicas de la provincia".

Impuesto a pagar

-¿Cree que los jueces deben pagar Ganancias?

-Diría que somos la excepción en este momento porque está establecido en la Constitución Nacional pero bueno a lo mejor habría que aplicar algún régimen especial para los jueces.

-Le consulto porque a nivel nacional está la idea de que a partir de este año los que ingresen a la función judicial queden sometidos al pago de este impuesto como cualquier otro trabajador...

-Sí pero para el que ingresa ahora. Los anteriores a la Constitución del 94 evidentemente están bajo el régimen de protección de los derechos adquiridos.

-Pero le consultaba igualmente si le parece bien o no que aporten Ganancias como cualquier trabajador...

-Puede ser. Puede ser que se establezca un régimen especial para que conjugue con los principios constitucionales para que no haya conflicto.

Cómo interpretar las mayorías para reformar la Constitución

-Cada vez que se ha intentado reformar la Constitución provincial, y teniendo en cuenta que está en la "mente" de este Gobierno hacer cambios en la Carta Magna, nos hemos topado con el inconveniente del artículo 221 de la misma, en el que aparece el conflicto de cómo interpretar la palabra "electores"...

-No lo podría contestar pero de todas manera lo contesté en la historia porque el fallo que firmó la doctora Kemelmajer y el doctor Romano también lo firmé yo (el fallo resolvió que para reformar la Constitución debía computarse como mayoría el total de los empadronados y no sobre los efectivamente sufragaron). Allí establecimos el procedimiento pero no quiero volver a opinar porque puedo llegar a reconsiderar o no la idea y estaría prejuzgando, preopinando. Lo que no puedo negar es aquel fallo que lo firmé yo en aquel momento.

¿Se jubila?

-En noviembre próximo se termina su mandato como presidente de la Corte... ¿qué va a hacer?, ¿se despide o no?

-No, yo en noviembre termino como presidente... del poder judicial no tengo pensado despedirme.

-Cuál es su idea entonces ¿ir por otra reelección?

-No, yo no hago futurismo. Lo que le puedo asegurar es que termino como presidente el 24 de noviembre de este año. En el Poder Judicial llevo treinta años de los cuales considero que he realizado algunas cuestiones. Durante mis gestiones se han llevado a cabo adelantos en distintos ámbitos, por ejemplo, en el ámbito de la infraestructura con el exgobernador Gabrielli se creó la Ley de Infraestructura Edilicia por el cual el 50 por ciento de la tasa de Justicia pasaba a un fondo para Infraestructura, con esos recursos logramos hacer el edificio de San Rafael, los juzgados de Familia de Mendoza, el juzgado civil de Rivadavia, el Cuerpo Médico Forense de Malargüe y por supuesto el famoso Palacio de San Martín que se inauguró el anteaño pasado en la gobernación de Francisco Pérez. También hemos logrado avances en materia de accesibilidad de la Justicia, en esto nos hemos movido también con agilidad y responsabilidad. Existen un medio acá que no existe en el país que son los móviles judiciales que recorren toda la provincia y acercamos esos móviles a la gente resolviendo sus problemas sin necesidad de tener que venir a la Ciudad.

-Volviendo al tema... ¿o sea que del Poder Judicial no se va a ir nunca?

-El tema de la edad y de las circunstancias personales de cada uno... yo creo que depende de la aptitud que uno tenga que tiene que ir acompañado de la experiencia, de la salud mental del individuo, de sentirse motivado en la labor que uno está realizando y bueno yo, hasta ahora, siento todas esas sensaciones así que el día que me bajen esos decibeles, tanto en aptitud como en salud, bueno yo creo que tendré que tomar la decisión responsable que debe tomar cualquier hombre que está en la función pública.

-De todo eso puedo interpretar entonces que le gustaría ir por la reelección...

-No no no no... no lo interprete por ese lado. Yo estuve diez años en la presidencia y volví a la Sala. Ahora puedo estar los seis años y puedo volver a la Sala. No tengo ningún conveniente. De cualquier manera es algo que no decido yo sino la Corte, este es un organismo colegiado...

-La idea es seguir trabajando para el Poder Judicial...

-Exactamente.

-En lo personal, no siente que son muchos años en la misma función, no está cansado o siente que aún le quedan algunos pendientes...

-Todavía no me ha aparecido la luz amarilla. Tengo la luz de que el tanque aún tiene nafta, no está en reserva.

-¿Qué opina sobre limitar la función judicial hasta los 75 años?

-Bueno, nuestra Constitución Provincial no lo determina así... pero bueno, creo que todo depende de la aptitud. Puedo traerle como ejemplo el caso del doctor Fayt que estuvo hasta los 90 y pico de años que, además, debo agregarle que fue mi profesor en la Facultad de La Plata... y ha dejado fallos prestigiosos... entonces el tema de la edad es relativo.

-¿Qué significa la Justicia para usted?

-Es dar a cada uno lo suyo.

-Y, en ese sentido, ¿se siente tranquilo?

-Me siento tranquilo.

-Siente que desde su lugar ha podido ayudar para que cada uno tenga lo suyo...

-Sí, sí, sí. He tratado de resolver las cosas que me ha tocado resolver con sentido práctico y con el equilibrio que debe tener un magistrado y bueno... satisfacer las necesidades y urgencias que nos reclama la sociedad.

La Justicia, la política y el radicalismo

-¿Cómo es su relación con el radicalismo?

-Vengo de esa extracción política... pero cuando asumí este rol tuve que prescindir de los aspectos partidarios; debemos gobernar para radicales peronistas para todos los partidos.

-¿Le costó renunciar a la política?

-Al principio me costó pero luego me acostumbré y hoy no dejo de opinar políticamente entre amigos.

-¿Cómo ve el rumbo que está tomando el país?

-Me está haciendo hacer consideraciones políticas que no debo hacer (risas), pero creo que por el bien del país ojalá este gobierno que hoy nos está manejando trate de resolver los problemas históricos que venimos arrastrando. 

Pedro Llorente 06

Perfil: 

Oriundo de San Rafael, Llorente terminó el secundario en 1958 en el Colegio Manuel Ignacio Molina. En 1965 se recibió de abogado en la Universidad Nacional de La Plata. Durante 18 años dio clases en el Colegio Normal de San Rafael. Surgido de las filas del radicalismo, entre 1983 y 1987 se desempeñó como senador provincial y, desde allí, presidió la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales y llegó a ser presidente provisional del Senado por tres años. Durante un año, 1986- 1987, ocupó el cargo de vicegobernador en los tiempos de gestión de Santiago Felipe Llaver, cuando José Genoud renunció para asumir como senador nacional. En 1987 y hasta 1993 ingresó al Poder Judicial como ministro. De allí pegó un salto como presidente de la Corte, cargo que ocuparía seguidamente hasta 2003, año en que volvió a desempeñarse como ministro de la Sala II del Poder Judicial. En 2011 fue elegido nuevamente como presidente de la Corte, mandato que conserva hasta hoy y que culminaría -en caso de no ser reelecto- en noviembre próximo. En 2015, asimismo, Llorente tuvo un paso fugaz por la gobernación cuando Francisco Pérez tuvo que pedir licencia por enfermedad y ningún "compañero" en la línea sucesoria estuvo para reemplazarlo*****. 

Opiniones (1)
13 de diciembre de 2017 | 21:45
2
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 21:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es tan floja la Corte con Llorente a la cabeza,tiene tal desprestigio en el foro Mendocino, que al margen de que nadie habla de ella a favor , ya ni se gastan en criticarlo,para los colegas que opinan les pregunto quien es mas importante para nosotros los litigantes, la corte, o esa persona exquisita que maneja la mesa de entradas de gecuas uno la Rosita,MDZ, si investigan un poco y le hacen una nota a esa persona verán la respuesta que tienen ,ojalá la pudiéramos clonar, se resolverían muchos problemas de la justicia .
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho