Ex titular de la SIDE:

Miguel Angel Toma: "He cooperado con Arribas para transmitir mi experiencia"

En 2002 Duhalde lo destinó como jefe de los espías. Comenzó en la política en la generación Manzano. El caso Arribas y sus derivaciones. Su relación con Baglini,

Miguel Ángel Toma, ex jefe de la SIDE, irrumpió en la política con pares como Carlos Grosso y José Luis Manzano. De modo que fue parte de lo que se conoció como la Renovación Peronista, capitaneada por Antonio Cafiero.

Entre 1998 y 1999 Carlos Menem llo designó secretario de Seguridad Interior.  Luego sería electo diputado nacional. Y en julio de 2002 renunció a su banca en el Congreso, para asumir como secretario de Inteligencia.

- ¿Cómo explica la situación del actual jefe de la AFI, Gustavo Arribas, en medio de la polémica por supuestos sobornos?

- Una cuestión es la sospecha sobre el actual director de la AFI, que confío que lo va a aclarar. He tenido un trato amable con el y Arribas me pareció siempre una persona muy honesta. Cuando hay situaciones como las que tiene que trabajar Inteligencia; como las grandes amenazas como el narcotráfico, yo creo que todos los dirigentes tienen que colaborar. Por eso he cooperado con Arribas. También para transmitirle mi experiencia. 

Arribas siempre me pareció intelectualmente honesto, al punto de reconocer que no tenía experiencia en este tema y toda colaboración era bienvenida.

- Su trato viene de antes de su asunción en la AFI?

- El ha reconocido que no tenía experiencia, pero siempre lo he visto con predisposición y voluntad para hacerse cargo de una estructura que fue barrida por el kirchnerismo, como bien queda en evidencia en los audios que hemos oído estos días. Y hemos hablado luego de que estuviera al frente de la AFI. Ocurre que reconstruir la Inteligencia es una tarea compleja. Va a llevar mucho tiempo. Yo aspiro a que se haga de la manera más eficiente y rápida posible, por eso cuando se me consulta yo estoy a disposición.

Elisa carrio

- Hoy, la legisladora de la coalición oficialista, Elisa Carrió ratificará una denuncia contra el funcionario en cuestión,

- Carrió ha hecho una denuncia contra Arribas. Así es.. Yo no soy ni conciliador ni no conciliador. Es ahora la Justicia debe investigar. Yo confío, por el bien del gobierno y la continuidad de la tarea de Inteligencia, que Arribas despeje todas las dudas que se pudieron haber planteado a partir de estas dos denuncias. La otra fue hecha por Graciela Ocaña. 

A partir de las investigaciones del Lava Jato en Argentina hubo 35 millones de dólares repartidos en coimas durante el kirchnerismo, antes de la gestión de Arribas.


- Es sabido que Arribas pertenece al círculo íntimo del presidente.

- Por lo que espero es que se aclare, sino no sólo lo afectaría a el de manera personal, sino también a Macri. Insisto en que no hay que prejuzgar y esperar a que en la Justicia se aclare.

- ¿Es tan difícil democratizar estas áreas oscuras de Estado, como la Inteligencia?

- El kirchnerismo ha desnaturalizado la función de la Inteligencia, que debe servir para preservar a Argentina de las grandes amenazas estratégicas externas o internas que pudiese tener y que afecten intereses más significativos. El kirchnerismo hizo de la Inteligencia una estructura de espionaje interno, que no tiene nada que ver con la función de la Inteligencia, no tiene que ver con perseguir o espiar a periodistas, sacerdotes, empresarios u opositores. Con esta posición, la Inteligencia preserva y encubre las acciones ilegales que desarrolló un gobierno y que queda claro en este audio: el armado de carpetas, el peor de los crímenes que se pueda cometer.

- ¿Qué es lo peor que evidencia estos audios?

- Lo que aparece claramente en estos audios es que quienes fueron demonizados por este gobierno, o sea, la estructura de la Inteligencia civil, fueron transfiriendo las tareas de inteligencia o de espionaje interno a la estructura militar. Convengamos que a partir de 2010 el presupuesto de la inteligencia militar creció exponencialmente, en un país que no tiene hipótesis de conflicto. Porque la inteligencia civil se negaba, por ejemplo, a continuar investigando la pista iraní o a colaborar con Nisman, obviamente, terminaron revirtiendo la cuestión y los que aparecían como victimarios son las víctimas y las víctimas de un poder político que no escatimaba ninguna alternativa para encubrir sus actos de corrupción, sea la corrupción material o la política, que implicaba sentarse a negociar un acuerdo con aquellos que mataron a 85 argentinos.

La inteligencia civil se negaba, por ejemplo, a continuar investigando la pista iraní o a colaborar con Nisman.

Toma


- ¿Podríamos hablar de una relación promiscua entre la política, la justicia y los servicios de inteligencia? 

- Yo diria que sí, que es promiscua, porque hay una responsabilidad de la conducción política. No es demonizar a las instituciones, porque las instituciones funcionan de acuerdo al input que le da la conducción política. Y el kirchnerismo lo alentó. Tomemos el caso Stiusso, sin hacer defensa personalizada. Remarcó que se intentó demonizar a aquellos que cumplían una función para sacarle responsabilidad a quienes realmente daban las instrucciones, por fuera de la ley y que, en muchos casos, las estructuras de Inteligencia se negó a aceptarlas. Eso explica el rechazo a la instrucción de la presidenta para que Stiusso deje de colaborar con la investigación de Nisman. Es imposible no entender que demonizar a esta estructura simplemente intentaba garantizar la impunidad de la dirigencia política que había desnaturalizado la función de inteligencia.

- Retomando lo de Arribas. ¿No hubiera sido correcto haber seguido el protocolo que se cumplió con el caso Centurión en la Aduana: separar a alguien sospechado, hasta tanto se demuestre su inocencia?

- Fue una decisión del presidente aplicar dos criterios distintos y el lo explicó en la conferencia de prensa. Evidentemente es el presidente quien debe asumir las decisiones y la responsabilidad: Si se equivocó tendrá un costo político importante. Y si no se equivocó se le tendrá que reconocer que estaba en lo cierto.

- Usted es un asiduo visitante de Mendoza.

- Ahora menos. Tengo muchos amigos en Mendoza: Manzano, Baglini, Becerra, Mendoza ha dado grandes dirigentes en la política argentina.

Manzano

- ¿Cuáles son las cualidades de José Luis Manzano como dirigente político? Es uno de los políticos más destacados en Mendoza desde hace varias décadas, por fuera de toda valoración.

- (Ríe) Hace rato que dejó de serlo. Creo que se ha dedicado más a su actividad empresaria. 

- ¿Está seguro que ha dejado la política?

- (Piensa) Lo que pasa es que acá hay un fenómeno interesante que da pie a la relación entre los medios de comunicación y el poder político. Los medios de comunicación se han convertido en un medio de poder en Argentina, producto de varias cosas, pero fundamentalmente del desarrollo tecnológico, lo que ha permitido que cada vez más los medios sean un instrumento fundamental en la creación de la opinión pública, cuando históricamente lo eran los dirigentes, la vieja metodología de la tarima desde donde los políticos arengaban a la sociedad.

Los medios de comunicación se han convertido en un medio de poder en Argentina, producto de varias cosas, pero fundamentalmente del desarrollo tecnológico

- Entiendo que se refiere a los oradores.

- Exacto. Y un gran orador en el Congreso fue Baglini, quien también es una excelente persona, de un enorme sensibilidad política, de una enorme cultura

-  Podemos hablar tranquilos ya que no el escucha. ¿Realmente dejó de hacer política Manzano?

- (Risas) Incide en la política ser un empresario de las comunicaciones, porque crea opinión pública, imágenes, puntos de vista, promueve o no promueve, según tenga intencionalidad. Desde ese punto de vista, sí, toda acción que tenga que ver con la construcción de opinión pública, tiene relación con la naturaleza política. En cuanto a la persona de Manzano, yo creo que tiene una enorme capacidad y un talento pocas veces visto en política, pero que tuvo un grave problema: tuvo demasiado poder siendo demasiado joven, era jefe de la oposición a los 27 años y eso marea a la gente porque mucho poder y poca madurez (la madurez viene con los años) por ahí termina a condenando a un dirigente al ostracismo.

Manzano tuvo un grave problema: demasiado poder siendo demasiado joven. Era jefe de la oposición a los 27 años y eso marea a la gente porque mucho poder y poca madurez por ahí termina a condenando a un dirigente al ostracismo.

Reconozcamos que fue uno de los puntales de la renovación peronista, fue muy criticado, tuvo muchas operaciones en su contra con el tema de la corrupción. Recibió todos los cachetazos de Yabrán y las mafias que controlaban los aeropuertos Pagó el precio de ser cara la visible y esto le significó una enorme campaña mediática en su contra. Yo recuerdo cómo Neustadt fue destruyendo la figura de Manzano sistemáticamente.

- El golpe de gracia lo dio Verbitsky con "Robo para la corona".

- Sí, pero a Verbitsky no lo podemos tomar seriamente, ya que siempre fue un agente de las inteligencia cubana, un agente doble. Siempre trabajó para quien le pagó, independientemente de que en Argentina la corrupción siempre existió y alcanzó niveles estratosféricos con el kirchnerismo.

Más sobre José Luis Manzano y Horacio Verbitsky en la entrevista completa:

Opiniones (3)
24 de enero de 2018 | 00:37
4
ERROR
24 de enero de 2018 | 00:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. experiencia en que tiene el caballero?, en trabajar lo dudo
    3
  2. Què PAR de PÀJAROS los dos! ....
    2
  3. Comenzó con manzano? Chau, no me interesa.
    1
En Imágenes