Santiago Felipe Llaver

"A diferencia de mí, Cornejo siempre tiene un plan B"

El autor propone una entrevista imaginaria al ex gobernador, el primero desde la recuperación de la democracia en 1983.

Alguna vez intenté esta clase de reportajes animado por la escuela de Periodismo y Literatura Raúl Silanes. Incluso creo que  concretamos uno con Andrés Gabrielli, en un delirante face to face con Batman, cuando los 80 eran los 90 y Michael Keaton era el héroe, Jack Nicholson el malo y Prince ponía música a la película. 

Silanes nunca entendió de rock (llegó hasta Leonardo Favio, y no es menor su techo) y Gabrielli impulsaba un suplemento juvenil, a tono con los nuevos vientos de una cultura que recién se afirmaba. Todo sucedió en el entonces Diario HOY, que antes había sido "el Mendoza". Había máquinas de escribir en las redacciones, únicamente.

Alrededor de las 7 de la tarde aquel galpón de dactilógrafos me sonaba a alguna canción rarísima de John Cage, en su etapa minimalista. Empezaba el cierre de la edición papel del día siguiente


En esa época todos sabíamos de música, cine, libros, filosofía, política e historia. Estaban muy bien consideradas -socialmente- las nociones del saber y la curiosidad. No es como ahora, claramente. Y ahí los tienen a los exitosos de hoy, los Arjona, Montaner o Chayane, que no me dejan mentir.

Pues bien: la particularidad de esta entrevista es que se intenta mantener un reportaje con una persona que ya no está entre nosotros. Y la gracia, desde Norman Mailer y Truman Capote hasta acá y anoten a Tom Wolfe, es que debe parecer que el entrevistado esté "vivo". Medianamente, obvio. Para eso el registro es un recorrido por el pensamiento de la persona escogida. Y en este caso, básicamente, por su acción. Ya saben la historia del radicalismo en el gobierno. 

Y justamente por tratarse de quien fuera uno que estuvo a cargo del Ejecutivo, Santiago Felipe Llaver, el hacer al decir es la virtud a mensurar

Juan Pablo II en Mendoza ante 250.000 fieles. El 7 de abril de 1987


-Conoció al papa, al menos estuvo a su lado las 3 horas que pasó aquí en Mendoza. ¿También era peronista, como el actual?

- Era un hombre de una energía sobrehumana. Declaré feriado ese día, el de su llegada. Y colaboramos con la iglesia para montar y dar facilidades a la misa que tuvo lugar en el Predio de la Virgen. Su mirada era muy profunda y su voz penetrante, avasalladora. Fue un hecho histórico, porque en su visita pastoral traía el tema de la paz. ¿Después hubo un papa peronista?

- Sí, aunque parezca insólito.

- Yo recuerdo algo no tan gracioso cuando dejé el cargo de gobernador. El hecho, menor, en especial para el sistema democrático, es que fui escupido por militantes peronistas cuando le entregué el bastón a José Octavio Bordón. Igual, usted sabe, esto no debe ser lo importante entre adversarios políticos. Son resabios de una cultura violenta e intolerante. Por eso, y aunque exista un papa peronista (si es verdad lo que usted me dice), la prioridad es la búsqueda de la paz, del diálogo, de mejores condiciones de vida.

- La política energética durante las presidencias de los Kirchner ha sido bastante errática y hoy la realidad es angustiante: no sólo no generamos nuestro propio consumo, sino que de exportar pasamos a comprador energía.

Felipe 3

- Usted no debe recordarlo, pero el Dique Potrerillos fue una de mis preocupaciones principales como gobernador. La generación de energía es clave para el desarrollo de cualquier Estado. Luego de varias marchas sobre el proyecto y soportar críticas durísimas de la prensa (de paso, déle un saludo al señor Gustavo Solanes, que no dejó un día de mentir sobre Potrerillos), durante mi gestión logramos aprobar la ley que autorizaba la ejecución del proyecto. ¿Ya lo hicieron?

- Si, ya está en operaciones. Y en cuanto a Solanes es más fácil que lo ubique usted. Falleció hace ya un buen tiempo.

- No, no lo he visto. En la radio me dedicaba todos los días media hora para criticarme. Qué pena que no alcanzó a ver la obra terminada.

- Volviendo a la relación entre Política y Energía hay que reconocer que usted hizo valer los derechos de Mendoza ante la Nación de un modo bastante exótico. Incluso se peleó con el presidente, su amigo, Alfonsín.

- Le voy a contar esa historia, porque si no siempre quedo como el loco de la película. En septiembre de 1986, luego de años de burocracia y gestiones, decidí ocupar el complejo "Los Nihuiles", con centenares de funcionarios públicos y fuerzas de seguridad. Esto fue severamente cuestionado por Alfonsín, que ordenó nuestro desalojo de las centrales hidroeléctricas. El derecho de Mendoza sobre las mismas era indiscutible.

- Eso nunca se dudó, aunque si su método para lograr el objetivo.

- Todo es discutible, amigo. Y más en política. ¿Usted cree que yo quería algo para mí al enfrentarme al presidente, con el cual teníamos una amistad de años y una carrera como correligionarios histórica? Claro que no. Pero no quedaba más opción que conmover a las autoridades y a la opinión pública.

Felipe 4

Una sociedad más exitosa sin que con poder: Alfonsín y Llaver.


- Si pensamos en el resultado, taaaan mal no salió la jugada.

- Durante medio siglo la Nación obtuvo numeroso beneficios del aprovechamiento energético del río Atuel. ¿Oyó bien? ¡Cincuenta años! Por eso la recuperación del manejo de El Nihuil era un anhelo de los mendocinos. Nosotros logramos un precedente muy importante al tomar este complejo. Pregunte a Bordón lo que pasó después, en su mandato. Se lo cuento: los reclamos continuaron por vía judicial y se llegó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Y pregúntele al que vino después, Rodolfo Gabrielli: el gozó de la ansiada transferencia. El complejo pasó a manos de la provincia con un acuerdo de partes, a través de bonos por regalías. Después, con el correr de los meses surgió políticamente la decisión de la privatización. Pero ese ya es otro cuento.

- En aquellos días que decidió "tomar" los Nihuiles, además de enemistarse con Alfonsín, también lo hizo con varios correligionarios suyos de Mendoza.

- Estaban varios muy calientes, sí. El vicegobernador (José Genoud) criticó la medida. El Pepe entendía que el procedimiento empleado significaba enfrentarse con Alfonsín, y que le sumábamos una presión más a las miles que jaqueaban su gestión. También estuvo en desacuerdo Raul Baglini, brillante diputado que tuvimos, y hasta el Secretario de Defensa de la Nación, Alfredo Mosso. Pero créame: esta decisión mía fue el único episodio en que discrepamos con Genoud. Puede parecer extraño, porque siempre se habló de una mala relación entre nosotros. Yo lo desmiento.

Felipe 2

Diciembre, 1983: todo lo que podríamos haber avanzado, pero no.


- Su vocación por el federalismo, ¿fue más que una postura política?

- Cuando asumí la gobernación de Mendoza, orgulloso por el triunfo no mío, sino de la democracia, apenas me tomé 20 minutos en la Legislatura para explicar mi plan para la provincia. Ahora hablan como veinte veces más de tiempo y no dicen nada (carcajadas). Primero recordé al primer gobernador radical en la historia, a José Néstor Lencinas, asumido en 1918. Si quiere luego discutimos sobre Lencinas, pero es inobjetable que su gobierno nos dio grandeza y orgullo de ser mendocinos.

- ¿Y después que dijo?

- Hice una reseña de un programa con veinte puntos para las distintas áreas de gobierno. Le digo de memoria lo conceptual: "Desarrollaremos la economía agroindustrial y en especial la vitivinicultura y la fruticultura". ¿Por qué? Estas actividades son las bases fundamentales para el desarrollo de Mendoza. De esos 20 puntos hubo 5 que eran los más prioritarios. De memoria, amigo: "Confío en mis fuerzas morales, en la constancia de mi labor y en el conocimiento perfecto de las necesidades populares. Represento a todo el pueblo de Mendoza y esto es lo que determinará que los actos de gobierno estarán despojados de todo vestigio partidista".

- En esos 20 minutos en la Legislatura lo interrumpieron 3 veces para aplaudirlo.

- No sé cuántas fueron (risas). Usted parece un periodista deportivo (más risas). Sí me acuerdo que hubo una ovación y muchos legisladores se pusieron de pie y aplaudieron cuando dije que una de las prioridades de gobierno iba a centrarse en que la Nación nos diera lo que correspondía en materia de regalías. Otra vez le digo: pregúntele al gobernador Gabrielli si recibió más de 600 millones de pesos a modo de reparación histórica por regalías mal liquidadas. De paso pregúntele qué es lo que hizo con ese dinero, que era una fortuna, una remesa extra, para introducir cambios profundos en Mendoza.

- En aquel discurso inaugural y emblemático también habló de tomar medidas, que, finalmente, se cumplieron. Casi un milagro.

- El desarrollo de la economía agroindustrial, la participación en la generación hidroeléctrica como regalía o como tarifas especiales, el impulso a la industria basada en la petroquímica, la instalación de la planta de soda solvay, el desarrollo minero y de la industria del turismo. Estos fueron algunos de los puntos programáticos, es cierto. Y no obviemos que re-establecimos el Departamento Provincial del Trabajo y el examen de cada caso de magistrados.

- En este punto, el judicial, déjeme preguntarle por el caso de una medida que suele perderse en la memoria colectiva. Usted propulso a una mujer para ocupar un lugar en la Corte Suprema en 1984. Visto en perspectiva resulta una medida de vanguardia.

- Usted se refiere al nombramiento de Aída Kemelmajer, claro. Hay una frase de ella que no solo comparto como colega, sino como político: "En la corrupción hay abogados, contadores, de todo. Y esto es también un problema. En la universidad no se enseña ética de la profesión". ¡Extraordinario! La señora Kemelmajer fue la primera mujer en llegar a la Corte Suprema y es un orgullo haber ayudado a que ocurriera. Estuvo 26 años allí. Y mire que siempre supimos que no sería fácil: ella siempre mantuvo su postura en favor de la despenalización del aborto.

- Hoy hay elecciones comunales en Santa Rosa, departamento vecino al de su pago chico. Ya le habrán contado los despelotes crónicos que suceden allí.

Felipe. 1jpg

Asume el parco, el obstinado, el verdadero mula entre los gobernadores desde la recuperación de la democracia: Felipe Llaver.

- (Risas) Despelotes hay siempre, en todos lados. El asunto es resolverlos. No encuentro mejor respuesta que contarle una historia política, hablando de mi pago chico, mi querido San Martín. ¿Recuerda quién fue el intendente electo en 1983 en San Martín?

- La verdad, no.

- Se llamaba Herminio Emeterio Sánchez, un gran correligionario. Militante desde muy joven, de las filas de la Unión Cívica Radical del Pueblo, imagine. Fue candidato a concejal en varias oportunidades. Y en 1983 lo impulsamos como candidato a intendente por sus valores, condiciones y conocimientos. Sánchez era un tipo que se dedicaba a arreglar autos. Era mecánico. Su gestión fue sorprendente para todos: impulsó la construcción de una decena de barrios, se preocupó por el tendido de la red de gas natural, por la modernización del parque automotor y de la reparación de puentes con problemas de vieja data. Era un político hacedor, práctico. Y se concentró tanto en la gestión municipal que fue alejándose de la actividad partidaria. Y los pícaros de siempre corrieron la bola que Sánchez quería cortarse solo. El respondía: "A mí me eligió la gente y me debo a ella". Y cada vez tomaba más distancia del comité. Concluyó su gestión como intendente en 1987 y es recordado como un tipo que hizo muchísimo por San Martín. Eligió la gestión y no la rosca. En Santa Rosa probablemente necesiten alguien como Herminio Emeterio Sánchez. Ojalá podamos hablar de Santa Rosa como lo han hecho de mi gobierno: "Se caracterizó por su transparencia y austeridad, como por la concreción de importantes obras públicas".

- Ya quisiera su correligionario Alfredo Cornejo un corolario parecido, al término de su administración.

- Le gustaba la rosca desde pendejo a ése. Era de los pocos que se peleaba con mi pollo, el Viti Fayad. Empezaban a picotearse y no terminaban más. Siempre les decía que había que gobernar y dejarse de joder. Estos venían a querer armar quilombo a mí, que tuve que aguantarme que Balbín nos ganara siempre las internas, que los milicos nos jodieran una y otra vez. A veces lo entendían o me decían que sí, para que no siguiera cagándolos a pedo. Pero nunca se llevaron bien. Pasa, como en todos los órdenes de la vida. Cornejo sabe, porque además trabajó mucho en eso, que tuvimos que enfrentar las consecuencias del terremoto de 1985. Creamos un Comité de Reconstrucción, el cual en poco tiempo, a través de distintos programas, condujo a la construcción de más de cuarenta mil viviendas. Este plan fue el más ambicioso y concreto de viviendas en las últimas décadas. Corbejo sabe que el gobierno de la Nación, aunque sea de su propio partido, no repara en la provincia lo suficiente. Cornejo sabe que en mi período de gobierno realizamos obras como la red de gas natural a través de EMSE, la cual se extendió por toda la provincia. No sé cuál será su corolario. Lo único que sé, es que, a diferencia mía, siempre tiene un plan B.

- Planteamos casi a diario la necesidad de contar con un banco provincial. Por increíble que parezca nos quedamos sin instrumento financiero mendocino.

- El Banco de Mendoza fue una herramienta clave, aún para gobiernos de distinto signo. Lo único que critico es que llegaron a controlar tanto poder, sobre todo el Banco de Mendoza, que en cierto modo se constituyeron en un Estado dentro del Estado. No dudé en estatizarlo cuando era un banco constituido con capitales mixtos. Luego Bordón lo convirtió en una sociedad anónima y el final fue tristísimo: su privatización, junto al de Previsión Social. A veces creo que elegimos involucionar a evolucionar como provincia.

- La última pregunta es qué recuerda del día que asumió como gobernador.

- Mire, yo recuerdo perfectamente que cuando di a conocer mi gabinete, en Mendoza hubo una serie de reuniones en el seno del Partido Justicialista. Y me acuerdo que mientras nosotros estábamos dando a la población estas informaciones, en el PJ se discutía "aceptar la autocrítica y proceder a la reorganización del partido mediante un proceso sereno y sin agravios". Fijese en los diarios: discutían lo siguiente: "Lorenzo Miguel optó por dar un prudente paso al costado en lo referente a la conducción política del justicialismo y dejar esa tarea bajo la responsabilidad de Carlos Juárez, medida que respetamos". Y lo más increíble: "No prosperó la iniciativa de Carlos Menem, en el sentido de dejar la conducción partidaria en manos de María Estela Martínez de Perón" (risas). La noche negra de la dictadura había empezado con ella y todavía algunos querían que fuese la referente del principal partido de la oposición apenas inaugurada la democracia. Recuerdo eso y recuerdo haberle dicho al gabinete: "estamos peor de lo peor que podemos pensar". A todos se les borraron las sonrisas.

Opiniones (6)
19 de octubre de 2017 | 11:36
7
ERROR
19 de octubre de 2017 | 11:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Lástima, Concato. Su crítica es desvergonzada. La comparación con Hitler, lejos de ofender, mueve a risa.
    6
  2. No es correcto decir " A diferencia mía...." debe decirse " A diferencia de mi... " Gracias
    5
  3. Tuve la suerte de conocerlo personalmente con mis escasos 13 años. Estuve en mas de una oportunidad con El y su familia. Amigo de mi abuelo. Esa época en la que la PALABRA no era sólo una palabra. Hablan de un Gobierno austero. Por supuesto que ASI lo fue. Veníamos de años de gobiernos militares en los que sucedió de todo ( mala administración. Avasallamiento de los Derechos Humanos, gran endeudamiento. Etc). Al igual que en la Nación fue una etapa de organización y consolidación de las Instituciones. (pavada de tarea). Se realizaron obras Públicas. Se construyeron viviendas como NINGÚN otro Gobierno en democracia. Habrán existido errores?? Seguramente si. Pero NADIE puede dudar de la honestidad y firmeza a la hora de tomar decisiones.
    4
  4. Que nota!!! Fantasiosa, mentirosa. Estatizo, el Banco Mendoza estafando al 49% del capital privado. Cuando llaver lo estatiza era de capital mixto 51% estatal/49% privado. Lo estatiza y jamás pago las acciones privadas que chupo, con una ley. Una estafa política más. No fue ejemplo de nada, tan pobre fue su gestión que le dio el poder a los corruptos impresentables hasta el día de hoy a Bordon y Lafalla. Mas o menos, la historia parecida, como cuando accede al poder Hitler en Alemania.
    3
  5. muy buena nota !!
    2
  6. Don Felipe, el ultimo de los políticos de raza del Radicalismo, tuve el placer de conocerlo y de tratarlo y lo recuerdo por su visión de futuro y por su firmeza a la hora de defender sus ideas.
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México