Gabriel Rolón

Estas fueron tus preguntas y las respuestas de Gabriel Rolón

Psicólogo. Su columna en MDZ Radio, los viernes a las 12.30, es casi una entrevista pública de nuestros oyentes. Un consultorio a micrófono abierto.

Los viernes a las 12.30, tenés un consultorio a micrófono abierto en MDZ Radio con el psicólogo Gabriel Rolón. Tus preguntas son una entrevista pública, acompañada en estudios por Eduardo Ripari, Roxana Badaloni y Federico Croce, en el programa "Cambio de aire" (lunes a viernes de 11 a 13.30 en 105.5 mdzradio.com).

Estas fueron tus preguntas a Rolón, y sus respuestas:

- ¿Qué es el amor de pareja?

- En general la idea que tenemos del amor viene de hace mucho tiempo. El amor está idealizado y sobrevaluado. El amor es una emoción, por eso hay personas que sienten el amor de acuerdo a cómo son: Las personas sanas generarán un amor sano, las personas enfermas generarán un amor enfermo. Se suele decir que el amor siempre es maravilloso, pero la verdad es que si enamorás de alguien enfermo, el amor no tiene nada de maravilloso.

- Ahí bajamos del pedestal amor, en la primera de cambio.

-Es que me parece necesario, para que podamos ir construyendo una idea que no sólo esté basada en una idealización del amor, sino en un sentimiento real y complejo, difícil de armar. A veces la gente piensa que el amor sucede en un instante, como si el amor fuese algo que se encuentra en algún lugar y ya está hecho. No es así, lo que alguien no ha encontrado es la persona con la cual está dispuesta a construir un amor, pero el amor se construye y es difícil. No hay que confundir amor de enamoramiento.

-¿Quién se preocupa más por encontrar el amor, los hombres o las mujeres?

- La mujer es tan receptora y generadora de amor que casi la vemos en el ápice, en el cielo del amor, siempre pensamos en algo del orden de lo femenino. La mujer suele ser más romántica, más idealista y también más cruel, la mujer tiene una sinceridad afectiva que hace que cuando no quiere más a alguien sea muy directa, tome decisiones muy rápido. Los hombres suelen ser más vuelteros, les cuesta más, se sienten muy culpables. La mujer tiene una manera de relacionarse con el amor muy particular, muy sincera y muy directa. Por eso el amor femenino avasalla. El hombre es más dudoso, por eso la mujer siempre le pregunta: ¿Vos me querés? Y siempre parece que el hombre duda. Eso no significa que el amor del hombre sea menor, sino diferente, no tan directo.

- ¿Cómo sabemos que el amor sigue siendo amor o pasó a ser aceptación y ceguera?

El enamoramiento es un instante cuando el otro está idealizado y creemos haber encontrado a la persona perfecta. Queremos suspender la vida para estar con esa persona. Pero cuando el tiempo pasa, no nos queda más remedio que desilusionarnos porque la perfección no existe, porque nadie nos completa totalmente y luego de esa desilusión, si decidimos seguir estando con esa persona, empieza a construirse el amor de verdad. Ese amor tiene que ver con aceptar a esa persona que tiene muchas cosas de las que nos ilusionarse al principio y también tiene las cosas que nos desilusionaron después.

Pero tomamos la decisión de seguir adelante. ¿Por qué? Yo creo que un amor tiene sentido trabarlo y construirlo cuando estar con el otro hace que la vida sea más linda cuando estoy con el que cuando estoy sin él. Entonces, uno ya no es un conformista, y no está con el otro porque no queda otra, sino que está con el otro porque la vida de uno es mejor. Hay un punto que tiene que ver con la sanidad del amor: Esta bien, todos tienen cosas que no nos gustan, entonces, cuándo trabajar para aceptar esas cosas y construir y cuándo no. Hay una vara que es inapelable, que tiene que ver con que lo que no me gusta del otro al menos no me tiene que lastimar.

- ¿Sos "pro pareja", Rolón?

- No, para nada, al contrario, soy el pro pareja sana. Cuando veo una pareja enferma, el trabajo del psicólogo creo que es ayudar a que esa persona se distancie de su pareja, dejando el menor daño posible. Sor Juana decía que el amor es como la sal, daña su falta y su sobra. Entonces, yo creo que la paciencia también es como la sal también, por ejemplo, hace 60 años se toleraba casi todo, casi nadie se separaba. Esa tolerancia creo que era mala, era una resignación. Pero, como toda fuerza genera su contraria, hubo un momento (del cual creo que estamos saliendo) en el cual uno ya no toleraba nada, porque "hay mucha gente esperando en la vida, muchos amigos de Facebook que puedo invitar a salir, entonces me abro". Esa imposibilidad de trabajar para la construcción del vínculo cuando se complejiza también resulta patológica, entonces esa paciencia hay una medida en la que es saludable y otra medida en la que no, ya sea para arriba o para abajo.

- ¿La gente puede ser feliz sin un amor de pareja? Un amigo me dijo que la fórmula de la felicidad es no enamorarse.

- Creo que es cierto que si uno no se enamora evita riesgos y dolores, pero no es menos cierto que sin esos dolores la vida no tiene mucho sentido. Hay que diferenciar el dolor del sufrimiento. El dolor es inherente a la vida humana, todo ser humano, por el hecho de vivir, atraviesa algunos dolores. El sufrimiento implica que esos dolores se hacen crónicos y desmedidos hasta el punto de enfermarnos. Entonces, quien dice que no se enamora por el riesgo de sufrir, se pierde una gran cosa en la vida. Lo cual no quiere decir que alguien no pueda ser feliz sin una pareja, porque todo ese afecto amoroso también puede volcarse de un modo sano en otras cosas, por ejemplo un sacerdote canaliza el amor ayudando a los demás.

Sí, en la mayoría de las personas, la pareja es una instancia saludable, si el amor es sano, porque da a posibilidad de vivir en plenitud la sexualidad, el disfrute erótico que hacen del amor algo deseable, aunque tenga aparejado algunos dolores.

- Yo conozco mucha gente que dice que no se enamora, ¿será por el sexo fácil que no se enamoran?

- Lo que pasa es que hay que diferenciar el amor del deseo, del erotismo. Es cierto, si la única posibilidad de tener sexo en una época era la pareja estable, la gente estaba más en pareja porque el impulso erótico es muy fuerte. Ahora, si uno busca placer sexual, hay hoy más posibilidad de tener disfrutes sexuales sin comprometerse, entonces mucha gente canaliza esa parte de su vida en relaciones que no son comprometidas pero son placenteras. Hasta ahí está todo bien, el problema es si pasa eso de que alguien cree que no se enamora nunca porque tiene el amor tan idealizado que lo busca perfecto, sino es perfecto no le sirve.

Cuando alguien tiene la vara del amor tan alta, se va a quedar en una soledad que a lo mejor no es elegida, sino que es una soledad producto de no saber aceptar al otro con fallas y defectos.

- Nos tiene que dar pena la persona que elije estar sola.

- La soledad cuando es elegida no es mala. Hay momentos en los que lo más sano es estar solos, una persona que salta de una cama a la otra sin pasar por el piso, es muy peligroso. Porque para construir una nueva relación es preferible que la anterior esté resuelta.

La sociedad está pensada para que estemos en pareja: Cuando te invitan a una fiesta, te invitan en pareja, cuando te regalan entradas al teatro en la radio (por ejemplo), te regalan en pareja. El mundo tiende a invitarnos a ese formato de estar en pareja, de estar en familia, después el sujeto elije si ese formato le hace feliz.

- Tantas historias de princesa nos han hecho mal, idealizamos el amor

- Más que hacernos mal, nos han confundido. Pero en algún momento sí nos hacen mal: La gracia de una novela es que la protagonista sufra mucho, entonces ha quedado en algunas personas la idea de que el amor es eso. Es decir, que una pareja tiene sentido cuando se pelea mucho, cuando se discute mucho, cuando siempre se está en el borde del dolor. En ese sentido sí nos han hecho mal los cuentos de hadas, que siempre terminan en que el príncipe le da un beso a la bella durmiente, pero ¿cómo sigue eso? Esa parte no nos la cuentan.

- Cuando el amor se termina, por qué la inercia de la vida te lleva a seguir con esa persona, cuando sabés que el amor ya se ha extinguido.

Porque es bastante común que el ser humano encuentre una zona de confort, a veces enferma y dolorosa, porque romper una ilusión cuesta mucho, porque reconocer que hemos fracasado cuesta mucho. Pero para eso estamos los psicólogos también, para ayudar a hacerle entender a alguien que una relación una no tiene mucho sentido y que recorramos juntos ese camino de la separación y del duelo, por el bien de dos personas que ya no se quieren.

Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 21:49
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 21:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes