José Luis Espert

"La economía es una ciencia y no un chamuyo"

Asegura que desde hace 5 años Argentina no crece. El economista separa la recesión de la inflación y ofrece buenas y malas noticias.

Es él quien mejor se define: "Cuando me preguntan por qué tengo esa pasión por defender mis ideas y el pensamiento independiente, respondo que es por una combinación de principios de vida y una visión ideológica que se alinea con un sistema político democrático transparente, un capitalismo de mercado, una inserción apropiada de la economía Argentina en la globalización y una genuina disciplina fiscal".

Esta fue la charla mantenida en el programa "Hacete cargo", por MDZ Radio, con uno de los economistas más polémicos del país. El fin de semana estuvo en San Rafael, mezclando trabajo con placer. No baja la guardia, nunca. Un Espert genuino:

- ¿Está espeso el clima económico?

- Yo veo a mucha gente que quiere que a Macri le vaya bien. De hecho, yo soy un abanderado de eso. Pero la economía es una ciencia, no es un chamuyo. Y lo que pasa con la economía depende de lo que se haga, más allá de lo que se desee.

- ¿Qué se hizo de bueno desde diciembre?

-  Un repaso de las cosas buenas de este gobierno: además de bajar la inflación, la salida del cepo cambiario, sin crisis. Eso le dio una lección muy grande a la gente que quiere pensar, porque la libertad no genera crisis y la eliminación del cepo sin crisis demostró eso. Creo que también fue muy buena la salida del default y es muy bueno el acercamiento que Macri está teniendo con el mundo.

- ¿Cuál es el crecimiento de la economía?

- Hay que decir que desde 2012, o sea, hace 5 años, un lustro,  la actividad económica argentina en promedio no crece. En 2011 se lanzó el cepo, en 2012 la actividad económica cayó, en 2013 subió un poquitito, en 2014 volvió a caer, en 2015 subió un poquito y este año nos toca caer. Es probable que el año que viene crezca algo. Así vamos a seguir hasta que a alguien no se le ocurra algo diferente, porque lo de Macri es mantener a flote más o menos lo que venía antes. No esperemos que este sea un gran año.

- ¿Esta lógica del año par e impar es una ley no escrita, una especie de chiste?

- (Risas) Es como para que se entienda rápido el concepto: da la casualidad que años pares no crecés o caés y en años impares crecés un poco.

- La caída de la inflación, ¿tiene que ver con el nivel de recesión?

- No, es un éxito del Banco Central. Conectar inflación con recesión es absurdo. Lo que sí es cierto es que entre el apretón monetario y la poca euforia que hasta ahora despierta el programa económico de Macri, tenemos una recesión. El apretón monetario en un contexto de no demasiada credibilidad genera recesión, pero el apretón monetario en un contexto de poca credibilidad baja la inflación también. La baja de la inflación y la recesión son las mismas consecuencias de una sola consecuencia: el apretón monetario. El hecho que las une es la inflación, pero conectarlas es ridículo.

- A los inversores, las medidas como el fallo de la corte con tarifas ¿los asusta o los acerca más a nuestra economía?

- La cantidad de llamados que muchos economistas profesionales recibimos del exterior es impresionante, como nunca en los últimos 5 años. Interés por Argentina hay, pero por ahora es un interés más formal que literal. No hay lluvia de dólares dando vuelta. Nadie se vuelve loco por invertir en nuestro país, aunque sí hay muchas preguntas. Sucede que el dólar está barato. El dólar de 15 pesos de hoy no es lo mismo que el dólar del 1 de diciembre de 2001. Un tema pendiente es que nosotros tenemos leyes laborales de la época cavernícola y un gobierno que no puede imponer un ajuste de tarifas. Entonces, bueno, hay un gran interés por Argentina pero hasta ahora se ha visto poca plata acá.

- ¿El Estado debería proteger las economías regionales, frente a la apertura de las importaciones?

- Todo lo contrario. Argentina no para de caer en el ranking mundial de naciones desde hace 70 años. Y además, dentro de esos 70 años, en los últimos 40 años Argentina no para de tener crisis (Rodrigazo, Martínez de Hoz, el Plan Austral, la crisis 2001-2002 y de la que nos salvamos el año pasado, al asumir Macri). Y además, no paramos de discutir lo mismo: atraso cambiario, los problemas fiscales, el ajuste de tarifas. ¿Por qué discutimos lo mismo? Porque hacemos siempre lo mismo, como tarados. Parecemos tarados los argentinos. A los mismos problemas las soluciones que propones son siempre las mismas. Yo lo que digo: ¿ahora que otra vez tenemos atraso cambiario, vamos a hablar de protegernos de las importaciones? No, estamos todos locos. Acá hay que cambiar de raíz el modelo, en tres o cuatro períodos de gobiernos.

Lo que funde a las economías regionales es el proteccionismo industrial. Y lo que las funde doblemente es el atraso cambiario

- ¿Cómo se protegen las economías regionales?

- Si querés hacerlo tenés que dar un cambio copernicano: Un país que en vez de vivir cerrado al comercio del mundo, viva del comercio del mundo. Así, las economías regionales, como la de Mendoza, van a explotar de lo bien que les va a ir. Por culpa del proteccionismo industrial las economías regionales están destruidas, y esto la gente no lo entiende, lamentablemente. El proteccionismo industrial le hace poner salarios que las economías regionales o las PYMES exportadoras no pueden pagar. Y además, le encarecen todos los costos de producción (la maquinaria, la ropa, todo). El proteccionismo industrial es veneno y la apertura económica es la salvación para Argentina. Otra cosa es el atraso cambiario que ha tenido Argentina a veces y que ha servido para que los perversos defensores del proteccionismo industrial digan que eso es culpa de la apertura económica. No, no es así. Lo que funde a las economías regionales es el proteccionismo industrial. Y lo que las funde doblemente es el atraso cambiario.

- Raúl Bianchi, de Casa Bianchi, por ejemplo, dijo el domingo que no es suficiente el dólar a 15 pesos y que tomar créditos es carísimo...

- Sin dudas, pero es lo mismo que estamos discutiendo hace años. Ese modelo le ha provocado una decadencia al país que es caso de estudio en las primeras universidades del mundo. La gente no entiende afuera cómo es que Argentina no para de repetirse. Tenés que ir a un libre comercio absoluto y a un Estado que gaste la mitad de lo que gasta hoy, para que la presión impositiva sea pagable. No este delirio de presión impositiva. El gasto público... a la gente no le gusta que baje. Porque la gente es estúpida también. Le encanta el Estado presente, que no lo paga la Virgen María, por supuesto, sino que lo pagamos con más impuestos.

- Pero si el Estado podría recaudar mejor, los empresarios podrían tener al 40% en blanco y habría más impuestos pagos también.

- Con esta presión impositiva jamás habrá una economía más blanca. Es inviable la presión impositiva que se paga en Argentina. Los impuestos al trabajo que se pagan, sumando aportes, personal y contribución personal son inéditos en el mundo. Para que tengás una idea, para el PBI per cápita de nuestro país, los impuestos al trabajo deberían ser al menos 15 puntos menos, de los actuales 40. Andá a sacale a los sindicalistas los 40 puntos de impuestos al trabajo, gran parte de los cuales lucran ellos con las obras sociales, los aportes al sindicato y las asignaciones familiares. Hay pocas cosas que funcionan en Argentina. Hay que darla vuelta. Tendremos recuperaciones, que al gobernante de turno le hacen pensar que los árboles van a llegar al cielo, y a la gente también. Mirá, no se sostuvo la convertibilidad, que afuera gozaba de un crédito extraordinario. No se sostuvo el modelo kirchnerista, con los mejores precios internacionales de los productos que Argentina ha tenido en su historia. ¿Por qué no se sostiene? Porque Argentina eligió el estatismo y la sustitución de importaciones, en lugar de elegir un Estado pagable para una sociedad de ingresos medios que tiene que vivir del comercio. El error es de fondo y de concepto.

Opiniones (4)
17 de agosto de 2017 | 20:59
5
ERROR
17 de agosto de 2017 | 20:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Sin recuperar la cultura del trabajo y superar la corrupcion estructural en todos los niveles,ninguna politica economica permitira volver al crecimiento y a la reduccion de los niveles de pobreza.
    4
  2. Solo para entendidos y amantes de la libertad,estatistas populistas abstenerse.
    3
  3. Para empezar la Argentina siempre ha gastado más de lo que recauda, sumado a corrupción y demás así estamos. Hacen lo que quieren con nuestros impuestos y la sociedad argentina también evade bastante. Llego a la conclusión que el problema somos nosotros mismos, nuestra sociedad canchera, corrupta, con contactos, etc. De nuestra sociedad salen los gobernantes que tenemos... una vez que esos genes muten creo que Argentina comenzará a crecer e insertarnos en el mercado seriamente.
    2
  4. La economía es una ciencia hasta cierto punto. De hecho son teorías hechas muchas veces en escritorios y q no se adaptan a una realidad social o cultural y por eso fracasan. Los economistas piensan q desde un escritorio sacando cuentas o inventando modelos van a solucionar algo. Esta mas q sabido q modelos en cueros países o regiones funcionan y en otros fracasan estrepitosamente. No existe el liberalismo absoluto en ningún lado, los líderes de esta ideología internamente protegen sus economías y no dejan q sean devoradas por multinacionales. El liberalismo absoluto y ya lo demostró la historia favorece solamente al más fuerte, q termina devorando al más débil. Es lo q pasa en la práctica. No se porqué siguen insistiendo con eso!!! Las.politicas deben desarrollarse sólo en base de a quién y con quien se van a aplicar. Por ejemplo no tiene en cuenta un pais q es medularmente corrupto por donde se lo mire. Repasemos nuestra historia......
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial