Rodolfo Braceli

"Hay dos Mendoza: una pacata y otra creadora de grandes artistas"

El escritor mendocino, que será reconocido en la Feria Provincial del Libro, habló de la sociedad mendocina, los artistas olvidados, y el encasillamiento al que es sometido en el ámbito local.

La palabra "homenaje" le da alergia porque le recuerda a los muertos y acabados. Por eso prefiere decir "reconocimiento". Rodolfo Braceli será "reconocido" en la nueva Feria del Libro 2016, no tanto por su condición de mendocino destacado sino porque es uno de los escritores más importantes que tiene nuestro país, y que posee más de 30 libros publicados a lo largo de sus cinco décadas de carrera profesional.

El poeta, ensayista, novelista, dramaturgo, cineasta y periodista lujanino mantuvo una interesante entrevista en el programa Hacete Cargo, de MDZ Radio, y fiel a su estilo directo, limpio y despojado de toda pacatería, reivindicó las figuras de aquellos hacedores culturales locales que fueron desterrados de la memoria colectiva mendocina, y cómo Mendoza padece una suerte de bipolaridad que, en cierto modo, impide el sostenimiento de un reconocimiento general de la cultura. Incluso contó la forma en que esa dualidad lo afecta también, que destaca más su faceta periodística que poética.

- ¿Cómo anda en esa insensata ciudad donde vive?

- Muy bien, levantándome de la siesta, como hago todos los años desde que vivo en Buenos Aires. Siempre me las arreglé para organizar mi vida en torno a la siesta.

- Este año la feria del libro es en tu honor.

- Justamente cuando me invitaron a la Feria del Libro me dijeron que mi respuesta podía ser "sí o sí", y yo dije: 'Bueno, está bien, pero siempre y cuando no utilicen la palabra a la que le tengo alergia, "homenaje", porque los homenajes se le hacen para convalidar que alguien murió o está hecho pelota'. Yo sigo escribiendo, y esperando a que pase todo esto para retomar un libro que me tiene entusiasmado como cuando escribía a los 20, 30 o 40 años. Tengo una actividad muy grande en la feria, porque me tocan 9 actos, y cada uno lo siento como un estreno, porque son muy diversos.

- Sos un gran buceador y periodista en ese sentido, haciendo justicia con aquellos que por alguna razón nos los hemos salteado. ¿En qué fallamos como mendocinos para no tener a esta gente en un relato más oficial?

- Siempre digo que algunos de ellos fueron olvidados sin necesidad de morirse, pero todos nos hicieron y nos hacen el camino que estamos recorriendo. Por ejemplo, mucha gente no tiene idea quién fue Humberto Crimi, un boxeador y profesor de filosofía que tenía casi un metro de libros; él es un personaje increíble y no veo que se exponga una obra de él. Por otro lado, para mi la persona cultural más importante que vivió en Mendoza es don Gildo D'Accurzio, un imprentero que nos publicó a todos, pero a todos, hasta que en los años '70 cerró su imprenta. Siempre digo que la avenida San Martín, si no se llamara así, debería llevar su nombre. A mi me publicó el primer libro que fue prohibido y quemado 8 meses antes.

- Esto que contás ratifica la negación que se tiene en Mendoza de sus creadores en lo cultural. ¿Hay alguna razón para explicarlo?

- Hay dos 'Mendozas': una prolija, famosa pero muy conservadora, pacata, prohibitiva, prejuiciosa, que fue dejando de lado la cuestión cultural y se dedicó al maquillaje; y la otra, que es la creadora, la que ha producido extraordinarios narradores, poetas, pintores, músicos, y que sigue en ese terreno. Para mi el futuro está ahí, en esa Mendoza. Don Gildo es una síntesis de un enorme olvidado. En los 70' quiso donar por un precio simbólico su imprenta a la UNCuyo, y la Universidad debía pagarle prácticamente lo que pagaba en 4 o 5 meses de impresiones. Pero lo agotaron y no pudo hacer esa especia de donación encubierta. La imprenta fue rodando de lugar en lugar, fue a la cárcel, luego al círculo de periodistas y se fue desintegrando. Se perdió una imprenta maravillosa, elogiada, por ejemplo, por Julio Cortázar.

- Parece increíble esto que contás, que Mendoza tenga a Quino, a Di Benedetto y eso no esté desarrollado en el mapa cultural del mundo.

- Claro, Mendoza ha producido grandes atorrantes y famosos, pero también extraordinarios creadores. Quino es muy mendocino, tiene hábitos mendocinos, y tiene una valoración del vino que es maravillosa, pero su personaje más conocido, Mafalda, no tiene nada que ver con el espíritu conservador y pacato de una parte de la sociedad mendocina. Siempre digo que Quino le salió por la culata a la sociedad mendocina. Recuerdo que el concepto de las dos 'Mendozas' me lo definió un acto de don Gildo. Cuando me quemaron el libro (Pautas eneras, 1962) me dijo que me veía enculado con el fuego; entonces, me puso la mano en el hombro, me llevó a una panadería y me dijo: "¿Ve el horno? Eso es el fuego también, el fuego no siempre sirvió para quemar libros, personas y casas, sino que también sirve para quemar el pan".

Yo seguía mal, con cara de melancólico veinteañero, pero le dije que sí, porque no tenía dinero para pagarle. Me pidió entonces que le compre dos kilos de pan y así le pagaba los mil ejemplares. Le contesté: "Don Gildo, pero son 1500", a lo cual me respondió: "Bueno, el mes que viene me compra otro kilo". Ahí aprendí que tenemos dos Mendoza. Hay una tradición muy mendocina que tiene que ver con el fuego destructor. Por ejemplo, a Víctor Hugo Cúneo, uno de los poetas 'traspapelados', le quemaron dos o tres veces el quiosco donde vendía libros usados. Si queremos dar un ejemplo extraordinario, la Feria del Libro se hace en Le Parc, un (artista) plástico de renombre mundial, que tuvo uno de los mayores premios para un plástico argentino. Le Parc, después de eso, hizo una pequeña exposición en una galería, donde también le metieron fuego y le destruyeron dos o tres cuadros. Yo digo que Mendoza es un emporio de Derechas, emporio hasta con gusto a frutillas.

- Parafraseando a Soriano, sería "no sé nada de política pero soy de derecha"

- Podría ser, tiene que ver con la paranoia también. Cuando voy a Mendoza no siento persecuta, salvo cuando me dicen cosas como "son las 10 de la noche, cómo te vas a venir caminando por la plaza Independencia". Es una locura, la paranoia se convirtió en ideología, que es la ideología de derecha, la que está imperando en Estados Unidos. Está bien tomar precauciones, pero se vive con miedo y paranoia y resulta que se viven las cosas más espantosas, porque cada dos semanas aparece un adolescente y mata a 15 personas. El miedo es de derecha, el miedo le sirve a la derecha. Es probable que después de esta nota reciba recordatorios de mi mamá y de mi papá. Yo escribo en Mendoza y recibo algunas cartas escalofriantes, amenazantes. Acá soy muy querido, pero mucha gente no me traga, me ve como Lucifer. Yo trato de escribir en castellano lo mejor posible.

- Sujeto verbo y predicado.

- Sí, es un detalle muy olvidado, casi podríamos hacer un versito: Sujeto, verbo y predicado, un detalle muy olvidado. En Mendoza me reducen al periodista, al que hace entrevistas, y aunque yo no reniego de mi condición de periodista, tengo más de 40 libros escritos y más de 30 publicados, mientras que los libros periodísticos son cuatro o cinco. En Mendoza como poeta ni en una antología me meten. Ahora en la Feria del Libro voy a tener la posibilidad de mostrar eso. Para mi el genero fundamental es la poesía, porque si no hay poesía, los cuentos, las novelas y los reportajes, no sirven. No hay que hablar de poesía en la entrevistas, pero hay una actitud en la pregunta. A veces arrojarse en una pregunta a ciegas, sin red, es poesía.Así voy a comunicar en Mendoza que mi obra tiene que ver con otro género, aunque siempre digo que los géneros hagan su vida y me dejen hacer la mía.


Opiniones (1)
17 de agosto de 2017 | 05:10
2
ERROR
17 de agosto de 2017 | 05:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Rodolfo, te olvidaste de mencionar que Mendoza esta llena de GARCAS!!!
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial