Mauricio Girolamo

Ludopatía: la enfermedad que no se cura

Repaso del programa "Después de Todo", por MDZ Radio, que invitó al psicólogo Mauricio Girolamo y, en comunicación telefónica con Darío y Alfredo, que sufrieron de adicción al juego, se habló de cómo afecta esta enfermedad y qué efectos tiene en la sociedad.

La ludopatía o juego patológico es un trastorno adictivo que conlleva un tratamiento complejo. “La situación generalmente se devela cuando se genera una montaña de deudas que no se puede pagar”, afirma el psicólogo Mauricio Girolamo, y agrega: “Una persona adicta es una que no le puede poner palabras a lo que está sintiendo. En su etimología, la palabra adicción guarda en su interior el problema subyacente: a – sin – dicto – palabras”.

“Las drogas no solamente existen desde el punto de vista de ingresarlas al organismo”, comienza diciendo  Girolamo y continúa: “Hay drogas comportamentales”. Se trata de comportamientos adictivos impregnados en la sociedad como la ciberadicción y el juego.

Darío es miembro de la Asociación de Jugadores Anónimos ya que es un jugador compulsivo en vías de recuperación. Él explica: “empecé a jugar por distracción. Jugaba bingos y después ruletas electrónicas y al final apostaba a todo lo que tenía enfrente”. Darío se considera una persona “re-contra inteligente”, trabajaba en ventas, y llegado el momento ya no ganaba plata sino apostando, cuenta que él no admitía su vida si no apostaba.

“Le robé a mi trabajo, le robé a mi vieja. Le robé a mis hijos, a mi señora”.

A pesar de que Darío pensaba que nunca volvería a trabajar en “un lugar común”, él pudo recuperarse y volvió a estudiar. Hoy es profesor universitario y Lic. en Comericalización.

“Cuando jugaba, mi meta era obtener mi gran ganancia: la obtuve dos o tres veces, pero el bolsillo de un jugador es como el de un payaso. Uno pone, pone pone y saca saca saca. La gran ganancia la tuve el día que conocí el número de la línea de jugadores anónimos”.

Después de Todo también entrevistó a Alfredo, compañero de Darío en la Asociación de Jugadores Anónimos. Alfredo jugó desde los 12 años hasta los 40 y empezó jugando a quinielas y carreras de caballo. Él es casado y tiene dos hijas.

Alfredo califica como “bendita gracia” el día en que su señora consiguió el número de “la línea de vida” y comenzó a formar parte de Jugadores Anónimos el 23 de junio de 1997. Así, Alfredo considera: “llevo 19 años de abstinencia”.

“La ludopatía es una enfermedad que no tiene cura. Todo lo que hice lo hice a través del grupo de autoayuda. Me ayudó muchísimo encontrar pares, recibir sugerencias y practicar la honestidad”.

El programa de recuperación Jugadores Anónimos se trata de un tratamiento de 12 pasos en el cual se requiere, como primer herramienta, no manejar dinero, no pasar por lugares donde se juega y no relacionarse con amigos que juegan.

“Es una enfermedad emocional. El jugador lo único que produce son mentiras. Va tapando una cosa con otra”, explica Alfredo y cuenta que el jugador fabrica toda una historia adentro que después lo acorrala y no sabe como salir. Por su parte, el Lic. Girolamo agrega: “La mentira es un síntoma en todas las adicciones. La persona que está bajo el juego patológico debe tener en cuenta que es una enfermedad”.

“La mayor destrucción de mi vida fue la parte económica. Perdí mi casa por el juego, tuvimos que ir a vivir de prestado a la casa de mi suegro”.

“Cada jugador tiene su fondo. El mío fue llegar a no tener nada. No se trata de los bienes materiales que son los primeros que se recuperan. Se trata de los afectos: tu hija te da vuelta la cara y tu señora no te quiere hablar”.

El Lic. Girolamo asegura que la ludopatía genera una situación de vergüenza social y Alfredo constata esa declaración diciendo: “Cuando subís tenés un montón de gente que te está acompañando. Cuando bajás estás solo” y, con respecto a su recuperación asegura: “Al primero que recuperé fue a Alfredo. Después recuperé el camino de mi mujer, de mis hijas, de mis padres”.

Alfredo declara que junto con la recuperación encontró una vida y comenzó a disfrutar los momentos: ver una película y caminar; y asegura que recuperó su paz interior desde ese día, el 23 de junio de 1997, en el que empezó su nueva vida llena de esperanza y voluntad.

Por último, el Lic. Girolamo explicó que existen distintas concepciones dependiendo de la línea teórica. Hay especialistas que hablan de reemisión y abstinencia que no se cura nunca y otras que hablan de tratamiento y curación. 

"Existen tratamientos profesionalizados que “tienden a dar mayor garantía” para acompañar a la persona a que realice un tratamiento complejo acompañado por psicólogos, psiquiatras y trabajadores sociales, y tratamientos no profesionalizados con un procedimiento específico de 12 pasos como es Jugadores Anónimos", dijo Girolamo.

Usar, abusar y depender

Como conclusión, el Lic. Girolamo habló de las adicciones como patologías complejas en sí mismas que implican muchos factores personales así como aspectos familiares y sociales y consideró al alcohol como la droga de mayor impacto social explicando la diferencia entre el uso, el abuso y la dependencia.

Uso: tomar dos copas de vino en una cena con amigos

Abuso: tolerar cierta cantidad y tomar más

Dependencia: último paso como enfermedad adictiva comprometiendo todo tipo de personal familiar y social

“Hay que recurrir a pedir ayuda y orientación. Qué hago, para dónde voy. Hay que empezar a educar desde niños para prevenir”, concluyó Mauricio Girolamo. 

Escuchá la entrevista completa:

Opiniones (2)
20 de noviembre de 2017 | 16:38
3
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 16:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Promover la ludopatía para sacarle hasta los calzoncillos a los adictos, ha sido uno de los objetivos de las últimas décadas y especialmente de la última, desde el mismo estado.
    2
  2. Paso un link que quizás sea de interés www.fundacionprego.org.ar
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia