Guillermo Cóppola

"Los goles no hay que gritarlos hasta que se hagan"

El mediático hombre del fútbol, los medios y el espectáculos, habló de la Copa América y de todo en el programa "Hacete cargo", por MDZ Radio.

Guillermo Cóppola es un personaje dle fútbol que se tornó mediático: escándalos, amores, declaraciones, vínculos, dinero y, sobre todo, Diego Maradona lo hicieron romper el molde de los típicos representantes de futbolistas. En su cuarto matrimonio, aceptó compartir unos minutos con MDZ Radio y habló con los integrantes del programa "Hacete cargo". Esta fue la charla:

- Te casaste por cuarta vez, ¿Cómo va eso?

- Afortunadamente muy bien, muy feliz, acá estoy en casa, transcurriendo la vida con familia y amigos.

- ¿Cómo ves la Copa América? ¿Sos cabulero?

- No, como le tengo tanta confianza a esta situación, en este caso no es necesario. En otro momento sí, pero ahora venimos pegando los palos, yo pienso en la final de Copa América, en la final del campeonato del mundo, y creo que en algún momento se tiene que dar. Venimos por buen camino, pero los goles no hay que gritarlos hasta que se hagan.

- ¿Cuándo te juntás con cabuleros respetás sus cábalas?

- Por supuesto. Imaginate que yo estuve en el mundial del 86 y del 90 muy cerca de Bilardo, por mi relación con Maradona. En el 78 viajé con el Toto Lorenzo, recuerdo, invitado por todo el plantel de Boca a ver después del mundial de ese año la final en Alemania. Había empatado boca 2 a 2 en cancha de Boca y entré a la cancha, porque no éramos muchos los hinchas que éramos allá, entonces recuerdo que por una cuestión de cábala estaba habilitado y acreditado como fotógrafo con la credencial y una cámara de fotos. Terminó el primer tiempo, yo había visto el partido tras el arco donde Boca marcó 3 goles (ganaba 3 a 0) y en el segundo tiempo empezó a llover. Entonces, me fui a poner bajo techo para el lado del vestuario, me vio el Toto Lorenzo, y me dice: ¿Dónde va? Usted se vuelve a la misma posición y de ahí no se me mueve. Me estaba mojando todo, pero imaginate los años cargados de historias de este tipo.

- ¿Cómo ves a la selección del Tata Martino, en general?

- Se va armando, se logró una buena defensa, sólida, algo que a Argentina le estaba faltando. Con Mercado, Otamendi, Rojo y Funes Mori se logró una línea de 4 con altura, bien arriba. Nosotros del medio para adelante teníamos un poderío importantísimo, pero en el fondo nos faltaba. Ahora estaría todo favorable para volver a un título, que hace tantos años nos falta con la selección mayor.

- ¿Cómo viviste Buenos Muchachos?

- Un poco la idea surge de mi, pero a raíz de que éramos convocados, por ejemplo, preguntaban con quién comerías un asado, y decían “con el Bamby y el Coco”, o con quién festejarías el día del amigo en la noche y decían “con Guillote”. Eso me empezó a hacer ruido, recuerdo que me encontré con Cacho, a quien veía menos que al Coco y al Bambino, y se lo planteé. Me fui entonces a ver a la gente de C5N, lo aceptaron y salió el nombre de Beto Casella, que me pareció bárbaro, porque Beto es más joven que nosotros, con muchas horas de televisión y eso de barrio. Entonces, armamos este equipo que aún la gente lo pide. Por ahora no tenemos espacio, en su momento se nos dijo que éramos muy caros, no lo entendí.

- Te vimos en el cumpleaños de Cacho Castaña. ¿Cómo está el?

- Está bárbaro, hubo escenario cantó el, La Gata Varela, Coco Sily, Susana, Lerner, Cacho Fontana. En ese escenario todos estaban haciendo su homenaje y cuando estaban despidiéndose, me tiré arriba del escenario. Ya estaba yo un poco copeteado. Así hice en vivo y en directo el guión de la película de los Buenos Muchachos que tengo en mente: Con Cacho ya recuperado, el último viaje a Las Vegas, despedida de solteros, de ese tipo de película.

- Morimos por ver algo así.

- Sí, y en ese gran homenaje final, mi historia yo la traslado a un gran escenario, en el Colón, donde alberguemos a toda la farándula, política, el deporte, todos los que han tenido que ver con la vida de Cacho y así presentar, a mí se me ocurrió decir, “la última gran función”, Cacho me insultó de arriba abajo; entonces le saqué última y dije: “La función homenaje”. Ese escenario debe estar colmado de figuras, de la música y del arte. Lo presenté en el cumpleaños de Cacho, imaginate que fue muy gracioso. Pensé en ponerle un hijo que no sabemos de quién es de nosotros 4 y ese hijo, a estos machos, les salió medio “livianito”. Entonces, como al hijo al que protegerlo y ese hijo nos presentó un novio morocho gigante, estábamos en la playa y este novio vino con una sunga importante, donde se le notaban las grandes condiciones físicas.

- ¿Quién es el primero que echa a ese hijo? ¿El Coco?

- No, nadie, porque todos nos prometimos aceptar a este hijo y ser todos el padre. Entonces, sin conocerlo, lo invitamos a pasar este viaje con nosotros. Como los 4 tuvimos relación con la misma mujer, nos prometimos ser todos el padre, él cuando llegó nos dijo: Papás, así que nadie lo echó. Al contrario. Esta película tendría cosas graciosas y también mensajes, Cacho diciendo que llegó a la situación de salud que llegó por cometer excesos. Esto lo hice en el escenario del cumpleaños de Cacho y fue muy aplaudido, fue el homenaje a él.

- Vos tuviste mucho dinero, gastaste mucho dinero y perdiste todo y tuviste que pedir prestado. Nosotros veíamos el caso José López y nos preguntábamos, ¿Qué tiene de atractivo el dinero, más allá del poder? ¿Cómo fue tu experiencia?

- Yo lo tuve y pensé, qué hice mal, romperlo por ahí. Pero lo rompía viviéndolo. Yo soy de origen humilde y soy generoso, esto te lo dicen los mozos que me han atendido, los porteros de los boliches donde concurría, Majo Lozano siempre dice que esperaban que llegáramos con Diego al restaurante donde concurrían y sabían que tenían un mes de la facultad paga. Yo voy todos los días a hacer radio, los sueldos de radio no son los de antes, sin embargo voy a diario, no se me cae ningún anillo. Tuve Ferrari, Lamborghini y Diego me regaló un Rolls Rois, que le devolví cuando nos separamos, porque entendí que no correspondía. ¿Y qué me modificó? Nada, simplemente me sirvió para saber realmente que la vida y la felicidad no la encontrás con el dinero. Yo vi a José López salir con un casco y un chaleco antibalas y andá a saber cómo terminará, si tendrá hijos o familia. Mis hijos estudiaron con lo que papá les dio, ganándolo bien habido, y eso no me lo quita nadie, entonces lo grito. La gente lo sabe, por eso superé la cárcel, cuando a un juez se le ocurrió decir que era un narcotraficante. Diego dijo que le robé la plata de sus hijas, pero después tuvo la valentía de decirme, cuando nos abrazamos en el velorio de su padre, el verdadero motivo de su enojo, que nada tenía que ver con eso que había manifestado. Yo soy bien recibido en todos lados y eso no tiene precio. El departamento donde estoy, que lo había perdido, tampoco se me cayó ningún anillo y no se me fue ningún amigo de al lado, al contrario, y ahí empecé a descubrir a los verdaderos amigos. Entonces, si soy millonario, sí, soy re contra millonario, pero no tengo cuenta en el banco ni bolsa para esconder en ningún terreno del país, pero tengo unos amigos de fierro, que levanto la mano y sé que siempre van a estar.

Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 17:00
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 17:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial