Robert Cox

"Los que hacen periodismo militante dan lástima"

Exdirector del Buenos Aires Herald durante la dictadura. Enfrentó al poder militar en forma directa y tuvo que exiliarse. Fue mencionado por Obama en su visita a Buenos Aires. Una entrevista para escuchar, realizada por MDZ Radio en "Tormenta de ideas".

 Robert Cox, exdirector del Buenos Aires Herald, fue uno de los pocos periodistas que defendieron los derechos humanos en la dictadura y por esa actitud fue elogiado por el presidente estadounidense, Barack Obama, durante su reciente visita a la Argentina. Precisamente, al homenaje de Obama a las víctimas de la dictadura, que se desarrolló en el Parque de la Memoria, en la Costanera Norte porteña, no asistieron las Madres ni las Abuelas de Plaza de Mayo, en protesta por la visita del presidente de los Estados Unidos.

En diálogo con "Tormenta de ideas", por MDZ Radio habló de Malvinas, de la lucha por los derechos humanos, de las Madres de Plaza de Mayo y se arrepintió de haber ido alguna vez al programa "678".

- Yo entré en el periodismo a los 17 años, antes repartía diarios.

- ¿Qué reflexiona usted de lo que fue la guerra de Malvinas?

- Totalmente trágico e innecesario. La gente en ese momento no tenía información, porque los dueños de los medios decidieron no informar. Por eso pasó lo que pasó. Durante los años anteriores a la dictadura, Inglaterra estaba buscando la forma de integrar a las islas con Argentina, había buena relación entre los isleños y los argentinos. Yo recuerdo todo el tiempo hablando con embajadores. Las islas Malvinas obviamente, físicamente son parte de la Argentina. Pero hay que respetar a la gente que está ahí, Argentina no puede actuar como un país imperialista en ese sentido. Desafortunadamente los militares estaban totalmente locos, eran nazis, sin dudas.

- ¿Usted vivió esa época desde qué lugar?

- No estaba acá durante la guerra. Mi señora volvió para estar con los argentinos, pero no con el nacionalismo agresivo y estúpido. Estábamos totalmente de la guerra. No es esa la manera de conseguir la integración. Perón decidió usar las Malvinas para una campaña política de nacionalismo y con eso, aislaron a la gente de las islas, que es lo más terrible que se puede hacer. Un ejemplo es Cuba, la aislación es terrible.

- Usted vivió la etapa más dura de la época militar, enfrentó al despacho del ministro Albano Arguindegui y lo enfrentó para preguntarle por primera vez sobre los desaparecidos. ¿Qué vivió usted?

- Yo siempre estaba tratando de salvar vidas. Arguindegui me gritó que estaba ayudando a los comunistas, pero no era mi intención hacer periodismo con eso. Yo quiero que estén vivos y que los enjuicien si sospechaban de algo. Lo que pasa es que los militares decidieron eliminar a una parte de la población argentina, querían eliminar a gente con otras ideas. En ese momento, la única manera de salvarse era ser súper católico, súper nacionalista y súper nazi. No se puede culpar a los periodistas, yo tuve una independencia total, entonces pude investigar qué estaba pasando. Pero cuando en un país no hay información puede pasar cualquier cosa. Los militares también querían invadir Chile, los aviones estaban en el aire, hasta que el Papa lo impidió. Una locura. Era un genocidio político, ellos querían matar a cualquier persona con ideas volcadas a la izquierda. Es muy difícil entender la mentalidad militar. Yo aún estoy tratando de entenderlos.

- ¿Cómo era el rol del periodista en aquella época y en ésta?

. Las redes sociales de hoy tienen un rol que puede ser muy útil. Pero al mismo tiempo las informaciones rápidas no tienen mucho valor, el verdadero valor es el del cronista que primero busca toda la información y luego lo cuenta junto. Lo más importante es la libertad del periodista. Hoy se puede criticar el periodismo militante, un periodista no puede ser militante. Las ideas de uno no debe influir lo que uno informa. La opinión es otra cosa.

- ¿Qué opina usted de los periodistas que apoyan tan abiertamente a un gobierno?

- Dan lástima. Yo fui a 678 y todos me decían que no fuese, pero yo pensé que si enfrenté a los generales no voy a tenerles miedo a ellos. La idea de tener un debate es buenísima, pero después me di cuenta que 678 era únicamente un programa de propaganda, fue una decepción total para mí. Yo trabajé hasta los 75 años, después tuve la posibilidad de volver a Argentina con mis hijos y mi señora, que es argentina. Era una delicia para mí volver. Pero encontré que periodistas no eran periodistas, eran propagandistas. Muy poco se puede reivindicar de 678.

- Cuando entrevistó a los generales usted tuvo que exiliarse.

- Sí, porque intentar secuestrar a mi esposa, amenazaron a mis hijos, muchas cosas. Piolagui me dijo que yo siguiera acá, pero mande a mi familia afuera, pero yo le dije que no soy sacerdote, que no me iba a apartar de ellos. Pero era muy difícil porque eran capaces de matar a mis hijos y a mi mujer. Yo esperaba que en cualquier momento me mataran.

- A usted lo elogió Obama por su trabajo en Argentina en esa época negra, ¿Cómo quedó su relación con el resto de los organismos de DDHH? Usted ha criticado a Hebe de Bonafini, como que ya no representa los DDHH.

- Yo la entiendo a ella, ella está siguiendo con la lucha de sus hijos. Hay que entender a esas madres que durante 40 años buscan a sus seres amados. Pero yo creo que ellas han tomado una ideología que no es muy útil. Pienso que hay que encontrar la verdad. Pero desafortunadamente no se puede hablar con Hebe. Yo no tengo una ideología política. Durante un tiempo decían que yo era imperialista, comunista y yo sólo estaba intentando contar qué pasaba y denunciar a los militares para que ellos pararan. Yo creo que Argentina es un país muy herido, por la dictadura, por la AMIA; por la crisis económica. Es tan duro, porque es un país tan lindo y uno no sabe por qué sufren tanto. Yo creo que poco a poco están construyendo una democracia sólida, pero va a tomar mucho tiempo. La llave para la solución de Argentina es la información, hay una terrible desinformación. Por ejemplo mucha gente cree que el plan Cóndor era dirigido por EEUU, todo lo opuesto era, los EEUU estaban en contra del plan Cóndor, porque bajo el plan Cóndor hubo un terrorismo terrible, en Washington mismo, donde mataron a un ex ministro del interior de Chile.

- ¿Será que la propaganda tiene más fuerte que la Justicia?

- Sí, claro. Y la mentira, que tiene más poder que la verdad. Pero poco a poco creo que saldrá la verdad. La llegada de Obama ha sido muy buena para Argentina.

- ¿Cómo impactó la mención que hizo de usted Obama?

- Fue un gran momento, yo no estaba esperando eso. Pero lo más importante fue la otra persona que el mencionó, que era un diplomático norteamericano, el encontró qué estaba pasando. El abrió las puertas de la embajada para todos y consiguió una lista de 10 mil secuestrados y con eso empezó el fin de los militares para continuar con la eliminación.

Escuchá la entrevista completa:

Opiniones (3)
23 de agosto de 2017 | 19:49
4
ERROR
23 de agosto de 2017 | 19:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Siempre claro en sus ideas Cox,no como otros veletas del periodismo.
    3
  2. pelodo, si te referís a Cox lavate la boca con jabón antes de emitir opinión. Hacé la lista de los periodistas que se jugaron la vida denunciando desapariciones durante el proceso y fijate cuántos militontos pusiste (que lo hayan hecho en serio... no "de relato").
    2
  3. y POR CASA COMO ANDAMOS ???
    1
En Imágenes
Incidentes en la movilización de la CGT.
23 de Agosto de 2017
Incidentes en la movilización de la CGT.