Rubén Giacchi

"Le pido a la gente que denuncie si un médico no va a trabajar"

Ministro de Salud de Mendoza.

 El Ministerio de Salud fue, durante el gobierno anterior, el eje por donde pasaban todas las cosas: las negociaciones paritarias, las protestas del gobierno sumado a ATE. De alguna manera eso está pasando en la DGE y ya se verá que pasará con Salud y la Administración Central más adelante. Pero fue un eje, porque si quiso plantear un objetivo para el área Salud, como lo hizo Matías Roby, y terminaron echándolo del Gobierno por rpesión de los sindicatos que estaban asociados, de alguna manera, con el gobernador y con el viocegobernador. ¿Cómo hace usted? Porque realmente ese poder interno, que es permanente, que parece eternizado en el Ministerio de Salud y usted tiene que hacer que eso funciones.

- Lo más importante es que contamos con un gobernador que apoya la política de salud. Él como eje de su gestión, cuando asumió y antes de asumir, mostró tres ejes muy claros que son la seguridad, la educación y la salud en el orden que se quiera. Con el señor gobernador se charlan mucho los temas, analizamos mucho cuáles son las situaciones y si hay algo que me enorgullece es ser parte de este equipo que tiene un gobernador que va adelante de los problemas y acompaña a sus ministros. Charlamos mucho cuáles son los temas que anuestro entender tenemos que potenciar y cuáles son los temas de una salud realmente integrada. Por eso es tracendental involucrar a la obra social de los empleados públicos, la OSEP, que es inédito en una integración de los problemas que ambos tienen. Hay cuestiones de salud que atraviesan a todos: a los aprticulares, a las obras sociales, a la obra social provincial y al Ministerio de Salud. Al trabajar con el gobernador, el equipo de Salud se siente muy protegido y muy apoyado, y nos mete mkuchas ganas de trabajar todos los días, con desafíos uno detrás del otro.

- Está bueno tener ánimo, a pesar de todo. Pero lo importante es poder hacer pie: saber si puede conducir, si puede destinar partidas, si puede cambiar cosas que funcionan mal. Si puede transformar, que se note y que la gente lo palpe cuando se vaya a hacer atender a un centro de salud.

- Lógico. Esto no es mágico. Esto tiene un deterioro importante y viene desde hace mucho tiempo y esto no es una excusa. Vamos mejorando día a día algo nuevo. Por ejemplo ahora, vamos a poner en funcionamiento el Hospital Carrillo, que ha sido un "centro de salud gigante", sin dar respuestas, saturando o hipersaturando al Notti. Fue una estructura hermosa desde el punto de vista edilicio con 7 mil metros cubiertos, 300 personas trabajando en él, 60 millones de presupuesto ejecutados el año pasado y resulta que funciona como un "centro de salud gigante". Nosotros queremos transformar esto en una unión. Junto con el Notti y el Lagommaggiore, que sean un pulmón que desconcentren tanto en loq ue hace a Guiardia como Internación. Estamos esperando la salida de nuevos residentes de pediatría porque en Mendoza está faltando ese recurso humano.

- ¿Eso es lo que le falta a Mendoza en materia de profesionales de la salud?

- Le faltan muchas especialidades, pero fuertemente faltan en pediatría, en terapia intensiva, en neonatología, neurocirugía, neurología clínica. Hay muchas especialidades a las que se las denomina "críticas". O donde cuesta mucho llevar inclusive estas especialidades a 45 o 50 kilómetros de Mendoza.

- ¿La gente no quiere ir?

- No quieren ir, no están incentivados. No hay una polñítica que los premie: es lo mismo trabajar en un centro de salud de Capital que en Las Loicas, por lo tanto, la gente siempre elige su estado de confort. Estas zonas no están favorecidas por las comunicaciones ni por la capacitación, por lo que todo eso lo tiene que ir haciendo el gobierno en conjunto con los municipios, viendo de qué manera radicamos gente nueva, gente con ganas en lugares no favorecidos. Y no hablo de Las Loicas que es el extremo, sino que hablo de Tupungato y de todo el Valle de Uco. Cuesta conseguir médicos para que cubran guardias, para que hagan terapia o neonatología como en Tunuyán, en donde se ha crecido bastante o, sin ir más lejos, en San Martín. Son todos estos factores los que hay que encarar con toda la comunidad que tiene que ver con la salud, con los actores privados, con la suniversidades. tenemos que trabajar muy codo a codo con la UNCuyo y las otras universidades parsa ver qué profesionales queremos para el futuro. No podemos estar trabajando solo en el corto plazo, arreglando "lo de hoy". Yo vengo del Consejo Federal de Salud en donde el pronóstico es que en el año 2020, en tres años más, las especialidades críticas van a ser más que críticas. Hay que trabajar muy rápido para reconvertir a este personal en el corto plazo que queda.

- Está pasando en Salud lo que siempre ha pasado en el Ministerio de Seguridad: tienen la necesidad urgente de atender la coyuntura y además, programar y mirar al futuro. ¿Tiene equipos para cada cosa perfectamente identificados?

- Estamos potenciando dos sectores muy claros. Uno al que yo le he llamado el "operativo", el que está en lo cotidiano en la lucha, y un grupo no muy grande -porque no tenemos muchos recursos- de gente que piensa y programa cuáles van a ser las necesidades a futuro. La idea es que en cada departamento haya dos centros de salud muy fuertes, muy potenciados, para descomprimir los hospitales públicos y la gente no se vea obligada a recurrir al Central, al Lagomaggiore o al Notti. Esto no es novedad: se ha dicho muchas veces. El tema es si lo vamos a lograr o no.

- El tema es: si tiene un plan, si tiene la gente para hacerlo y si lo van a dejar las estructuras que están desde siempre. Por ahí tienen que tocar a algún interés.

- Siempre se toca algún interés, y más cuando uno ordena. Lo primero que hemos intentado hacer en el sistema de salud es ordenar. Ya discutimos durante mucho tiempo la mayor dedicación, adicionales que no correspondía, el ausentismo. Todas cosas que hacen a tener más recursos. Si yo tengo mucho gasto en mayores dedicaciones aque no le sirven al sistema de salud, tengo que reconvertir a ese personal y llevar ese dinero a donde me hace falta. Eso es lo que estamos itnentando hacer. Por ejemplo, todo el hospital Carrillo lo vamos a poder armar con mayores dedicaciones ahorradas de otra área y no hay que ponerle más plata al sistema, sino tranferir partidas de un lado al otro, recurso humano; algunos cambios los podemos hace hablando con la gente que está deseosa, y otros no quieren saber nada y quedarán ahí. Esto es un armado día a día. Hace falta mucho diálogo. Cuando ando por distintos sectores me dicen que "de esto hace mucho que no se habla". Empecemos a hablar de las cosas que les interesa a los médicos, que yo sé que hay muchos que están con ganas de trabajar distinto; a los enfermeros, a los distintos técnicos. Qué les interesa a los directores de los hospitales. Hemos logrado una red y hemos regionalizado la provincia. Esto trae a la problemática a donde más cerca se está de los problemas y no hay que ir al quinto piso a resolverlo. Hemos hecho pequeñas acciones que en el corto plazo vamos a ver sus frutos. No esperemos solucionar los problemas crónicos de la salud, sino que de a poco vaya funcionando el sistema. Por ejemplo, encontramos todos los camiones del sistema de salud que recorren la provincia. Hoy afortunadamente ya están trabajando en los departamentos. Hemos estado en El Carrizal, ahora nos vamos al Valle de Uco con el camión odontológico, el camión de la mujer y todas cosas que por desidia u otra cosa estaban fuera de servicio. Los estamos recuperando y poniendo a disposición de la gente.

- Como muchos casos del gobierno anterior, sus temas en vez de ser tratados en las áreas de política o sociedad de los medios terminaron en judiciales o policiales. Por ejemplo, el caso de las retenciones indebidas en la Osep a su personal o lo que ha pasado en gran parte de la estructura. ¿Eso lo han podido ir solucionando? Porque son delitos cometidos que ustedes deberían auditar y presentarlos a la Justicia.

- Desde luego que sí. El presidente de la Osep está trabajando mucho en esto. Afortunadamente, las transferencias a Osep se están normalizando, como las cadenas de pagos. El presidente de la obra social ya está rearticulando los nuevos convenios. Es una obra social que fue muy castigada y que terminó con un déficit de 1.200 o 1.300 millones de pesos. Estábamos prácticamente en cesasión de pago con todos los sectores y de a poco se está recuperando la confianza en este gobierno que eso lo está generando también el gobernador Cornejo y todo su equipo y que se ve que se va con propuestas claras: lo que se puede hacer se hará, sin promesas faraónicas y, de a poquito, vamos a ir dando los servicios.

- Hay una cuestión muy clara que es la plata: si no hay, no se pueden hacer muchas cosas. Pero también están los "chupasangres" en los sistemas, que están anquilosados, que no los puede sacar nadie y que hay gente que se lleva recursos, a veces innecesariamente. Ya hace mucho tiempo rené Favaolor denunció cómo muchos sectores de la Medicina hacen derivaciones innecesarias hacia el sector privado. Médicos que están metidos en el sistema público pero que derivan hacia sus consultorios, su aparatología, sus servicios privados para sacarle "clientes" al Estado. ¿Existe eso? ¿Está detectado? ¿Cómo se va a combatir?

- Es una problemática existente. Sería muy hipócrita de mi parte decir que esto no existe. Creo que no es una cuestión tampoco generalizada. Lo que sí creo es que hay una falta de responsabilidad de parte del Estado de acabar de una vez por todas con los subsidios cruzados, no cobrarle a la seguridad social verdaderamente lo que presta el Estado. El 30% de las camas del Estado están ocupadas por la seguridad social. Cuando yo vi el cobro de los últimos cinco años a la seguridad social, por ineficiencia del Estado y por desidia de la seguridad social que sabe que si no paga no se le corta el servicio, ha ido decayendo año a año 15% con respecto al mes anterior cuando los costos van en aumento. En la primera política que vamos a hacer, vamos a atender a la gente de la seguridad social en los hospitales públicos como corresponde, pero primero vamos a priorizar al que no tiene seguridad social. Ese es nuestor primer objetivo. Después atenderemos y cuando los atendamos les tendremos que cobrar. Por eso estamos trabajando en una reingeniería de los procesos contables dentro de los hospitales, de los poderes que tienen los directores de los hospitales, cómo es el sistema de cobro y cómo optimizamos estos recursos que se sacan del presupuestro provincial a veces sin recuperar lo invertido. Esto suena como que es un negocio y lamentablemente si yo presto un servicio a una persona que aporta para que su obra social lo atienda y después vaya a un hospital público y esa obra social no paga, yo creo que también es un acto de corrupción. ¿Que hay niños de corrupción en todos los sistemas? Eso pasa en todos lados, en el sector privado y en el público, en el empresariado.

- El tema es cambiarlo, ¿no?

- ¿Cómo creo yo que se cambia? Poniendo en blanco sobre negro las situaciones, teniendo un gobernador que apoya como el que tenemos que nos apoya y nos incentiva a hacer esto, con prudencia y, sobre todo, con diálogo. Nosotros invitamos a solucionar las situaciones. Si las pueden solucionar, avanzamos. Si no las pueden solucionar, viene la norma. Por ejemplo, entre el año 96 y el 2000 los hospitales fueron totalmente arancelados. Hubo un ministro que sacó una tarjeta que se llamó el Registro Único de Salud (el RUS) con el que la gente tenía que ir a demostrar que era pobre para no pagar en los hospitales públicos. Lo primero que diagnóstico en todas mis recorridas por los hospitales es que estaba naciendo el germen nuevamente, impuesto por el gobierno anterior, de empezar a cobrar prestaciones en los hospitales públicos por no contar con los recursos. Entocnes hicimos una normativa: la gente que no tiene seguridad social no debe pagar. Tengo que ser capaz de tener recursos que están siendom mal utilizados por desidia o por lo que sea y ponérselos a la gente que necesita de nosotros, que no tiene obra social u otra barrera adónde ir. Hay gente que al estar con su trabajo en negro y vivir al día no puede ir a un hospital a pagar una prestación, sea mucho o poco.

- ... O directamente, no va.

- ... Y se enferma más, pierde sus oportunidades. No hay nada más injusto que "el que no tiene, pague" y "el que tiene, no pague". Eso es lo que estaba pasando, generó bastante polémica dentro de los hospitales porque hubo bastante resistencia, pero afortunadamente hoy puedo decir que el arancelamiento no digo que no exista, pero loe stamos combatiendo y controlando día a día. Está prohibido que le cobren a la gente que no tiene seguridad social.

- Sobre hacer que los recursos funcionen, si un político no funciona, la gente tiene la oportunidad de evaluarlo, ir y votarle en contra. Eso ya pasó en Mendoza. Ahora, ¿qué hacemos cuando alguien va a buscar al médico, hace cola desde las 4 o 5 de la mañana, el médico pasa un rato y se va y no está las horas en que debe cumplir con su trabajo, porque se va a atender su consultorio privado, y sin embargo embolsa el sueldo que el Estado le da también. Es un privilegiado al que no hay cómo votarle en contra. ¿Qué hacemos?

- Denunciarlo. Nosotros tenemos una línea pública, 0800 800 2368, en donde hemos abierto una estructura para recibir denuncias. Si la gente no se transforma en auditora de todos estos problemas, muy poco puede hacer un ministro porque no tenemos llegada a los lugares alejados, aunque esto también pasa en los hospitales grandes. Médicos que llegan, dejan su auto andando, marcan el dedito, se van y vuelven para volver a marcar.

- ¿Eso está pasando?

- Eso ha pasado y va a seguir pasando y lo vamos a limitar. Por eso tuvimos que volver a recurrir a herramientas administrativas para decir que esto se va a ver reflejado con auditorías que se están haciendo sorpresivamente en distintos hospitales.

- ... Y que no tienen que hacer personas pertenecientes precisamente a la corporación, porque evidentemente se encubren, ¿no?

- No, no, no. Es gente del nivel central, no es gente del mismo hospital, es un equipo distinto y estamos firmando también con la Universidad Nacional de Cuyo una suerte de pasantía de alumnos avanzados en Ciencias Económicas y de Administración Pública para que nos ayuden en estos procesos de auditar toda la provincia. Esto va a llevar al control. Muchos van a decir que "perseguimos a la corporación", pero esto no es perseguir a la coporación: es ver si los dineros de la gente que pagan sus sueldos son utilizados para atenderlos a ellos mismos, porque nosotros administramos dinero de la gente. Pareciera que el presupuesto provincial naciera de abajo de las piedras, y no. Los 6 mil millones que se utilizan más o menos en salud vienen del aporte de las personas. El gobernador, los ministros, manejamos los recursos de la gente. Por eso somos y debemos ser muy cuidadosos en que estos recursos vayan a parar a donde corresponde, que es la atención de la gente. Seguramente muchos me dirán: "Pero si yo he ido al centro de salud de La Estanzuela y el médico se sigue escapando". Llevamos pocos días. Yo sé que la gente está cansada pero le pedimos un poco de paciencia y con su ayuda -porque a veces la gente es cómplice, por miedo- nosotros tenemos abiertos canales de comunicación para al menos enfocar las auditorías ys eguirlas en el tiempo. Si encontramos un acto que no corresponde seguro que lo vamos a poder corregir. Yo creo que la gente es buena, pero si se la controla es mucho más buena.

- ¿Hay algún vínculo que relacione al sistema de Salud con la Facultad de Medicina de la UNCuyo, que es muy prestigiosa, y con las otras escuelas d emedicina que tienen las universidades privadas?

- Yo realmente desconozco si se ha tenido vínculos, pero le digo en qué estamos trabajando. Con el decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la UBCUyo, Pedro Estévez, nos vamos a sentar a hablar de cosas reales. Yo quiero trabajar muy fuerte lo que es la residencia universitaria, que de la formación de nuestros futuros médicos participe mucho la Universidad, pero desde las necesidades de la Provincia. No formemos gente en donde sobran especialidades. Por dar un ejemplo banal: no formemos bioquímicos cuando ya tenemos capacidad suficiente, o trabajadores sociales cuando ya está cubierta la capacidad. Diseñemos currícula para formar pediatras, nbeonatólogos, gente de terapia intensiva, de guardia; especialidades de investigación, neurología, neurocirugía. Los formadores tenemos que ir trabajando estos temas.

- Usted sabe que el doctor Roberto Chediack nos ha dicho varias veces que lo que pasa, es que se les da bolilla a los pibes que quieren estudiar especialidades que dan plata rápido. Por alklí deberían hacer el camino completo.

- Nosotros queremos potenciar la atención primaria, que es la que se hace en los centros de salud, a la gente hay que pagarle bien, hay que darles capacitación y recursos para poder actuar. Al médico, hoy, con sus manos y el oído solo no le alcanza. 

Opiniones (3)
18 de agosto de 2017 | 23:13
4
ERROR
18 de agosto de 2017 | 23:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A laburalaburar! Negocien el ítem jeringa o bánquense el decreto supositorio!
    3
  2. Soy un salame a lo mejor esto es una salida laboral. ¿CUANTO NOS VAN A PAGAR POR HACER EL LABURO DEL MINISTRO DE SALUD? ANDAAAAA!!!! tomale el pelo a tu familia
    2
  3. O este tipo es un nabo o no tiene capacidad en absoluto para dirigir ni un puesto de flores. Reloj de entrada y salida informe diario de un encargado de sector y todo solucionado. Me estoy dando cuenta que todo este tipo de planteos es pura SANATA para seguir adelante con el desastre de medidas. Si no es sanata a este tipo en cualquier negocio de la actividad privada al segundo día de labura lo echan con una patada en el tujes.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial