Lino Barañao

"No sería coherente con las propuestas de este gobierno que los científicos volvieran a lavar los platos"

Ministro de Ciencia y Tecnologia de la Nación, integró el gabinete de Cristina Fernández y continuará en el cargo durante la próxima gestión.

El ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación, Lino Barañao, firmó su continuidad con el gobierno de Mauricio Macri, como recompensa de lo que la próxima gestión consideró un trabajo bien hecho. 

El funcionario habló sobre los proyectos de la cartera que conduce y sobre el futuro de la la ciencia y la tecnología en Argentina. 

- ¿Una nueva expectativa que se abre a partir del 10 de diciembre?

- Es un nuevo desafío, porque este hecho era inédito. No estaba en mis planes esta continuidad, yo ofrecí mi asesoramiento a la transición y ahí Marcos Peña, jefe de Gabinete, me comunicó que me iban a ofrecer a mí el cargo. Yo hablé con la presidenta y decidimos que tenía que continuar. Con Mauricio Macri tuve sólo una comunicación breve a posterior del ofrecimiento de Peña.

¿Cuáles fueron los puntos que el gobierno entrante marcó como determinante para ofrecer la continuidad?

- Me dijeron que estaban satisfechos con lo logrado y también con la forma amplia en cuanto a consulta con la que nos manejamos en esta gestión. Creo que logramos que Ciencia y Tecnología sea considerada patrimonio de todos. Pienso que era manera de gestionar fue uno de los elementos para sustentar esta propuesta.

- Hubo en su equipo algunas deserciones, como Roberto Salvarezza, quien dijo que él cree que no están garantizadas las políticas con el cambio de gobierno. ¿Obviamente que usted no cree lo mismo?

- Sí, el presidente del Conicet renunció, porque el tiene una militancia importante en el tema y me parece legítimo que la gente decida sobre la base de su ponencia ideológica. De todas formas, su nombramiento terminaba en 1 de abril, porque tenía dos mandatos cumplidos y según la reglamentación eso es lo máximo para el Conicet. En mi caso primó la necesidad de conservar un bien común y sobre todo un equipo de trabajo que han demostrado y garantizado eficiencia en la tarea. Muchos de ellos manifestaron que si yo no continuaba, iban a dedicarse a otra actividad, lo que a mi entender iba a provocar un daño irreversible en el ritmo de ejecución de los proyectos y por ende de la actividad científica.

- ¿Están garantizadas las políticas científicas con el nuevo gobierno?

- Yo creo que sí. Entiendo que si me convocaron a mi es porque asumen ese compromiso. Si pretendieran desmantelar el área o reducir el presupuesto, hubieran puesto a un funcionario más dócil. Yo antes de ser ministro tuve una larga trayectoria en la actividad gremial del Conicet, o sea, que tengo un compromiso con la defensa de la actividad es evidente. De todos modos, el presupuesto para el año próximo está acordado y además nuestro financiamiento no depende sólo de la Nación, sino que también tenemos fondos de organismos multilaterales de créditos. Hemos tratado de diversificar la fuente de financiamiento.

- ¿Conoce al resto del gabinete?

- Conozco a algunos de ellos, algunos han sido funcionarios de la Ciudad de Buenas y por eso he tenido contacto con ellos y tengo un buen concepto de ellos. Lo que está claro es que la tónica de es que la tónica de esta gestión se basa fuertemente en el trabajo de equipo, lo que es importante, porque nosotros somos un ministerio de servicio, el conocimiento y la tecnología que se produce en el Conicet, para ser detectable debe pasar por otras vías, como Salud, Producción, la Agricultura, etc. Para nosotros es esencial una comunicación fluida con los otros ministerios.

- ¿Por qué no estuvo en la foto del jardín Botánico?

- Porque cuando me avisaron yo estaba llegando a Montevideo, porque estaba participando en una conferencia como principal expositor, la invitación había sido como ministro de esta gestión. Mi condición es compleja, porque no puedo dejar mis tareas previas por mi condición de candidato futuro.

- ¿Qué le dijeron Aníbal Fernández y Cristina Fernández?

- Ellos y otros ministros me han manifestado todo su apoyo en esta decisión compleja, por lo inédito. Esperemos marcar tendencia, sobre todo para estas áreas que requieren plazos largos y por ende se necesitan políticas de Estado.

- Argentina ha empezado una política de Estado en este sentido. ¿Hay posibilidad de que en algún momento de la historia argentina futura mande a los científicos a lavar los platos?

- No, yo creo que no. Eso no existe. Ocurrió en un período peculiar, donde había una vorágine neoliberal de la economía, pero a su vez habíamos perdido los científicos la esperanza de un cambio, había apatía de nuestra parte. Entonces no hubo resistencia ni oposición de la política de desmantelamiento. Me parece que después de 12 años en los que se reconstruyó el sistema, los científicos saben que pueden tener buenos salarios, buena infraestructura, además se sienten útiles en un proyecto de país, han vuelto al país más de 1200 investigadores. Entonces creo que ya no hay vuelta atrás. Además, no sería coherente con la propuesta del nuevo gobierno que apunta al desarrollo y a la competitividad a través de la innovación. La posibilidad de que vuelvan a lavar los platos es escasa, además ya tienen lavavajillas y, además, creo que van a poder pagar la cuenta de luz.

- ¿No ha sido un impedimento para la investigación científica el cierre de algunas importaciones?

- No, nosotros tenemos un régimen de importación específico para lo que es equipamiento y demás. Viene por un sistema que permite no pagar impuestos. Sí, ciertos equipamientos grandes han tenido algún retraso. Pero esto siempre se asumió como una situación transitoria, una emergencia en la que había que fijar una prioridad y confiamos en que esto no siga ocurriendo a futuro.

Opiniones (2)
20 de agosto de 2017 | 20:08
3
ERROR
20 de agosto de 2017 | 20:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es increíble que Macri mantenga a éste, que ampara infinidad de pseudocientíficos de pacotilla que lo único que hacen es traducir estudios y programas completos de extranjeros, que nunca se enterarán que los plagiaron.- VERGÜENZA DEBERÍA DARLE A ÉSTE, MANTENER UN STATU CUO TAN HUMILLANTE PARA LOS QUE SE CREEN "crema y nata del país", QUE NO LLEGAN NI A CUAJADA.-
    2
  2. Tampoco sería buen indicio que el estado siga manteniendo mucha gente indolente e improductiva, amparada bajo el estatus de "científico". La ciencia también es excusa para el ñoquismo.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial