Guillermo Mangione

"La gente todavía quiere velar a sus difuntos"

El tanatólogo explicó cómo se han modificado las costumbres sociales ante la muerte, los velatorios y la cremación.

Guillermo Mangione, reconocido tanatólogo, dialogó con el programa Uno Nunca Sabe de MDZ Radio y contó cómo han cambiado las costumbres sociales frente a los rituales de la muerte.

Destacó que en Mendoza en los últimos años las personas prefieren las cremaciones y no los entierros porque no conllevan costos de mantenimiento de por vida y es proceso más simple en cuanto a tiempo.

Además contó como es el proceso de muerte, tanto para el fallecido como para los seres queridos y cómo deben ser preparados los cuerpos.

-¿Han cambiado las costumbre vinculadas a los muertos?

-En realidad la costumbre la va cambiando el empresariado del sector, yo no comparto mucho que la gente que no quiere homenajear a sus difuntos. Incluso está a la vista que el día de los difuntos la gente sigue acudiendo a los cementerios a recordar a sus seres queridos.

Sin embargo hay costumbres que han cambiado con el tiempo, por ejemplo a lo que respecta al moribundo, la gente los aísla para evitar el dolor a sus allegado, pero existe un rito, que es el rito de paso, que es cuando la persona muere y está en un estado en el que a pesar de que está muerto, aún está en el mundo de los vivos, y es ahí, donde los familiares o allegados empiezan a comprender lo que ha sucedido y si nosotros como profesionales de la actividad incentivamos a que este paso se salte, porque sino estamos incurriendo en un daño psicológico a las personas.-

-¿Es cierto que son más cortos ahora los velorios?

-No en su gran mayoría, la gente todavía quiere velar a sus difuntos. Lo que si por un tema de costos la gente opta como un destino final, la cremación, pero cremarlo no significa no verlarlo con un rito de despedida como la gente quiere.-

-Hay un mito cultural en el que la gente cree que el fallecido puede revivir, por eso esperan determinada cantidad de horas en el velatorio (catalepsia) ¿ Esto también influye?

No, en realidad hay una confusión que tiene la gente porque le han hecho creer que cremar significa no velar y en realidad la cremación es un destino final como puede ser un cementerio estatal o privado que se le da al fallecido. Pero esto no significa que no se pueda homenajear al ser querido.

-¿Cual es la diferencia de costos entre un cementerio tradicional y una cremación?

-Entre un cementerio municipal y una cremación no hay diferencia. Lo que diferencia es de la municipalidad a la cual dependa el cementerio, porque todas tienen distintas ordenanzas y en uno a los 5, en otros a los 10 y en otros a los 15 años hay que volver a pagar o renovar esa sepultura, además de pagar un mantenimiento. Aunque en los cementerios estatales es mucho más económico que en los privado.

En los cementerios privados la diferencia es mayor, desde el punto de vista de que uno ve el mantenimiento, pero el valor de una parcela que es para alojar a tres cadáveres es muy similar a lo que serían tres cremaciones. El costo de la inhumación es semejante al entierro, pero optan por esta porque no tiene mantenimiento de por vida.-

-¿Ha habido un cambio cultural porque la gente prefiere cremar y no sepultar?

-Si ha crecido mucho, porque hoy los tiempos no son los de antes. La gente vive mucho más acelerada y no visita tanto a sus difuntos como lo hacía antes y eso también es un motivo. Aunque el principal motivo son los costos de mantenimiento después de la sepultura.-

-¿Cuanto sale una parcela en un cementerio privado?

-Eso es muy variable. Depende de la ubicación, del cementerio y no todos los parques tienen los mismos costos, pero en general rondan en los $12.000 por parcela. Lo bueno es que los cementerios parque tienen la opción de pagar un mantenimiento perpetuo, es decir pagan un monto y no pagan nunca más para no tener este gasto de por vida.-

-¿Se han vuelto a instalar los crematorios en Mendoza?

-Ya hace un par de años que funcionan los crematorios en Mendoza por eso los costos bajaron mucho y se usa más. Antes había que hacer 500 kilómetros e ir a Río Cuarto y al costo de la cremación se le sumaba el traslado.-

-La gente va menos actualmente al cementerio ¿cuales son los cambios culturales que usted nota?

-El cambio está y es porque dentro del rito de paso hay un estado de liminalidad, que es cuando el cuerpo se encuentra en un estado ritual que es el embodiment, que es donde el cuerpo de la persona fallecida aún se encuentra entre los vivos y cuando el entorno familiar comparte su último momento.

Sin embargo hoy hay muchas empresas del sector que se dedican a la actividad sin mucho conocimiento, entonces no preparan a los cuerpos para que ese estado ritual sea en óptimas condiciones y la gente está cansada de ver cuerpos en mal estado, mal presentados y por eso también conlleva que muchos no los quieran velar o pasar por ese estado , pero hay procesos para que esto sea agradable al entorno familiar, que es la preparación del cuerpo.-


-¿La preparación de un cuerpo antes del velatorio, la hace la familia o el servicio fúnebre?

-Hay dos cosas que se pueden hacer, una es la tanatoestética, que es embellecer al cadáver dándole un aspecto natural a través de mejoramientos faciales y cosmetología. Y otro que es la tanatopraxia que lo que evita es que el cuerpo se descomponga, entonces la apariencia del cadáver es totalmente natural y esto hace que la gente asume y asimila correctamente el duelo y no sufre ver un cuerpo que se está deteriorando o sufriendo transformaciones que generan dolor.-

-¿Es más difícil el duelo cuando se vela a cajón cerrado?

-Hay muchos artículos de investigación sobre esto y hasta de los desaparecidos de la época de la dictadura que hasta el día de hoy los familiares no pueden elaborar un duelo porque nunca tuvieron un cuerpo para poder llorarlo y despedirse como corresponde.-

-¿Cuánto hace que tanatólogo?

-Hace 22 años me dedico a esto.-


-Ha visto de todo en estos años de profesión imagino

-Si como todo, uno ve muchas cosas y más en esto que la gente busca lo que es el morbo pero nosotros tratamos de trabajar de la forma más profesional, aconsejamos a las personas que vienen con esta ideas fijadas de sacar al familiar del hospital y llevarlo directo al crematorio, entonce cuando uno se sienta muchas cosas, lo que le va a generar a su entorno y a su familia entienden y cambian rotundamente su forma de pensar.

En nuestra empresa lo hacemos y hablan de que entre un 70 y 80 por ciento quiere cremar y no velar, pero esas no son estadísticas que manejamos nosotros.-

-¿Cómo hace para estar cotidianamente relacionado con la muerte ?

-Muchas veces la gente cree que somos frios y duros en estos aspectos y sin embargo a nosotros también la muerte nos toca de cerca. Nosotros tenemos familia, padres, abuelos e hijos que sufrimos igual o mucho más ante una pérdida, a pesar de conocer como es el tema. No es que a nosotros nos ablande mas esta situacion.

Incluso es difícil esta profesión, cuando uno es joven y no ha tenido hijos le resulta más fácil manipular cadáveres pequeños, de niños pero cuando uno tiene hijos se le empiezan a venir a la cabeza situaciones y pensamientos. No es fácil trabajar en esto.-

Opiniones (0)
20 de octubre de 2017 | 09:50
1
ERROR
20 de octubre de 2017 | 09:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México