Marcos Aguinis

"Los argentinos estamos en un tobogán ondulante"

Escritor, psicoanalista y humanista argentino.

Es argentino, cordobés precisamente, muy crítico de la sociedad y del argentino, y así lo ha dejado saber en varios de sus libros. Marcos Aguinis es un escritor que a los 26 años publicó su primer libro al cual le siguieron más de treinta obras entre novelas, ensayos, cuentos, biografías y artículos. Participó en el gobierno de Alfonsín como Subsecretario  y luego Secretario de Cultura. En ese ámbito puso en marcha intensas acciones para el mejoramiento de los mecanismos participativos de la sociedad. Por ello fue nominado al Premio Educación para la Paz por la UNESCO, aunque también recibió una gran cantidad de otras condecoraciones.

Dentro de sus obras se puede mencionar lecturas clásicas como “La Cruz Invertida”, “La Gesta del Marrano”, “La Matriz del Infierno”, “Los Iluminados”,  “Un país de novela”,  “El atroz encanto de ser argentinos”, entre otras muy renombradas.


Hoy Marcos Aguinis es un ferviente crítico de la gestión kirchnerista a la cual califica como una “tiranía elegida democráticamente”. Es un humanista osado que se expresa con claridad y coraje, aunque a menudo resulte políticamente incorrecto, según indica en su propio sitio.

Durante la entrevista mantenida con MDZ, el escritor sostuvo que Argentina está en un tobogán ondulante, en donde a veces vamos un poco hacia arriba pero siempre caemos.

- ¿Por qué habla de tiranía con respecto a los gobiernos argentinos?
 La tiranía es un concepto muy antiguo desarrollado con enorme talento por los clásicos griegos y tiene diversos ropajes. El tirano puede también ser elegido democráticamente como fue el caso de Adolf  Hitler. La elección no garantiza democracia.

- ¿Qué hace un tirano cuando asume?
Un tirano apenas asume El poder corrige las leyes, como si fuera un traje que debe quedar a medida. Estos cambios los hace según sus propios intereses mezquinos y narcisistas y no responden a los intereses del pueblo que lo eligió. Hemos tenido muchos gobiernos que se escudan en el falso propósito de defender los intereses del pueblo. Pero la realidad indica que manipulan la situación, para defender sus propios intereses.

-¿Hay un excesivo manejo de los mensajes comunicacionales?
Bueno, yo diría que en materia de comunicación hay una distorsión de muchas palabras. Cuando se habla de la distribución de la renta se está mintiendo, porque no se habla de la distribución sino que se está trasvasando la parte más gorda de la torta a círculos leales del poder.

- Al escucharlo da la sensación de que se está refiriendo a los últimos gobiernos argentinos.
Sí, exactamente. La democracia argentina que celebramos con tanto júbilo desde 1983 no duró demasiado. Rápidamente comenzó su deterioro gravitando de una manera muy fuerte la herencia autoritaria, la corrupción temporal, que llevó a que las instituciones argentinas se degradaran y no ejercieran el control necesario para que esta sociedad funcione de una manera más transparente. Tenemos que tratar de que el progreso sea genuino.

- ¿Cuáles son las herramientas de un tirano elegido por el pueblo?
Lo primero que hace es ajustar las leyes a su interés. Puede cambiar la Constitución o puede conferirse a sí mismo o a sus cómplices poderes extraordinarios. Ese fue el caso del Jefe de Gabinete, Alberto Fernández, quien en realidad funciona como un mayordomo del Poder Ejecutivo. A Fernández en el 2006  se le atribuyeron poderes extraordinarios, violando el artículo 29 de la Constitución de 1853, en donde se califica de “infame, traidor a la Patria, a quien otorga poderes extraordinarios al Poder Ejecutivo”.

- ¿Estamos frente a un gobierno tirano?
 Sí, elegido democráticamente. Tenemos un gobierno oligárquico, aquel que está en manos de unos pocos. En otros tiempos estaba en manos de una Élite que tenía mucho patrimonio. Este gobierno oligárquico está manejado por Néstor Kichner a través de una presidenta nominal,  que en este caso es su propia mujer. Los demás que están alrededor son simples servidores.

- ¿Y  los que no sirven?
 Los aíslan o maltratan o le desconocen las atribuciones, aún cuando es también elegido democráticamente. Tal es el caso del actual vicepresidente, Julio Cobos. Él debería estar interiorizado sobre el funcionamiento del Gobierno Nacional, tendría que participar de las reuniones de Gabinete, históricamente ha sido así. Porque cuando la presidenta no está en el país, él debe tomar las riendas del Ejecutivo. Pero aquí no se hacen reuniones de Gabinete.

- En Mendoza tampoco se hacen reuniones de Gabinete.
Ese es un defecto que debe ser criticado, porque las reuniones de Gabinete sirven para poner en evaluación crítica la gestión del gobierno con opiniones diversas.

- ¿Esto habla muy mal de los argentinos como pueblo?
 Ese es el tema más triste. Yo escribí varios ensayos al respecto, “La psicología de los argentinos”, es uno de ellos. Yo diría que los argentinos estamos heredando una degradación moral y una profunda ignorancia sobre la gestión institucional. Esto se viene acentuando desde la década del ´30. La Argentina grande se basó en un trípode que era la cultura del trabajo, la cultura del esfuerzo y la cultura de la decencia. Eso valores  han sido reemplazados por la cultura de la mendicidad, la cultura del facilismo y la cultura de la corrupción.

- Hay dos tipos de argentinos, los que viven en el país y los que están afuera. ¿Son diferentes personas?
 Sí, es verdad, porque los que están afuera rápidamente se adaptan a las leyes del lugar en donde están, no hacen lo mismo en Argentina. Por otro lado, los extranjeros que vienen a la Argentina,  rápidamente se contagian de los hábitos y costumbres argentinas.

- Usted dijo una vez que tiene a la República Argentina acostada en el diván del médico psiquiatra. ¿aún está allí?
 Sí. Argentina tiene una gran confusión de temas. Tiene un apagón de ideas y estamos lejos de las ideas modernas. Ignoramos qué ocurre en los países exitosos, por eso nos reflejamos con países que están destinados al fracaso, como es el caso de Venezuela y Bolivia. Sin embargo, no miramos a países como Irlanda o Estonia. Lugares que eran pobres y ahora están protagonizando grandes cambios.
 
Esto no pasaba con gobernantes como Sarmiento, Avellaneda o Alberdi,  quienes hablaban varios idiomas y se interiorizaban de lo que pasaba en los lugares de gran desarrollo. Ellos fueron los que pusieron las bases de un desarrollo espectacular para nuestro país, por lo menos ocurrió así hasta 1930.

- ¿Qué hacemos para salir de esto y curar al país?
Es muy fácil destruir; es lento y arduo construir. Hace falta ideas modernas, machacarlas y animarse a algo diferente. Es como ir encendiendo de a poco los foquitos con estas cosas nuevas. En Argentina estos foquitos están apagados. Yo soy uno de los tantos que siguen lanzando esa gota para romper la piedra de esa cerrazón mental que tenemos. Hay que atender y entender a los países que son exitosos, ver qué normas rigen. Ellos tienen seguridad jurídica, estabilidad de las leyes, el control de la gestión pública y eso estimula la inversión Y se generan nuevos puestos de trabajo.

- Por lo general, nuestros gobernantes no predican con el ejemplo y eso también complica la educación de nuestros hijos. ¿Cómo ve esta realidad?
 Estoy de acuerdo con usted. En Argentina hay un problema de ejemplaridad, eso funciona mal desde hace tiempo. En este momento y desde hace muchas décadas, el país está en un tobogán ondulante, siempre hacia abajo. Aunque a veces parece que subimos, pero en realidad estamos en una decadencia. Nos resistimos a los cambios, somos muy conservadores en el peor de los sentidos. Mantenemos vicios y regresiones y todo es muy negativo. Además en materia educativa, hay un facilismo que ha llevado a los docentes a promediar con 3. Es decir cuando un chico desaprueba, luego rinde bien con un 4, pero en definitiva al promediar queda 3. ¿Qué calidad de profesionales tenemos con esta situación entonces?

- En Mendoza, desde la Dirección General de Escuelas, se impulsó la idea de aprobar a los chicos en el primer trimestre para ayudarlos en el estudio.
 Eso  responde a una ideología muy equivocada que se llama igualitarismo. Esa convicción fue condenada incluso por Raúl Castro, actual presidente cubano. Él dijo que el igualitarismo es injusto, porque eso significa que algunos trabajan para sostener a los vagos. En realidad debería buscarse  nivelar hacia arriba.

- Dejando a un lado los temas políticos y hablando un poco más de sus libros, ¿quiénes son sus fervientes lectores?
En donde estoy o doy conferencias  hay mucha gente joven, lo cual me causa un enorme entusiasmo. Yo creo que puede ser por mi forma de narrar. Soy de los que opinan que se debe ser claro, en mis textos trato de tener fluidez, sin  provocar complicaciones. Pero me exijo que el texto tenga belleza, no tiene que ser hermético, quiero que tenga vuelo pero sin lugares comunes. Además hay algo que los jóvenes valoran y es que yo digo claramente lo que pienso sin hipocresía y aunque me equivoque o moleste a algunos.

- ¿Están presentes sus obras en ambientes educativos?
Tengo conocimiento de que algunos de mis libros han sido recomendados como lectura de texto. Entre ellos  puedo mencionar las novelas “La gesta del marrano”, y “La matriz del infierno”, entre mis ensayos “El combate perpetuo”, “El atroz encanto de ser argentinos” y “Un país de novela”. Varios de mis libros circulan en el ambiente hasta donde yo Sé. Hay gente que los ha puesto en Braile y lo han grabado para los ciegos.
Opiniones (6)
21 de noviembre de 2017 | 13:48
7
ERROR
21 de noviembre de 2017 | 13:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Aguinis es amado y criticado, igualme encanto la nota. Mucho nivel.
    6
  2. Gran escritor, admiro su postura frente al populismo latinoamericano, es un libre pensador, algo que les molesta a los nostálgicos del nazi-facismo versión vernácula. El próximo Borges. Lo saludo con respeto
    5
  3. HACE UNOS AÑOS LEI UNOS DIALOGOS QUE MANTUVO AGUINIS CON MONSEÑOR LAGUNA. IMPERDIBLE !
    4
  4. Consideré a Aguinis muy buen escritor, pero cualquiera que esté cerca del innombrable, para mi, baja de nivel.
    3
  5. No te mueras nunca Aguinis! Sos un groso! Hace falta más gente como vos en este país: culta y que no tenga miedo de decir lo que piensa (aunque siempre haya mediocres como Sandra que enseguida le buscan 5 patas al gato). Si te tocó el Servicio Militar, Aguinis, sonaste....Te van a querer hacer juicio....
    2
  6. y menemista.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia