Andrea

"Mi hija no me contó porque estaba amenazada por el acosador"

Es la madre de la chica mendocina que durante cinco años fue víctima de grooming: acoso de un adulto valiéndose de la red.

"Mi hija y yo tenemos muy buena relación, pero especialistas me transmitieron que es normal que al ser amenazados, los chicos no lo hablen con su gente de confianza de lo que les está pasando, por vergüenza, por miedo, por temor a que a sus pares les suceda algo. Por eso, el menor tiende a no contarlo" comenzó Andrea, madre de la niña mendocina que desde los 11 a los 16 años fue víctima de grooming.

-¿Cómo empezó el acoso?

-Esta persona se presentó ante mi hija como una chica de su edad, en aquel momento, cuando mi hija tenía 11 años, yo detecté el caso, pero no le di la importancia que tiene. No sé demasiado de redes sociales ni de Internet, pero dentro de lo que pude, denuncié por Facebook a esta persona. Me había metido en la cuenta de mi hija y encontré una conversación que me pareció rara, subida de tono. Me di cuenta de que no era una persona de su edad.

-¿Cómo siguió esta situación con el paso del tiempo?

-Aparentemente, después de eso, él dejó de comunicarse con ella. Con el paso del tiempo mi hija cambió sus claves, no me dejaba entrar a su Facebook. En ese lapso no noté que esto había continuado, recién el año pasado vi unos cambios en la personalidad de mi hija, como una anorexia nerviosa que sufrió, problemas en la escuela (bajó las notas y repitió). La llevé a un psicólogo y ni él pudo detectar que se trataba de esta situación.

-¿En algún momento su hija se reunió con esta persona?

-Esta persona, gracias a Dios, nunca se encontró personalmente con ella. Yo me enteré porque ella se comunicó para pedir ayuda con la ONG Grooming, mediante Internet. La organización se comunicó conmigo haciéndome ver el caso. Yo quedé paralizada, no sabía qué hacer y ellos me ayudaron a dar el paso judicial, fui a la fiscalía e hice la denuncia.

-¿De qué se enteró a partir de allí?

-Una vez puesta la denuncia, accedí al material que intercambiaban. El empezó pidiéndole fotos insinuantes y mi hija se las envió. A partir de ahí, la extorsionaba con que iba a enviarle esas fotos a los amigos de mi hija y a sus familiares. Además, le mandaba solicitudes de amistad con distintas cuentas falsas que tenía. Le hacía ver eso a mi hija y la extorsionaba. A último momento, el acosador sí mandó las fotos, cuando yo comencé a implicarme en el tema. Él le continuaba pidiendo cosas, mi hija ya por consejo de la Policía no se las mandaba, entonces él en represalia envió las anteriores fotos a familiares y amigos.

-¿Sabe quién es esta persona?

-No sé quién es esta persona, no puedo asegurar que no se trate de alguien conocido. La fiscalía está actuando para intentar dar con él.

-¿Cómo está su hija en este momento?

-Mi hija ahora está más tranquila, porque esta persona parece que se ha dado cuenta de que lo hemos denunciado y nunca más le ha hablado. Pero obviamente puede volver a aparecer, porque no es la primera vez que lo hace. Yo cuento esto porque mi hija ha decidido denunciarlo y salir a hablar para que otros chicos no pasen por eso. Es el fin de mi hija y por consiguiente es el fin mío.

Ficha Cambio de Aire

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 23:53
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 23:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial