Miguel Ángel Bastenier

"Los periodistas que van a favor o en contra de algo no lo son, son otra cosa"

Periodista. Maestro en la Fundación García Márquez. Columnista de El País de Madrid.

El veterano maestro de periodistas Miguel Ángel Bastenier acaba de participar de la premiación anual al periodismo que, desde Medellín, realiza la Fundación Gabriel García Márquez, que lo cuenta en su plantel docente.çBastenier, que minuto a minuto por Twitter ofrece lecciones gratuitas de periodismo, que ha ejercido -y ejerce aun- en El País de Madrid, dialogó desde Bogotá con el programa "Tormenta de ideas", por MDZ Radio.

 - ¿Cómo ha vivido el Festival García Márquez?

- Ha sido una celebración sinceramente -y con absoluta convicción lo digo- muy importante, con una concentración de periodistas de toda América y de Europa, y por cierto con dos argentinos premiados: un chico y una chica.

- Así es, ganaron Laura Zommer de Chequeado.com y Javier Sinay, por un texto en la revista "Rolling Stone". Queremos su opinión sobre las nuevas herramientas del periodismo. ¿De qué manera las redes sociales están, cambiando, ayudando, destruyendo o aportándole algo al periodismo.

- Al periodismo, le aportan muchísimo. Pero lo que pasa es que es un arma de doble filo. En principio, el hecho de desembarcar información de los periódicos impresos o digitales, en las redes, es muy bueno. Existe de una manera más amplia y completa que si solamente tuvieran su publicación. Pero al mismo tiempo yo sostengo que el crecimiento del interés del público por las redes sociales de aprovisionarse de comunicación/información desde las redes inevitablemente debe restar interés en seguir a los periódicos directamente, que podrán ser los digitales de pago o no. Quiero decir: es un arma de doble filo, pero evidentemente hay que estar. Lo que no tiene sentido es decir que "como no es todo lo que quisiéramos, nos mantenemos al margen de ellas". Hay que generar el mayor tráfico posible, pero el material con la información de tú periódico. Otra cosa es que hay un público -y lo hay, porque incluso es gente que yo conozco- que se conforma con la comunicación, que puede ser verdad y que está bien, que puede no serlo y que no está también. Si se conforman con la comunicación, es muy probable que nunca lleguen a la información que, mala o regular, es la que vehiculan los diarios en sus versiones impresas o digitales.

- Frente a los que demonizan a las redes sociales, si bien llevan información incompleta o mentirosa, ¿eso no ha existido también a lo largo de la historia con los periódicos tradicionales?

- Sí, existe por supuesto que sí. Pero el lector tiene siempre razón. Y como la tiene, es quien decide qué periódico es el que no miente, o el que se equivoca menos, o el que presenta una visión de la sociedad y el mundo más acorde con los intereses de ese lector. Hay una marca en la que puedes creer o no, evidentemente. En las redes sociales están las marcas de los periódicos y de gente a la que conoces y te inspiran absoluta confianza y un océano interminable, inabarcable de comunicantes de los que no sabemos absolutamente nada y a quienes evidentemente no le pedimos pedir cuentas por lo que digan, por lo que vehiculen. Repito que las redes sociales son absolutamente imprescindibles y no puedo poner en duda ese principio fundamental. Dicho esto, en las redes sociales, hay un altísimo porcentaje de comunicación y un porcentaje menor de información que es lo vehiculado por los periódicos. El lector decidirá que es mejor o peor, si prefiere una cosa u otra. Yo, por supuesto, no cometeré el error de indicarle al lector sus preferencias. Son las que son, y punto.

- En América Latina existe una problemática que sobre todo se vive en México en donde la prensa es atacada por distintos grupos de narcotraficantes. ¿Cómo ve esta situación?

- Es lo más terrible, qué se puede decir. Yo soy un privilegiado. Yo trabajo en España, circulo mucho por América Latina, en Argentina he estado un montón de veces. La chica premiada en estas celebraciones de Medellín es amiga mía, que hizo una estancia en El País hace muchos años, cuando era jovencita. En Europa, una vez ETA mató a un periodista y encima, luego dijo que se había equivocado, que había sido un error. Yo tengo un respeto inmenso por mis colegas latinoamericanos y lo de México es terrible, porque por escribir en un periódico se juegan la vida. Yo no me he jugado la vida nunca. En todo caso, que se metan conmigo, que me insulten, que me digan cosas desagradables, que me manden cartas, es lo peor que me ha podido pasar. Evidentemente, estamos hablando de dos realidades profesionales completamente diferentes.

- Usted mencionaba la cuota de error a la que estamos sujetos todos los medios...

- Claro, sí, por supuesto.

- Ya sea que se trate de online, impresos... Frente a esto, uno recuerda aquella tapa de El País con una presunta foto de Hugo Chávez que no era tal.

- Gravísimo error que hemos reconocido.

- ¿Por qué sucedió?

- Fue gravísimo ese error, lo ha explicado el director del periódico. Lo que no ha habido es intención de ninguna clase. Lo juro yo ante los santos apóstoles el día del "juicio final" y en donde haga falta. Gravísimo error. No hay excusa posible, gravísimo error.

- ¿Y en aquel momento cuál fue la causa del error?

- Yo no estaba allí y perdóname que no me extienda en ese particular. Pero personas en concreto se equivocaron. Ya está. Yo estoy jubilado, por otra parte. Mantengo una relación magnífica desde mi punto de vista con el periódico, tengo una columna semanal, participo de reuniones, pero en otras cosas no, no figuro en la nómina directiva. Fue un error humano. No hubo intención de ninguna clase.

- Una de las cosas que pasa en nuestro país es que hay que leer más de un periódico para saber qué es lo que realmente pasa porque toman partido. Y nos pasó hace una semana con España, a raíz de las elecciones en Cataluña en que según qué periódico se leyera era diferente la lectura sobre el independentismo español.

- Sí claro, por supuesto. mi lectura es correcta y aceptable para todo que no sea sectario. Es que el independentismo tuvo su victoria, de manera de que obtuvo la mayoría absoluta en el Parlamento Catalán, 72 escaños si no recuerdo mal cuando 68 era ya la mayoría absoluta, pero la Generalitat, la presidencia de Cataluña, Arturo Mas, había presentado en todo momento a estas elecciones como un plebiscito. En los plebiscitos, me parece que está bastante claro, gana uno y pierde otro. Los votos que recibieron los partidos partidarios de la independencia sumaron el 47,7% y los partidos que no respaldaban la independencia en principio habrían sido el 54 y pico por ciento. Es verdad que uno de los partidos que no respaldaba formalmente la independencia, que es el equivalente más o menos o que tiene que ver con Podemos en España, dejó en libertad a sus votantes. Hay quién dice que no todos los votantes de su partido se inclinaron por tal o cual. La cuanta se puede hacer de cualquier forma. Pero la independencia obtuvo el 47,7% favorable con un porcentaje de votación muy alto para Cataluña y para España del 77%. Es un pésimo resultado para España. El darle vueltas a eso me parecería absurdo. Pero no es ni remotamente la última palabra.

- Los españoles vienen dándole batalla al bipartidismo. ¿Se puede decir que llegó a su apogeo y entró en declive? ¿Se puede saber en favor de quién o todavía mantienen la espuma bien alta de una alternativa no tradicional para los españoles?

- Es difícil contestar a eso. Yo hablo con mi impresión, con lo que estoy viendo y con lo que me parece. Y yo diría, ni a favor ni en contra de nadie, porque los periodistas que van a favor o en contra de algo no son periodistas, son otra cosa, yo diría que Podemos es posible que haya tocado techo e incluso que ha habido una cierta caída. Lo que sí es cierto es que el bipartidismo clásico, casi perfecto que existía en España entre el PP y el PSOE ha recibido un golpe durísimo que lko que hace es dividir el voto de una forma nueva, distinta y que va a hacer que ningún partido tenga mayoría absoluta en las elecciones del día 20 de diciembre. Va a ser imposible que un partido obtenga la mayoría absoluta, porque probablemente entraremos en un período de composición de coaliciones.

- Después de esta reunión con periodistas de toda América y de Europa, ¿qué futuro tiene el periodismo?

- Es un futuro duro, ominoso, peligroso, en el que hay que luchar para sobrevivir: no tengo inconveniente en decirlo. Hay muchos que dicen que el periodismo continúa, que lo que cambia es el soporte, pero es un poco que el crecimiento de la comunicación lo que perjudica, limita o frena el crecimiento de la información en digital. El papel, yo no afirmo que vayan a desaparecer todos los periódicos en papel en el mundo desarrollado, en el mundo occidental que es el que nos ocupa, pero van a quedar muy pocos. Pero es muy probable que esos pocos que queden sean soportados por su versión digital, que tengan subvenciones del Estado. En Francia ya hay una operación tremenda que no se conocen el resto del mundo, de apoyo económico a los diarios. Soy 240 millones de euros anuales que el estado francés directamente reparte entre los periódicos para ayudarles a sobrevivir. Y por afuera de ello hay ayudas, no encubiertas, pero sí incluidas en el funcionamiento de los periódicos, como por ejemplo la ayuda para la entrega domiciliaria del ejemplar a los suscriptores. Con ese tipo de medidas, es posible que sobrevivan un número de periódicos. Pero el papel está gravísimamente tocado.

Bastenier en Twitter:


Opiniones (3)
22 de agosto de 2017 | 19:06
4
ERROR
22 de agosto de 2017 | 19:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ojo avisor ese es el problema, ya no buscan la verdad sino la noticia rápida y posicional para vender mas. Este diario saca encuestas todos los días que no esclarecen la verdad, sino da dos posiciones contrarias y quizás ninguna es la verdad. Eso manipula la gente y asi es como la verdad pasa a ser distorsionada para la gente y gana por ejemplo elecciones desde Hitler hasta Cristina, y con mayorías. ¿Entonces la verdad es que ellos valían la pena? ¿O la propaganda manipulada cuenta un relato que puede ser verdad para muchos? ¿Acaso no es lo que hace este gobierno desde hace años y el periodismo le siguió el juego como policía bueno y policía malo? La mentira no siempre ser percibe, por mas que sea asquerosa, y por eso el periodista debe investigar sin caer en el facilismo de lo primero que encuentra es verdad. La mayoría del tiempo buscan en internet, donde solo una pequeña parte (muy valiosa) es verdad comprobada y científica, y el resto manipulaciones desde diferentes lados. Por ejemplo, si lo dice una ONG es verdad para el periodismo, dando asi a esas organizaciones una relevancia mayor que el mismo Estado, que somos todos y no un grupo de personas con una ideología que los unió pero que muchas veces les genera una visión tendenciosa de la realidad. Por eso creo que perdemos todos cuando llegamos al facilismo desde el periodismo, porque entonces la verdad que llega al mundo globalizado puede estar distorsionada.
    3
  2. Se equivoca el periodista, porque lo malo es que el periodismo favorezca a ALGUIEN no a algo. En realidad EL PERIODISMO SIEMPRE DEBE FAVORECER ALGO:LA VERDAD. se deben a eso y deben ser esclavos de eso.La sociedad sabe, Pablito, quienes son los que le mienten (a sueldo), porque la mentira es como la materia fecal; aunque no se vea, se percibe, se siente.
    2
  3. El periodista que toma partido no es nada... Sabias palabras que la mayoría del periodismo argentino ha tomado posiciones en muchos temas en los últimos años, y defenestra al que piensa diferente. Estan los K o los anti K, los anti o los pro, y asi en miles de temas. Eso es una gran perdida de credibilidad para una parte de la sociedad y finalmente de todos en su conjunto.
    1
En Imágenes