Rodolfo Terragno

"Mi intención no fue hacer 'Intrusos' en la historia"

El político e historiador -autor del libro Josefa, la amiga secreta de San Martín- reseñó aspectos ocultos del "Libertador" quien, un día como hoy de 1816, fue padre de Merceditas.

En el marco del denominado Día del Padre Mendocino, ya que un día como hoy pero de 1816 nacía Merceditas, la hija del Gral. José de San Martín, el historiador y político Rodolfo Terragagno compartío en MDZ Radio algunos aspectos de la vida personal del “Libertador”.

Terragno, quien mañana recibirá en Mendoza el Honoris Causa de la Universdidad Champagnat, fue entrevistado en el programa Cambio de Aire:

- ¿Qué le pareció atrapante a usted de la historia del San Martín Desconocido?

- Trabajo sobre San Martín desde 1980, cuando yo estaba en Inglaterra, donde hay mucho material que era totalmente ignorado. No se estudió mucho su paso por ese país, muy pocos sanmartinólogos han dominado el inglés, entonces eso hizo que se desconocieran estos datos.

Inglaterra y España eran aliadas y peleaban contra Napoleón. De hecho, los españoles nacidos en América que vienen, no sólo San Martín, sino Alvear, Carreras, entre otros, vienen como un proyecto español de resistir la eventual ocupación de las colonias españolas en América.

Napoleón había puesto como rey a su hermano, José Bonaparte, a quién le decían “Pepe Botella”, y había jurado como rey de España e Indias, ese era el proyecto. De modo que la venida de San Martín y los demás es parte de un proyecto Anglo-español.

Lo que ocurre después es que cuando echaron a Napoleón, volvió Fernando VII y se hace un enfrentamiento entre esos liberales (a los que pertenecía San Martín) y los absolutistas y se produce allá una guerra que se replica aquí, porque los liberales eran independentistas y los Virreyes representaban el absolutismo.

- No es casual que llegue a Mendoza

- No, claro que no es casual. Todo comienza con el plan Meylan. El general escocés Thomas Meylan desarrolló un plan en 1799 y se lo presentó al gobierno de William Peter. En esa época eran enemigos Inglaterra y España. El plan consistía en tomar Buenos Aires, establecerse con un pequeño ejército en Mendoza, cruzar la cordillera, tomar Chile y después ir a tomar Perú. Es decir, lo que luego hizo San Martín.

A mí me intrigó cómo sabía este escocés de Mendoza, que ni figuraba en los mapas. Finalmente descubrí que una suerte de embajador sin carteras del rey en el Vaticano, conoció allí a jesuitas españoles que habían sido expulsados de América en el papado anterior. Entre ellos había 3 hermanos mendocinos, que fueron los que les dieron la información de los pasos y demás. Este embajador fue el que le dio la información a Meylan.

- ¿San Martín se basó en esto previamente o fue un plan propio?

- Es probable que lo conociera. A mí me parece que eso lo enaltece, porque a mi me hubiera parecido una irresponsabilidad que viniera sin saber nada, a improvisar, me parecería terrible. San Martín no conocía este país, se fue a España con 5 años, era un español. Si él estudió las características y los planes es bueno.

- Usted ha destacado a San Martín como político más que como militar. ¿Él hacía política para conseguir sus logros militares?

- Sin dudas. Para tomar algo elocuente y desconocido hasta hace un tiempo, en 1824 el fue a Inglaterra porque veía que estos países no eran reconocidos como tales por nadie en el mundo, salvo por los naturales de aquí. Entonces eran muy débiles ante cualquier invasión, por eso mandó a buscar un rey de una casa europea. El decía que si Perú tenía un rey constitucional, no absolutista, iba a ser muy difícil que España recuperase las colonias de América del Sur, que era el plan.

La idea de tener un rey era política, estratégica. Él gestiona el reconocimiento de la independencia del Perú, con un criterio similar, porque el sostenía que Inglaterra tenía que reconocer la independencia del Perú. San Martín decía que si no reconocían podía ser que Bolívar no gane. El fue un apoyo político de Bolívar y finalmente a fines de 1824 Inglaterra reconoció la independencia de nuevos países latinoamericanos.

Ahí San Martín se fue a Bruselas y le escribió una carta a su amigo Chilavert y le dijo: “Inglaterra ha reconocido. La obra está cumplida”. De modo que su obra era típicamente política.

- En la última parte de la vida de San Martín, ¿tuvimos algún tipo de visita de él a Buenos Aires?, hay como mitos acerca de ese apoyo velado a la figura de Rosas.

- ¡Nada velado! Fue expreso. Pero nunca más tuvo una vida activa en nuestro país, sí influida con sus opiniones. Vino a Buenos Aires, pero no llegó se retiró porque estaba muy afectado. El estaba en el barco y van a decirle que Lavalle lo tiene a Dorrego y el le manda una carta donde le dice que ahorrar una gota de sangre le será de gran consuelo para su vida. Le pide que no lo mate a Dorrego. Mientras que Salvador María del Carril le dijo a Lavalle que primero lo mate y luego harán una simulación de juicio, como si hubiera sido previa a la muerte.

El desde allá tuvo una discusión con Sarmiento, porque el sostenía que los unitarios estaban aliados a Inglaterra y a Brasil y el creía que eso no contribuía al desarrollo de la nacionalidad.

Con Rosas tuvo una relación muy estrecha, porque a San Martín lo conmovió la defensa que hizo Rosas del territorio ante la invasión anglo francesa. Primero se ofreció para venir a luchar, aunque no estaba en condiciones de hacerlo. Arana, el ministro de Rosas, le ofreció la embajada en Perú y el no la aceptó. Pero después mantuvo una continua correspondencia con Rosas, incluso desde Boulogne Sur Mer, poco antes de morir, le enió una carta a Rosas.

En el testamento de San Martín le delegó el sable a Rosas, que lo tenía en custodia desde que se fue de aquí María Josefa Morales de los Ríos.

- ¿Josefa era la amante?

Josefa terragno


- No sé, a mí me molesta que se piense que este es un libro de chismes, porque esta mujer fue un personaje histórico muy importante. Fue importante en lo que fue la formación del ejército de Los Andes, cuando San Martín estaba en Perú ella era una suerte de espía en lo que era la guerra contra los Carrera.

Todo empezó porque yo compré una carta de San Martín, que él mandó desde Valparaíso, antes de emprender su viaje al Perú. Le pidió al administrador de su chacra: “Cuida usted mucho a mi señora María Josefa de los Ríos y provéale de la chacra todo cuanto ella necesite, en los mismos términos que a mi mujer propia”. Eso contribuyó a esta imagen.

Es cierto que había una gran intimidad. Las cartas de ella son políticas, son informes políticos, pero los encabezamientos dan lugar a esto, porque le dicen: "Mi amigo, mi sustento, mi todo". O cuando se fue le dijo: "Le deseo que usted sea tan feliz como yo soy desgraciada". Pero mi intención no fue hacer "Intrusos" en la historia.

La entrevista completa a Terragno en Cambio de Aire, lunes a viernes de 11 a 14hs por MDZ Radio, 105.5Mhz:


Opiniones (1)
20 de agosto de 2017 | 01:19
2
ERROR
20 de agosto de 2017 | 01:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El 9/11/1815, el Cabildo de Mendoza con la anuencia del gobernador San Martín, otorgan la escritura de libertad a la esclava Gregoria Segura (Archivo General de la Provincia de Mendoza - Epoca Independiente - Carpeta 233 - Documento 78). El 18/8/1817, desde el Cuartel General de Santiago en Chile, el general San Martín le escribe una carta al gobernador Toribio de Luzuriaga, en la que lo insta a pagar el premio a los vencedores de Chacabuco (AGPM - EI - C285 - D107). Al dia siguiente, Hilarión de la Quintana le comunica al Jefe del Ejército Unido (San Martín), que se ha ordenado a los Ministros de Tesorería General para que paguen a Francisca Frías, madre de Vicente Frías, fallecido en Chacabuco, la contribución de 12 $ mensuales (AGPM - EI - C285 - D110). Analizando los documentos antes citados, podemos inferir en la frase de Friedrich Nietzsche "no hay hechos, sino interpretaciones" entonces "para afirmar hay que confirmar, sino es hablar sin saber y ensuciar sin conocer". San Martín le escribe a Tomás Godoy Cruz y le dice: "me faltaba tiempo, dinero, salud, pero estamos en la inmortal provincia de Cuyo y todo se hace. No hay voces ni palabras para expresar lo que son estos habitantes", y luego de 3 años de penurias y sufrimientos, conformó el Ejército de los Andes: 5.423 hombres, 18 piezas de artillería, 1.500 caballos, 9.280 mulas y 483 vacunos para alimentar a la tropa, divididos en 6 columnas y librado a la buena de Dios; con el único objetivo de darle la libertad a nuestra querida América. Al doctor Rodolfo Terragno mi respeto, y sé que es un sanmartiniano de buena cepa. A San Martín y al Ejército de los Andes, gracias.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial