Mauro Szeta

La Iglesia manda a los curas abusadores a reflexionar, en vez de meterlos en cana

El periodista revela en su libro “Secretos sagrados” diversos casos de ataques sexuales que involucran a religiosos. Cómo las autoridades eclesiásticas y el Poder Judicial muchas veces los encubren.

Aunque es reconocido por ser la principal cara del canal de C5N al tratar temas policiales, el periodista Mauro Szeta es noticia esta vez por su aporte al periodismo gráfico.

En su flamante libro "Secretos sagrados" aborda casos de abusos sexuales de religiosos contra niños y adolescentes.

Entrevistado en el programa Uno Nunca Sabe, por MDZ Radio, detalló lo que descubrió en el proceso y los vínculos entre la Iglesia y las autoridades:

- ¿De qué habla tu libro?

- La idea parte de una anécdota que me hace pensar el tema en el 2008, cuando fui como hincha de Estudiantes de La Plata a ver un partido con Gimnasia al Estadio Único. Cuando terminó el partido nos fuimos a un bar con un amigo, estaban todos pasados de copas, y un tipo de una mesa nos pregunta a qué nos dedicamos. Le dijimos que éramos periodistas y mi amigo le remarca que era quien cubría el caso Grassi. En ese momento, un tipo medio copeteado gritó: "Tanta historia por un cura. ¿Quién no se la hizo chupar alguna vez por un cura? No es para tanto quilombo el asunto".

En un bar un tipo medio copeteado gritó:  Tanta historia por un cura. ¿Quién no se la hizo chupar alguna vez por un cura? No es para tanto quilombo el asunto.

Ahí me puse a pensar si era algo aceptado socialmente que haya curas que tuvieran "derecho" a abusar de niños, como si esto no tuviese una condena. Ahí me encontré terminando este libro 7 años después donde me hago dos preguntas basales: ¿Por qué hay curas que abusan de niños? y ¿Por qué la Iglesia los protege? La primera pregunta no tiene una única respuesta causal, no tiene que ver con la represión a la sexual ni su formación, sino todos deberían ser abusadoras y no pasa eso. La segunda pregunta sí tiene una respuesta más directa, claramente en los casos que tomo en el libro se ve la actitud e la institución.

- ¿La condición social de los chicos abusados tienen una causa común?

- Todos son pobres. De los casos que tomo, hay 13 chicas y chicos abusados. Algunos de estos curas daban clases en colegios privados, ahí no tocaron a ninguno, sí abusaron de los chicos de la calle. Hay una clara diferencia en la elección de la víctima.

- ¿Qué particularidades tienen los otros dos casos que tocás, además de Grassi, el caso Mercau y Zazo?

- Son menos conocidos mediáticamente, porque no hubo intervención de la TV, como sí pasó con Grassi. Pero yo decidí no edulcorar ninguno de los relatos del expediente, sino contar los abusos como lo contaron los chicos cuando tenían 4, 8 o 12 años, con las palabras de ellos. Justamente no cambio el lenguaje para que no revele realmente lo que les pasó. Al leer esos relatos te das cuenta cómo fue cada abuso, qué les causó a ellos.

Te das cuenta de cómo fueron las maniobras de los curas para quedar impunes y cómo la Iglesia los manda a conventos, a reflexionar, en vez de meterlos en cana o denunciarlos penalmente. 

Además, te das cuenta cómo fueron las maniobras de los curas para quedar impunes y cómo la Iglesia los manda a conventos, a reflexionar, en vez de meterlos en cana o denunciarlos penalmente.

La Iglesia es como una suerte de cofradía y se ve claramente en cada las causas, cómo van tapando, cómo arman estructuras de poder para que los hechos no se conozcan y cómo hay pequeños héroes que sí se animaron a denunciar.

- ¿Tuviste alguna presión de parte de la Iglesia durante el armado del libro?

No, para nada. Tampoco lo ventilé mientras lo estaba haciendo, no se metieron ni me sugirieron. De hecho, tengo aportes de mucha gente de la Iglesia que ha hablado, la mayoría en el anonimato. Al contrario.

- ¿Cómo se destapan los casos que vos has investigado?

- Se dan cuenta los asistentes en las charlas que tienen con los chicos. Es evidente cómo esos chicos cambian su conducta y siempre alguno se quiebra ante los trabajadores sociales. En un caso que yo tengo, el padre de un nene que se animó a denunciar, cuando se enteró, le reventó la cara a trompadas.

  Es evidente cómo esos chicos cambian su conducta y siempre alguno se quiebra 

- ¿Son abusos de tipo homosexual?

- No, no pasa por la condición sexual de la víctima ni del abusador. Eso yo lo dejo en claro en el libro, porque sino pareciera que justifica el discurso de la Iglesia de que los homosexuales son enfermitos que deben ser tratados.

- ¿Cómo es la vida posterior de los chicos abusados?

- Depende de cada uno, la mayoría que entrevisté, algunos crecieron y se hicieron fuertes, otros tienen su vida derrotada, arrasada y no han podido avanzar. En lo que todos coinciden es que no le pueden contar ni a su entorno que fueron víctimas de abuso por parte de un curo. Incluso algunas chicas se casaron y no se lo han contado ni a sus parejas. Les cuesta mucho; algunos tuvieron conductas suicidas, otros han soñado encontrarse con el cura abusador y matarlos de un tiro.

- A partir de que esto se empieza a hablar, ¿hay más denuncias?

- No lo sé, espero que el libro tenga algún tipo de impacto para eso. También para el Poder Judicial, porque yo noto que los curas tenían muchas chances para estar libres en el proceso penal, cosa que no le pasa a un ladrón de un kiosco. Grassi termina en cana 13 años después.

Al Poder Judicial tal vez le tenga miedo a la Iglesia, yo siempre recuerdo una frase que me dijeron: Detrás de todo tribunal oral hay una cruz.

Escuchá la entrevista completa a Mauro Szeta en Uno Nunca Sabe, por MDZ Radio, 105.5Mhz:


Opiniones (5)
14 de diciembre de 2017 | 14:22
6
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 14:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es cierto, tiene buena oratoria pero no es mejor que los anteriores...
    5
  2. Alpino, no sea iluso...., Bergoglio solo habla para la gilada, como buen demagogo que es. Discurso para afuera y para adentro nada cambia.
    4
  3. El propio Papa Francisco, los ha mandado a la cárcel y con esto no ha tenido miramientos. Pero los complices de los abusadores es la justicia, si hay alguno que es pedófilo, hay que meterlo con los delincuentes comunes en la cárcel y listo, no hay que seguir dando vueltas...
    3
  4. La iglesia es una sanata, un burdel... más con este papa que se pasa por las partes pudendas la doctrina y la fe. Él no cree en Cristo, sino fíjense a quien lleva colado en el cuello... al mismo diablo ....https://cazadebunkers.wordpress.com/2013/03/20/la-cruz-que-lleva-el-nuevo-papa-no-es-un-crucifijo-de-cristo-es-un-esqueleto-con-los-brazos-cruzado-representando-a-osiris/
    2
  5. En mza la justicia acompaña a las victimas y sobrevivientes. Es cierto, la Iglesia miente y elabora escenarios de fantasías para no aceptar sus responsabilidades.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho