Beto Casella

"A mí la plata me da asco"

Uno de los periodistas más escuchados en la radio y más vistos en la tele cambia de rol, y pasa de entrevistador a entrevistado. De la bohemia juvenil a los elogios del Indio Solari y Serrat.

Polifacético, distentido y carismático, Beto Casella puso pausa al vértigo de su trabajo en la radio y la TV para una charla de café con el programa Hacete Cargo de MDZ Radio.

Su pasado como "modisto heavy metal", su histórica entrevista al jerarca nazi Erich Priebke en Bariloche y su incursión como escritor de teatro con "Encuentro de genios", todavía en cartel y con éxito de audiencia, entre otros temas.

El entrevistador, entrevistado:

- ¿Sigue en cartel "Encuentro de genios"?

- Sí , anda muy bien... se llena el teatro. Es mi primera obra escrita. En general soy pesimista por naturaleza. Debe ser una defensa para cuando viene la frustración. En todo momento me imaginé que iba a haber solo una fila. Que sería un escándalo estrepitoso y, en cambio, fue una locura.

Si hubiera ido poca gente sería una experiencia maravillosa igual. Es una experiencia divina. Yo no tenía idea de bastidores, armar escenografía, cosas que voy aprendiendo. Y hay mucha solidaridad entre el equipo de trabajo.

-  En la tele por ahí cuando uno necesita una mano solidaria, no sucede lo mismo.

- No, en la TV si no armás un grupo de amigos, al menos para mí, no funciona. Yo armo grupos de amigos de pertenencia y solidaridad dentro y fuera del aire, porque por ahí nos pasa que tenemos un bajón un sábado o una etapa de angustia y ahí estamos todos. Los que trabajan conmigo en la radio y en la tele somos muy unidos, y llevamos varios años. 

En la TV si no armás un grupo de amigos, al menos para mí, no funciona.

En mi caso no sé cómo funcionaría trabajar con gente que saludás al aire y te vas. Aconsejo armar grupos de amigos, porque querés que el otro se luzca, que salga bárbaro.

- ¿Sos amigo del Coco Basile, el Bambino Veira o Guillermo Cóppola (con quienes comparte el segmento Beto y los Benditos en TV)?

- No. Ellos por ahí han hecho una vida más nocturna. Yo no salgo mucho de noche. Cuando grabamos por ahí salen a comer hasta las 3.30 de la mañana. Hay un afecto mutuo, pero eso no lo compartimos. No hemos cultivado una amistad pero sí afecto mutuo.

- Empezaste de chico con tu hermano haciendo ropa...

- Sí, cuando estudiaba periodismo mi hermano fabricada ropa de cuero. Yo lo ayudaba y abrimos un negocio que, creo,  fue el primero heavy metal de la Argentina.

- ¿Es cierto que le hiciste ropa a Pappo y a Riff?

- Claro. En realidad se había lanzado en esa época una línea de ropa punk de una marca famosa que hoy es Ona Saez. Acá estaba explotando V8 y Riff y vi que había tribus del metal que no tenían qué ponerse y le dije a mi hermano: “Me parece que el punk acá no va a llegar nunca; me parece que el tema va por las brigadas metálicas”. Y dicho y hecho. Abrimos un local en Haedo donde venía gente de todos lados. Vendíamos la primeras camperas cruzadas negras con cierre metálico que fueron un éxito, un golazo.

- ¿Te sigue gustando el cuero?

- Siempre fui payaso. No es que me apendejé. Veo un jean y se me ocurren cosas y tengo quién me las cose. Además le regalo a mis amigos remeras tuneadas. 

Siempre fui payaso. No es que me apendejé. Veo un jean y se me ocurren cosas y tengo quién me las cose. 

- ¿Cómo ha sido tu juventud, tu época en la prensa gráfica, en la que eras menos masivo? 

- La verdad es que vivíamos para levantar mujeres. Era una frivolidad terrible. Debe haber sido la época más feliz de mi vida, sin preocupaciones, sin pensar en el pasado mañana. Felicidad en términos de... hacíamos el "vivir el hoy y mañana no sabés". Una bohemia total. Vivía cerca de Ramos Mejía, que eral el epicentro de la joda, de los boliches. Todos éramos Tony Manero, Travolta, y era lindo. Un ritual de miradas, salir a conquistar. Además me crié en calles de tierra; era muy callejero. No podés no ser feliz en al calle. Hoy los chicos están más encerrados y menos en grupo.

En la juventud, la verdad es que vivíamos para levantar mujeres; debe haber sido la época más feliz de mi vida.

- Con Mundo Casella encabezás este boom de entrevistadores. ¿A qué se debe este fenómeno?

- Yo creo que hay que recuperarlo porque hay interés del público en asomarse un poco a una charla distendida entre dos personas. El reportaje no está bien considerado por la gente de programación, pero está comprobado que funciona. El año pasado vino Serrat. Le hice una nota, la grabé y la pasamos en varios lados y midió muy bien. Hay avidez del público por ver algo más reposado.

- Además lográs un clima para que te den declaraciones increíbles...

- Yo jamás busco un título. Por ahí el entrevistador está pensando la próxima pregunta en vez de escuchar al entrevistado, y esto el entrevistado lo nota. O cuando no conocés mucho del entrevistado, también le molesta. A veces hay un desconocimiento absoluto y lo contractura. Ponerte en una posición de “Wikipedia” que sabés todo de él y anticipás la respuesta, también.

Cuando entrevisto, yo jamás busco un título.

Entiendo que el periodista de Olé quiera sacar una declaración de (el DT de la Selección, Gerardo) Martino para el título del día siguiente. Pero yo soy más de relajarme y disfrutar la charla.

- El Indio Solari dijo que eras el preferido en ocio televisivo

- Nosotros hacemos un programa liviano. No tenemos pretensiones intelectuales. Y cuando te enterás de estas cosas, o te cruzás en un café con un artista que pensás que ve Canal A y te dice que te ve todas las noches... Serrat de hecho me dijo que era fanático de Bendita. En Barcelona, fuimos con (el periodista deportivo Gastón) Recondo a ver a Messi al hotel y me tocan de atrás y me dicen: “Qué hacés flaco vos acá”, así, en tono bien porteño, y era Serrat.

En Barcelona me tocan de atrás y me dicen: “Qué hacés flaco vos acá”, así, en tono bien porteño, y era Serrat. 

- Vos tenés una banda de música

- No, yo lo oculto. Si viene un Charly, un Santaolalla, no les digo nada. Teníamos una bandita con Recondo, Alacrán y mi hijo, pero para divertirnos. Cada vez hay más cincuentones que se juntan en un garage y arman su bandita. Tocan para ellos y es terapéutico. Yo siempre digo: los roqueros esos de 70 años flaquitos, con esos pelos... son longevos... debe ser por la pasión por lo que hacen.

En la tele si te retirás a tiempo y te dedicás a vivir una vida un poco más tranquila... se fue Romay a los 88 y bueno, yo te firmo ahora.

- ¿Sos desprendido de lo material?

- Absolutamente. A mí la plata me da asco. Soy un “dador”. La pilcha.. no soy de gustos caros. Si ves el departamento en el que vivo, es modestísimo. Mi auto es de medio pelo, aunque podría tener uno mejor. Soy cero consumista. Y también comparto mucho de lo que gano con mis compañeros. Yo entre Bendita y la radio tengo cuarenta y pico de personas trabajando.

  A mí la plata me da asco.  

A veces lo cuento porque me parece que los que están en mi nivel de trabajo y de ingresos deberían hacer lo mismo. Yo armé lo que llamamos "La Cooperativa", donde pongo un dinero y chivitos que nos permiten en la radio y a fin de mes reparto y me permite duplicarle el sueldo a algunos colaboradores que no cobran muy bien. No me gusta ir a laburar y que un pibe que se levanta a las 5 gane 5 lucas. Así van a trabajar más felices. Disfruto invirtiéndolo en eso.

 Cada uno hace lo que quiere, pero estar mostrando como si tu vida fuera la revista Caras todo el tiempo, no es lo mío. 

A veces surge la posibilidad de una invitación y viajo, pero tampoco me van a ver tuiteando: “Acá en la Madison”, porque me da vergüenza ajena cuando veo alguno que cuenta: “Desayunando en la 5ª Avenida” y tu público es del conurbano, del interior. A mí no me gusta. Cada uno hace lo que quiere, pero estar mostrando como si tu vida fuera la revista Caras todo el tiempo, no es lo mío.

- Arrancaste en medios gráficos, y en Gente hiciste una entrevista muy importante con Erich Priebke, el jerarca nazi, antes de que lo detuvieran.

- Siempre fui inquieto y curioso. Cuando aparece este nazi fue explosivo, porque ni sus vecinos sabían que era un ex SS, porque era bueno y querido en Bariloche. Fui y lo habían internado. Estaba en un sanatorio y había periodistas de todo el mundo porque era conocido en Europa, y Alemania persigue a los nazis hasta el último día. Este tipo llegó a ser de intérprete entre Mussolini y Hitler. 

La entrevista a Priebke fue una primicia mundial... la verdad es que tuve culo.

No se podía entrar y a mí se me ocurrió ir a la casa del hijo, un tipo bonachón para el pueblo, y me dio fotos familiares, del tipo muy joven. Hicimos todo un trabajo con los fotógrafos, y publicamos el álbum familiar de Priebke. Nunca supe por qué, pero parece que al hombre le gustó, tal vez porque mostramos su lado humano, y me ofreció hacer una entrevista la semana siguiente. Fue una primicia mundial. La verdad es que tuve culo.

- Cuando uno trabaja en el medio hay muchas personas que crean una especie de personaje. Apareció el problema con Radio 10 y vos decidiste renunciar por el tema con González Oro...

- Ese es un tema de redes sociales y portales "urgentes" que te ponen a circular una noticia que sale de algún lugar. Yo lo aclaré el mismo día, pero una vez que circuló, andá a pararlo. Hace unos días fui a a hacerme un estudio y dijeron que me habían operado del corazón, y yo estaba bárbaro.

Con el "Negro" González Oro no somos amigos, pero hay una relación de cariño.

Con el negro Oro nos mensajeamos. No somos amigos pero hay una relación de cariño. Alguien dijo que yo tenía inconvenientes con él, y no es así. De hecho hacemos el pase a las 9 de la mañana. Sí tuvimos un encontronazo con Feinman y no lo negué, pero renunciar porque viene alguien es una actitud de ego espantosa.

- Con (el chimentero Luiz) Ventura te pasó otra situación... ¿qué tiene que pasar para que llegues a hablar de eso al aire?

- Lo de este otro sujeto que nombrás, ya venía arrancando de a poco. Iba extorsionando a la gente con frases como “si yo hablo” o "no sabés lo que tengo". Había empezado a amenazar por Twitter, en este caso a mí y a Lanata en el mismo día. Le dije que lo llamen y lo saquen al aire . Duró media hora la charla al aire y nos dijimos todo lo que queríamos. Él hablaba de cosas mías -no tengo nada que ocultar- y yo de periodismo, y nunca nos entendimos. Estoy orgulloso de haber tenido esa discusión.

- La escuché en vivo y me llamaba la atención la cantidad de mensajes de respaldo. Me dio la situación que se descomprimió la relación

- Me parece que mucha gente que no se animaba y decía “voy a tener quilombo con este tipo” (Ventura) dio su opinión. El episodio puso en crisis una forma demodé de hacer periodismo. El sobre marrón, la carta privada... que daña a las personas a la familia con temas muy privados. Tenés que ser morboso porque no sé ni siquiera si te da rating hoy en día.

El episodio (con Luiz Ventura) puso en crisis una forma demodé de hacer periodismo.

- Desarrollaste una teoría interesante relacionada con las canciones infantiles. 

- Probablemente estaba un poco tomado. Pero si uno escucha "Voy en auto feo pero no me importa porque llevo torta", o la más emblemática "Hola Don Pepito , hola Don José", a mí me da la idea de un dealer. Uno se pone a analizar hay canciones infantiles que dan qué pensar. Es una charla de dos idiotas:  “Pasó usted por mi casa, por su casa yo pasé”... como dice (el humorista Diego) Capusotto: están hablando del faso, adelantados a la época.  Me llamaba también la atención el “salta , salta , salta, pequeña langosta”. Es una canción de animalitos, pero no. Le pregunté a Rubén Mato -quien cantaba y sigue cantando esas canciones- un día y me confesó que el autor estaba en un estado psicodélico mal cuando las escribió. Se había tomado 8 ácidos probablemente. Ahí entendí todo. Capaz que algún loco dijo: “Me voy a poner de la cabeza para entrar al mundo loco de los niños”. 

- ¿Sabés a quien vas a votar?

- Conozco personalmente a los dos candidatos mayoritarios que están en pugna, Scioli y Macri, y me caen bien los dos. Sé que son proyectos políticos absolutamente diferentes. Si me preguntás, estoy más cerca de lo que dice Scioli. Después cuando asumen tal vez hacen otra cosa. Pero hay que ver cómo estoy de humor en octubre. Nos deben a todos un buen debate donde nos digan qué van a hacer con la pobreza, que es muchísima, con el federalismo, con la seguridad... Que nos cuenten qué y cómo lo van a hacer. Los argentinos merecemos un buen debate de candidatos.

Conozco personalmente a Scioli y Macri, y me caen bien los dos.

- ¿Cómo es trabajar para el grupo Índalo, del empresario kirchnerista Cristóbal López?

- Yo trabajo en absoluta libertad. Mi compañero que hace el editorial político en la mañana es Pablo Dugan, furibundo antikirchnerista. No sé si en Clarín el conductor podría tener al lado un tipo que hace kirchnerismo. Me parece que dura media horita. No lo juzgo. Todos los medios responden o por negocios o por amistad con una agrupación política o porque el dueño adhiere a determinado modelo. Algunos están sesgados y otros son explícitos. En mi caso siempre laburé con mucha libertad.

La entrevista completa a Beto Casella, por Marcelo Sisso y Gonzalo Arroyo para Hacete Cargo, por MDZ Radio, 105.5 Mhz


Opiniones (0)
24 de octubre de 2017 | 08:37
1
ERROR
24 de octubre de 2017 | 08:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Elecciones legislativas 2017
    23 de Octubre de 2017
    Elecciones legislativas 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017