Eduardo Duhalde

Macri cometió un error tremendo

El ex presidente advirtió del daño electoral que le provocará haberle cerrado la puerta a un acuerdo de Massa. Elogió a Scioli y negó que el bonaerense represente la continuidad de Cristina.

El rechazo de Mauricio Macri a un acuerdo con Sergio Massa le abrió aún más la cancha a Daniel Scioli, según la lectura del ex presidente Eduardo Duhalde, quien consideró que el líder del PRO cometió un error “tremendo”, al tiempo que elogió al presidenciable kirchnerista.

Entrevistado en MDZ Radio, el jefe de Estado tras el estallido de la crisis de 2001 habló del mapa político argentino, de la salida de la convertibilidad y de lo que más le preocupa: el país de los años por venir.

- ¿Le llamó la atención la decisión que tomó Sergio Massa?

- No, sería un papelón mayúsculo que dejara colgado a todos aquellos que lo apoyan, más allá del resultado electoral. No me llamó la atención, me pareció una actitud que corresponde.

- ¿A qué cree que responde la imposibilidad de sellar un acuerdo con Macri?

- A la soberbia de los dirigentes, que se creen que porque les da las encuesta bien un día están arriba del caballo. Macri estuvo tres años siendo el límite entre el el radicalismo y el socialismo, un absurdo que demuestra nuestro atraso en relación a la evolución de los sistemas políticos. En democracia, los únicos límites son los que quedan fuera del sistema. En este caso, básicamente, porque era hijo de un gran empresario, que eso en vez de ser negativo, a mi criterio, es positivo, Argentina necesita muchos grandes empresarios.

Después de sufrir 3 años eso, Macri pone límites. No aprenden. Les cuesta mucho aprender.

- ¿Lo considera un error político de Macri?

- Tremendo. Porque no tiene sentido, dado que él justificaba el arreglo con Massa hace dos años para que no salga la posibilidad de la reelección de Cristina. Ahora es mucho peor, es para ganar. Pero yo digo que no aprenden, les falta rodaje, son soberbios, pero es algo común en la dirigencia, no sólo en nuestro país. La soberbia es uno de los temas que más perjudica el funcionamiento de los Estados.

La decisión de Macri fue un error político "tremendo". Hace dos años él justificaba el arreglo con Massa para que no salga la posibilidad de reelección de Cristina.

- ¿Cómo es su relación con Scioli?

- Es muy difícil llevarse mal con Scioli, muy muy difícil. Por eso de que es la contra figura del gobierno, una cosa que parece ridícula, pero es así. Él no es de los que lo atacan y le ponen trabas en el Gobierno Nacional. A veces un ignoto intendente lo trata mal y él se olvida de todo, no tiene rencor. Es una persona muy especial; dentro de la política no tiene legisladores.

- ¿Es Scioli la continuidad del kirchnerismo?

¿Scioli es la continuidad del kirchnerismo? "Póngale la firma que no".

- Póngale la firma que no.

- ¿Se ve cerca usted de un próximo gobierno de Scioli?

- Estoy preocupadísimo por la Argentina que viene, no me gustaría estar en los zapatos del que vaya a asumir. Estamos con un paralelismo extraordinario de lo que pasaba en el 2000. La presidenta va a dar lecciones a Europa de cómo se gobierna, es ridículo.

 Estoy preocupadísimo por la Argentina que viene, no me gustaría estar en los zapatos del que vaya a asumir.  

No veo en la dirigencia que se tenga conciencia de cómo agarrará el país el nuevo presidente. Es muy parecido a lo que me tocó vivir a mi a partir de 1997 cuando plantee que el modelo de la convertibilidad, que había sido exitoso, pasaba a ser absolutamente negativo para el futuro del país.

- Un oyente dice que un día el país va a reconocer lo que usted hizo por el país en aquellos turbulentos años.

- Siempre que me dicen eso yo digo que a mi nunca me gustó vestirme con ropaje ajeno. Argentina no salía de la situación de 2001 si no hubiese existido, poniendo el hombro, sin ningún interés que no sea el patriótico, el doctor Raúl Alfonsín.

Argentina no salía del 2001 sin la ayuda, sin ningún interés más que el patriótico, del Dr. Raúl Alfonsín.

Nosotros hicimos un co-gobierno. El 31 de diciembre de 2001 me llamó por teléfono y me dijo que no podía "sacarle el culo a la jeringa". Yo le dije que no podía, porque teníamos minoría en diputados, una mayoría enclenque en el Senado y una Suprema Corte totalmente en contra.

Ahí le dije que la única forma en la que yo aceptaría es si co-gobernábamos. Le dije: "Si me da su palabra de que me acompaña y hacemos lo que tenemos que hacer". Entre otras cosas sabíamos lo duro que era firmar el certificado de defunción de la convertibilidad que ya echaba olor desde hacía años.

No fui yo. Fuimos yo, Raúl Alfonsín y la Iglesia, que prestó su espacio físico y espiritual para el diálogo argentino. Fue milagroso el diálogo. En la primera reunión del diálogo, fue Amadeo representándome y cuando le pedimos que necesitábamos urgente impuestos a la exportación, se paró el presidente de la Rural y dijo: "No te cago a trompadas porque están los curas".

  No es: "El que gana gobierna y el otro acompaña". No, tienen que gobernar juntos. 

Esa misma gente, las tres entidades, 45 días después me vinieron a ofrecer el 10% de retenciones, porque veían en esa mesa que había gente peor que ellos. Por eso insisto en los acuerdos, el diálogo y gobernar juntos. No es: "El que gana gobierna y el otro acompaña". No, tienen que gobernar juntos.

- Pero el kirchnerismo dividiendo se fortaleció

- ¿En qué? No, es un aparente fortalecimiento, pero yo conozco el pensamiento íntimos de todos los gobernadores peronistas, en totalmente contrario al gobierno.

El pensamiento íntimos de todos los gobernadores peronistas, en totalmente contrario al gobierno. 

- ¿Usted conversa con los gobernadores peronistas?

- Con todos.

- ¿Qué cree que pasará ahora que se va Cristina?

- Se va y se va. Estos sistemas no dejan lealtades, el tema de la democracia evolucionada es que yo me voy y no me meto más. Eso es lo que no entienden, que desde afuera conducir, es absurdo, porque los que llegan no lo van a aceptar.

 Estos sistemas no dejan lealtades; el tema de la democracia evolucionada es que yo me voy y no me meto más. 

En mi caso, goberné 17 años y siempre que dejé, dejé gente de mi partido, pero jamás volví a pedirles nada, porque eso no se debe, es una democracia atrasada. Estamos 50 años atrasados de los europeos y 20 años de los vecinos nuestros. Usted no verá en Brasil, en Chile, ni en Uruguay, una exaltación de la personalidad, como la hubo en los gobiernos autoritarios de mitad de siglo de todo el mundo occidental

 Estamos 50 años atrasados de los europeos y 20 años de los vecinos nuestros.  

- ¿Qué tema debe solucionar rápidamente el próximo gobierno?

- El principal problema no es el económico. Aunque parece ridículo el problema de Argentina es moral. Ha caído la moral de la sociedad argentina. El trasfondo de la política argentina, ya en los 90' decíamos que iba a ser la corrupción. No lo entendieron.

El principal problema no es el económico; aunque parece ridículo, el problema de Argentina es moral. 

La corrupción es una epidemia, que trasciende las fronteras, pasa en Chile y en Brasil, también, en todos lados, el único que se mantiene como modelo es Uruguay y ciertamente es un modelo. Quien crea que se va este gobierno y se soluciona la corrupción, es ingenuo, no entiende la sociedad actual.

La corrupción es una epidemia (...) quien crea que se va este gobierno y se soluciona la corrupción, es ingenuo, no entiende la sociedad actual.

Es un problema grave, no hay ningún control, en cada dependencia hacen lo que quieren con la plata, se creen que la plata es de ellos.

- ¿Qué destino ve para Cristina?

- No imagino. Le va a pasar a todos los que creen que desde afuera pueden incidir en los gobiernos. Ridículo. Le va a pasar lo que le está pasando a Menem, que no era Cristina, tenía buena relación con los dirigentes y la mayoría hoy no lo saluda.

- ¿Qué frase de las suyas le parece más feliz para los libros de historia: "Quien depositó dólares, recibirá dólares" o "Este es un país condenado al éxito"?

- La última. Pero quiero contar el trasfondo de la primera. Era un momento de tanta confusión que la gente no tiene en cuenta que yo a la semana de mi presidencia dije: "Me equivoqué". 

Uno de los problemas serios que tenemos también es que se ha naturalizado la mentira, todos macanean.

En mi primer dilema ético, me animé a decir que erré. Uno de los problemas serios que tenemos también es que se ha naturalizado la mentira, todos macanean. ¡No les mientan más a la gente! Hay que decir la verdad, sino cada día es más difícil.

Escuchá la entrevista completa a Duhalde en "Cambio de Aire", por MDZ Radio, 105.5Mhz.


Producción: Ana Saldaña.

Opiniones (1)
18 de agosto de 2017 | 12:57
2
ERROR
18 de agosto de 2017 | 12:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Este dinosaurio, ahora está cargandole las tintas a Macri, y él fue quien nos dejó el clavito de los KKK y se afanó cuando devaluó una parte de la guita!!
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial