Julio Chávez

"La única forma en la que el ser humano se constituye es fingiendo ser otro"

MDZ conversó con el actor antes de presentar su nueva obra “Red” esta noche en el Teatro Plaza de Godoy Cruz.

En el marco de su gira por el interior del país, esta noche la obra teatral “Red” presenta su segunda y última función en Mendoza.

Basada en la vida de Mark Rothko (1903-1970), “Red” cuenta la historia del pintor estadounidense de origen letón de enormes inquietudes morales y éticas. Julio Chávez interpreta al artista. Lo acompaña el joven actor Gerado Otero, quien encarnar a Ken, el otro punto de vista generacional del consagrado artista.

Con motivo de su presencia en la provincia, el actor conversó en el programa “Hacete Cargo” de MDZ Radio sobre la obra, su infancia, su experiencia dentro de las artes plásticas y de cómo es difícil articular la democracia con el arte.

¿De qué trata la obra Red?

- Cuenta un momento en la vida de un pintor, dejando al espectador la posibilidad de estar ahí, casi como un chusma, dentro del taller del artista. 

"Red" representa el taller de Rothko, un pintor que murió en los 70`, una persona muy importante para la plástica. La obra cuenta el momento en el cual él está en un punto muy alto, casi coronado como el rey de la pintura, tiene un asistente, está preparando la muestra más trascendente de su carrera y, en ese proceso, el empieza a advertir que lejos de estar encumbrado, es el momento de bajar de la cima de la montaña. Es el momento en el cual la persona piensa y empieza a comprender algunas cuestiones que sólo se entienden cuando uno baja de la cumbre.

La obra se desarrolla en ese momento en el que uno está batallando con generaciones nuevas. Presenta un vínculo muy atractivo, encantador y conflictivo: Si se debe o no aprender de las generaciones grandes, si el grande debe ceder frente a la impronta de la juventud.

Mucha gente se va a enterar quién fue Rothko y de una forma muy divertida, porque la obra no espanta a quienes no conocen de pintura, al contrario, es una invitación muy cálida a meterse en el mundo de la pintura.

Red


¿Cuánto te ayudó tu experiencia como pintor para conformar el personaje de Rothko?

- Muchísimo. A mí como actor no me es ajeno el mundo de la pintura, y como pintor no me es ajeno el mundo de la actuación. “Red” me permite que hablen mi pintor y mi actor al mismo tiempo. Además, para el momento en el que estoy como ser humano, porque yo ya tengo 58 años, de manera que la obra me obliga a ensayar algunos temas que si bien no son del presente, tampoco son de un futuro muy lejano. Así que como siempre la actuación te ayuda a ensayar aún la muerte.

¿En el ambiente actoral pasa esto, de los distintos puntos de vista sobre la problemática?

- Por supuesto que sí, los ismos dentro del teatro también han sido destructores de cabezas y constructores de cabezas, sin dudas. Hace unos 25 años apareció el clown como gran expresión, re surgió, y de pronto aparecieron muchos pibes que tomaron la expresión del clown como si eso fuera a resolver el problema del teatro (era como el curry, que en los años 80 a toda comida se le ponía curry). 

Esto es histórico, lo que enseñan en un taller, en otro lo lapidan. Aparecen los nuevos ismos: el surrealismo, el expresionismo, después realismo, después reaparece otro. Esto es tan atractivo, porque es una manera de mantenerse vivo y de mantener vivo el problema. Porque el problema necesita soldados que enarbolen banderas y que se peleen. Eso también es muy hermoso, porque son puntos de vista, son tensiones y también construyen injusticias, muchos seres humanos quedan lapidados y luego vuelven a ser recuperados, tras muchos años, y sus luchas son revalorizadas, pero para que eso pase tienen que ser enterrados, muchas veces. Es una cosa inevitable.

¿Qué pasa cuando esos puntos de vista “contrarios” se dan en la obra con el productor o el director?

- Es exactamente lo mismo. A diferencia de la pintura, en el momento de pintar, si bien estás atravesado por tu contemporaneidad, el acto es privado. En la actuación se vuelve más complejo, y al mismo tiempo más dinámico. Es como hacer un cuadro entre varios.

Finalmente, a veces prima el punto de vista del actor, a veces el del director, a veces el del productor o a veces se combinan puntos de vista. Lo que sí sé es que la expresión del cine, del teatro o la TV, algunos gobiernan y otros tienen que hacer caso. Es muy difícil la democracia en el arte.

Julio chavez


¿Qué le recomendás a aquellos que quieren desafiar la autoridad?

- Yo intento mantener muy abierto el tema del que estamos hablando, no se lo puede cerrar con ningún consejo. Yo advierto a quienes estoy entrenando que no podrán resolver el problema, sino que entrenarse y el oficio es saber meterse en el problema. Saber qué está pasando.

No se puede establecer que siempre manda el director, porque cada experiencia es un hecho particular. Cualquier metodología estricta o dura es muy peligrosa.
Los puntos de vista en nuestro trabajo son uno de los temas más difíciles, más encantadores y sorpresivos. Son temas para estar atentos y saber que nunca hay que cerrarlos, siempre deben estar abiertos y fallados.

¿Siempre estás buscando hacer algo más?

- Depende de en qué punto del camino esté. Ahora por ejemplo, estaba leyendo un libro que habla de la historia del espejo, me sentía pleno leyendo el material. Levanté la cabeza en un momento y vi la biblioteca, me di cuenta la cantidad de libros que he leído y que me he olvidado y los que aún no he leído. Me sentí profundamente infeliz de pensar en todo lo que hay, todo lo que falta y todo lo que me falta. En ese sentido, a veces me siento pleno y a veces no. La sensación es la que dice "la vida es corta, el arte es largo".

¿Es verdad qué hacés haces circular los libro que compraste y no has leído?

- El libro que yo leí o que, inclusive, no he leído pero sé que no lo voy a leer, lo regalo. Lo hago circular, porque el libro detenido no me gusta, porque un libro es en la medida en que tenga ojos que lo intervengan. Los libros son para leerse.

Julio Chávez y Gerardo Otero en RED


Es necesidad de estar siempre en movimiento ¿Te ayuda a entender lo que está pasando en lo cotidiano?

- Sin lugar a dudas, cualquier cosa que uno va aprendiendo te rescata y te da lenguaje, te saca de la ignorancia. Mejor dicho, uno puede presentir y no tener las palabras que te rescaten y que hagan que del presentimiento aparezca un entendimiento.

Hace un tiempo estaba estudiando la materia “Historia del arte” y vi una cuestión que tiene que ver con los espacios que legitiman y las luchas de los espacios legitimados. Una palabra tan sencilla como "espacio legitimado", la palabra "espacio" que se "legitima", me abrió la cabeza, es un concepto que termina de hacerme entender un presentimiento, yo no tenía el lenguaje para decir: "¿Quién legitima esto?" Entonces, ayer estaba dando una clase y discutía con un alumno que me decía que vio en YouTube una puesta en escena igual a la que él hizo. Lo que me estaba diciendo es: "YouTube está legitimando mi punto de vista". Yo le respondí: “Dependerá de vos decidir qué espacio legitima tu expresión, en este momento estás en mi taller mostrándome a mí tu ejercicio y estás legitimando mi mirada. Si no lo hacés, estás perdiendo dinero". Esa expresión la leí y me sentí sumamente agradecido, tuve un elemento más en la cocina que me ayudará a comprender mejor esta cocción que yo llamo la existencia.

Tu papá era un carpintero judío alemán, llegado de Europa en la pos guerra. ¿Qué enseñanzas te dejó eso?

- Mi padre era el peor carpintero que yo he visto en mi vida, era vergonzoso. A mí me daba pudor cuando yo lo ayudaba a llevar los muebles, porque el siempre en el lugar veía cómo enderezar el estante que le quedó chingado.
Como el asunto era que había que comer, él hacía cualquier cosa hasta cobrar un trabajo que sin lugar a dudas estaba mal hecho.
Mi padre era el hombre más tierno y más gracioso del mundo. Era un lustrador de muebles extraordinario, eso era lo que sabía hacer, pero le sumó la carpintería para comer un poco más. Sumó ese oficio que no aprendió del todo bien. Era un hombre a la que el alma le hacía torcer las cosas. Era muy afectuoso, muy infantil, como que no terminó de madurar del todo.
A mí como artista esa falla de mi padre siempre me resultó muy expresiva desde mi naturaleza y, al mismo tiempo, yo siempre sentí que quería resarcir, revalorizar su falla y transformarla en una virtud.

Entonces ¿todo esto te significó una grieta para meterte en lo creativo?

- El ser humano viene fallado. Entonces, porque es una falla, existe la posibilidad del cambio, sino se terminaría la humanidad. Esa grieta construye la fantasía de que un día se la va a rellenar, pero por suerte, siempre la naturaleza nos sigue agrietando en otro lugar que vuelve a permitir que el hombre cambie, piense, haga cosas, tenga este movimiento que puede ser tan hermoso. 

Yo soy un agradecido de haber encontrado a un genio como Fernando Pessoa, un gran poeta, un gran autor, que pide perdón al sentido común, al lenguaje correctamente dicho, a lo gramatical y dice: "Voy a tener que transgredirlo para poder articular lo que yo quiero". Yo comprendo a una persona que dice "tengo ganas de llorar", pero prefiero al nene que dice "tengo ganas de lágrimas", porque esto expresa mejor la experiencia, aunque la primera es menos fallada gramaticalmente. Yo leo eso y me siento orgulloso de pertenecer a la especia humana.

Algo muy parecido a un actor, ese alguien que finge ser otro.

- La única manera en la que el ser humano se constituye es fingiendo ser otro. El actor se constituye ante todo porque tiene la naturaleza del ser humano, hace de lo que es natural en el ser humano, lo hace oficio. Yo siempre pienso que nada de lo que hago lo hago porque soy actor, todo lo que puedo hacer es porque soy un ser humano. 

No hay cosa más hermosa para un padre cuando ve que su hijo empieza a actuar: “mirá cómo miente”, “mirá como se hace la linda”, “mirá como se hace el enojado”. Cuando el padre ve que el hijo empieza a usar caretas, se queda aliviado, porque el chico empezó a ser un ser humano.

Opiniones (2)
22 de agosto de 2017 | 19:42
3
ERROR
22 de agosto de 2017 | 19:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Excelente RED. GRAN ACTOR!!! ES ADMIRABLE!
    2
  2. IMPRESIONANTE ACTUACION COMO SIEMPRE. ACTORAZO, Y SU COMPAÑERO ESTUVO MUY BIEN. LASTIMA QUE ARRIBA SE ESCUCHABA EL CRUJIR DEL PISO Y LAS BUTACAS CADA VEZ Q SE MOVIA ALGUIEN. POR FAVOR ARREGLEN ESE TEATRO.
    1
En Imágenes